“Hacer las cosas con sentimiento y verdad”, entrevista a Mariana Bustinza

0
0

Mariana “Cumbi” Bustinza tiene una amplia formación en teatro, clown, canto, danza y stand up. En el 2003 forma su Compañía Improvisa2, donde se desempeña como actriz dramaturga y directora. Hace muy poco reestrenó Medea para mí, una historia de amor en medio de la marginalidad.

De su obra y de su propia experiencia personal, Mariana nos habla en una charla con Leedor.

Ciertos temas remiten a ciertos estereotipos, ¿cómo superaste vos aquellos relacionados con las culturas más marginales?

Haciendo las cosas desde adentro, con sentimiento y verdad. Esa verdad hace que no aparezcan los estereotipos. Quería trabajar desde la profundidad de los personajes y las situaciones que les toca vivir, y para eso era fundamental hacerlo desde la comprensión y el respeto.

¿Qué concepción del barrio como lugar de origen propone la obra?

El barrio donde una nace y sus condiciones te marcan para siempre. Crecer rodeado de carencias y faltas de oportunidades lleva, muchas veces, a vivir cosas que vos al nacer no elegís y que seguramente no harías si tu realidad fuera otra. Ningún pibe nace chorro.

¿Cuánto de personal hay en Menea para mí?

Hay mucho contenido de mi historia personal en la obra porque la inspiración vino de un momento específico de mi vida: amor, drogas, novio, amigos. Esas experiencias fueron disparadores para la dramaturgia y puesta en escena de Menea para mí. La historia de la obra es ficción pero, como te decía, con mucho contenido propio. Y en ese proceso de investigación resurgieron algunas situaciones que viví, otras que observé de cerca, sentimientos y sensaciones de una época en la que yo pasaba mucho tiempo en un barrio bajo.

¿Qué otras fuentes o qué otras influencias te sirvieron a la hora de escribirla?

Indagué y observé mucho en la calle, la cotidianeidad en la que vivimos, hablé con la gente. La realidad social no es propia de un sector, sino de todos, aunque creo que sin darme cuenta, también aparecen influencias al momento de sentarme a escribir que provienen de la admiración. Me gustan mucho David Lynch, Adrian Caetano, Aronofsky, Lars von Trier. Además busqué elementos en videos de YouTube.

Si tuvieras que definir esta obra, ¿dentro de qué subgénero la incluirías?

Menea para mí es una obra de teatro, cumbia y danza. Me han dicho que es una comedia musical, otros que es danza-teatro. Creo que es interesante no definirlo. Quizás ambos géneros podrían ser, pero a la vez la propuesta es tan particular que no. En escena se produce una mixtura y convivencia de lenguajes escénicos que buscan narrar la historia de Maxi, su amor, su familia y amigos. Y con ese objetivo la puesta va jugando y mutando el cómo se cuenta.

La crítica señala tu acierto al no caer en golpes bajos, ¿cuán claro tenías esto cuando concebiste la obra?

No fue en algo en la que yo haya pensado, ni hacerlo para que provoque, ni nada por evitarlo. Quizás por eso la obra no cae en ese recurso. Está escrita y dirigida desde el corazón. Realmente todavía lloro al verla, y eso que la vi tantas veces. Me sigue poniendo la piel de gallina, y que al público le pase lo mismo, aun más. La gente se emociona, llora, o sale angustiada pero con ganas de “hacer algo” y sin sentimiento de odio, sino de amor. Porque Menea para mí es eso, una historia de amor.

Funciones: viernes a las 21 h; Teatro: El extranjero, Valentín Gómez 3378; Entradas: $150 –estudiantes y jubilados $120–; Informes: 4862-7400

Trailer de la obra