Contra la ignorancia: la ficción, de Raúl Ruiz

0
0

 

 “Esta historia ni es mi hija, ni mi ahijada. Ni es una ficción: es un diario de sufrimientos…”

Raúl Ruiz. La travesía de lo imposible.

Con estas palabras da inicio Misterios de Lisboa, una de las últimas películas de Raúl (Raoul) Ruiz. Aquí la ficción roza sus límites, como en casi toda su filmografía. La técnica adquiere carácter presencial, símil a un personaje y cualquier rasgo distorsivo aumenta la esfera onírica narrativa que impulsa una estructura laberíntica tan inquietante como única. Porque así es el cine de Ruiz: inclasificable.

Cineasta chileno. Cineasta francés. Ambos. Nacido en 1941 en Puerto Montt, Chile, siendo adolescente ya practicaba su escritura casi compulsiva de obras, en ese momento de teatro, perfilándose un estilo mordaz muy personal. Luego, guionista televisivo. En 1968, cineasta con su primer largometraje: Tres tristes tigres. Etapa militante del Partido Socialista durante la cual desarrolla una productiva obra durante el gobierno de Salvador Allende. El golpe de Estado de 1973 impone el exilio. Se radica en Francia, iniciando una nueva fase en su filmografía. Dejando de lado el costumbrismo, comienza a optar por narraciones intrincadas que enfatizan, a la vez, la relación tiempo y espacio. El Institut National de l’Audiovisuel le ofrece la posibilidad de trabajar con total libertad. Produce una obra tras otra, a veces filma más de una película a la vez, frenéticamente y desbordado por la creatividad, suele en ocasiones dejarlas inconclusas. Su presencia en el medio se consolida hacia 1982 con el estreno de Las Tres Coronas del Marinero y la presentación de un número especial que le dedica la distinguida revista Cahiers du Cinéma. Finalizada la dictadura en Chile comienza a viajar con asiduidad y acomete una serie de diversas actividades entre las cuales escribe, hacia 1995, su libro de ensayo: “Poética del cine”. La presentación en 1999 de la adaptación de Marcel Proust para el largometraje El Tiempo Recobrado, lo instala en el circuito de cineasta de primer orden.

Ruiz fallece en París en agosto de 2011. Y es entonces cuando Alejandra Rojo, directora de cine argentina radicada en Francia, descubre que no hay documental que retrate la obra del cineasta. De manera que se dispone a ver y leer el enorme legado ruiziano para componer un documental que ensaya un retrato íntimo sobre el director a través de su obra fílmica:

contre l’ignorance fiction!

Una voz en off (la narradora), conduce la construcción de algunos aspectos biográficos de Ruiz a partir de fragmentos de las películas, sitios que frecuentaba, entrevistas a amigos y colaboradores. En sus filmes descubre indicios autobiográficos particulares: una infancia atravesada por el extremo sur de Chile, un padre marinero, el viaje, la muerte, la ciencia, el exilio. La obra de Raúl es reflexiva, casi como si pensara en voz alta a través de las imágenes y los sonidos. El humor negro, la ironía y el absurdo son una constante en su obra.

Perderse en los archipiélagos, navegar en círculos es como perderse y volverse a encontrar. Así navegan sus historias, por estructuras narrativas laberínticas, sin fin. Un cine sin fin, su cine. Para él, el cine es un proceso orgánico y cada película es como un gusano único e inmortal. Se esconde para resurgir en el momento idóneo más vivo que nunca. Su búsqueda frenética se encuentra ligada totalmente a lo vital, a un ritmo vital, una necesidad. Un ritmo que muta, que mantiene su organicidad, para seguir siendo. Toda película está condenada a ser un fantasma, porque todos moriremos, y los actores quedarán ahí.

La poesía, la ciencia y la filosofía instalan una dimensión reflexiva que incrementa en su filmografía la sensación de entrar en un espacio-tiempo fluctuante. El tiempo, su relatividad, lo obsesiona. La duración del tiempo, elaborado, suspendido, superpuesto: piensa mucho en ello. Cada historia tiene su duración. Su(s) dimensión(es). Para Ruiz el tiempo no es lineal, se deshace y se rehace. Convergen en esta idea sus estudios de teología, el origen mapuche de su familia y la concepción de una mirada contemplativa dentro de la acción-inacción. La realidad es algo oculto, si existe Dios existe el Diablo. Así cómo la instancia política que oculta detrás de los vaivenes a los que expone sus historias. En la mayoría de mis películas trato el exilio, pero bajo todas sus formas. Lo que no podía prever es que el exilio se convertiría en el problema central de todo ser humano. Todos somos exiliados. Es uno de los efectos primeros de la globalización, convertirnos a todos en exiliados.

 

Contra la ignorancia: La ficción

Fecha de estreno: 1 de Julio  Cultural San Martín  (Sarmiento 1551 – CABA) Funciones: 
Miércoles 6 a las 21 hs.
Jueves 7, 14, 21 y 28 a las 20 hs.
Viernes 1, 15, 22 y 29 a las 20 hs.
Sábados 2, 16, 23 y 30 a las 20 hs.
Domingos 3, 10, 17, 24 y 31 a las 20 hs.

El misterio de Lisboa

Malba cine (Av. Figueroa Alcorta 3415 – CABA)
Función: Domingo 03 de julio a las 19:30