Aires de Kabuki: teatro popular y estampa japonesa del siglo XIX

0
0

La muestra, con curaduría e investigación de Amaury A. García Rodríguez, forma parte de la colección del Museo Nacional de Arte Oriental. Se puede visitar en el Museo Nacional de Arte Decorativo hasta el 24 de julio.

El surgimiento del kabuki se puede rastrear en 1603. Nace como una manifestación que se asocia con la danza dramática e historias de lo cotidiano; luego se ve influenciado por otras prácticas culturales, y recién a fines del siglo XVII y comienzos del XVIII surgen escritores cuyas obras se producen originalmente para kabuki. Los temas de las obras variaban, si bien por lo general se narraban amores imposibles con final trágico y además había narraciones históricas. Cuando se abordaban temas de actualidad se lo hacía con disimulo para evitar conflictos con las autoridades.

El kabuki se desarrolla en Edo que es la actual Tokio, fundada en 1497 como pueblo de pescadores, pero convertida ya para el siglo XVIII en una gran metrópolis donde confluían samuráis, artesanos y comerciantes. En el mismo escenario florece, igualmente, la estampa japonesa o ukiyo-e (estampas del mundo flotante; imágenes de ese mundo efímero). Los actores y personajes del kabuki fueron un tema importante de estas estampas. A veces se publicaban antes de la obra como publicidad; otras, después, y se empleaban como souvenir.

Kabuki 1

Otro punto por tener en cuenta es que el gobierno regulaba las producciones culturales. El kabuki no fue ajeno a estos controles que le fueron dando su forma actual. Se controlaban los temas de las obras, hasta la escenografía y vestuario. En un comienzo el kabuki fue un teatro de actrices, pero debido a su fuerte impronta sexual, una de las regulaciones  hizo que los personajes tanto femeninos como masculinos fueran interpretados por hombres maduros. Por lo general, las estampas representaban escenas de piezas teatrales que se llevaban a cabo. No obstante, en algunos casos se recreaban puestas imaginarias con personajes que no habían sido interpretados. Edo no hana o flores de Edo, así los llamaban a los actores del teatro kabuki. Muchos eran ídolos populares y, aunque sus nombres no aparecieran, podían ser reconocidos por una representación estandarizada de sus caras.

A lo largo del período Edo se formaron escuelas y talleres de pinturas y dibujantes ukiyo-e. La muestra ha sido dividida en varios núcleos temáticos. La puesta curatorial permite entender quiénes eran los ilustradores y editores de estampas, cuáles eran los personajes y las historias que representaban y las características de estas estampas en el Japón del siglo XIX. Los textos, enriquecedores, que se han publicado junto a las imágenes, han sido la base para esta nota.

Kabuki

Así como la muestra Mitos y símbolos del arte de la India, que se expuso en la Casa Nacional del Bicentenario a partir de noviembre de 2015, esta exposición viene a reforzar la idea de que el patrimonio del Museo Nacional de Arte Oriental es muy valioso y diverso, nos acerca a otras culturas y merecería contar con un espacio de exhibición propio y permanente.