Instinto Domiciliario, Juan Pablo Gómez

0
0

La muerte puede estar en el cepillo de dientes, en los platos sucios, en una alfombra. Convivir con la muerte es lo que hacemos todos, aunque la mayor parte del tiempo creamos que no es así. Instinto domiciliario es una novela sobre carne cruda, sobre lo primitivo, lo cruel y lo cotidiano.

Una pareja que no iba a funcionar, una tía moribunda, un novio anciano y abnegado. Todo en un departamento. Elementos que convergen en la trama de una historia donde el punto de vista es determinante. Gracias a la elección de la segunda persona para el narrador, la novela tiene la capacidad de crear un mundo propio. Lo interesante está en el cómo. El narrador le habla a un cadáver y el oyente inerte evoca en la lectura escenas familiares fácilmente reconocibles, en las que alguien sigue hablando con el muerto, que se convierte en un comentador de actos de los que tienen que seguir viviendo, especies de dioses mundanos a los que se les atribuyen intenciones. Esos que les hablan a los muertos no pueden duelar. También de eso se ocupa Instinto cotidiano, de los rodeos necesarios para aceptar la nada que implica la muerte.

Juan Pablo Gómez, periodista e inventor, lleva las situaciones al extremo y desde ahí narra sobre la putrefacción de los vínculos, el desamparo de la orfandad y sus deformaciones. Putrefacción real dentro de este verosímil, que parece escrito por alguien que sabe de cuerpos en descomposición. Sabe o logra hacer creer al lector que es así, entonces funciona.

Lo cruel, absurdo y despiadado está en muchos de los elementos de esta estructura narrativa, sin embargo, el más romántico de los personajes, es en mi opinión, el más logrado de esta historia. Federico es un novio anciano, comprometido con las tareas que impone la decrepitud de la pareja. Potente porque el narrador solo puede mostrarlo por partes, dosificando sus matices, conforme él mismo los descubre. El lector acompaña en una incertidumbre calculada y oportuna. El resultado, deseo de seguir leyendo. Federico tiene secretos, la muerte está siempre en el mismo lugar.

Ficha técnica

Instinto Domiciliario, Juan Pablo Gómez, Santiago Arcos Editor, 2015