“Cada función es un festejo”, entrevista a Las Ramponi

0
0

Myrian Cardozo y las Golondrinas del Monte es una obra-concierto que revive el típico festival folclórico de pueblo y que llevan a la escena Fiorella Cominetti , Carolina Ferrer, Julieta Filipini y Clara Maydana, las cuatro integrantes de Las Ramponi.

Las Ramponi es un grupo teatral que se constituye a través de la exploración y la búsqueda de un lenguaje propio, y a partir de la comicidad (clown, bufón, comicidad física, entre otros) y la música. Se formó en el año 2011 y desde entonces se dedican a la creación colectiva de sus materiales. Las cuatro integrantes nos cuentan sobre su historia y sobre este espectáculo que se presenta en El Camarín de las  Musas.

¿Cómo nació Las Ramponi?

Las Ramponi surgen en el año 2011 a partir del encuentro de cuatro actrices y músicas que comparten el deseo de formar un grupo creativo autogestivo que combine el teatro, el humor y la música.

¿Qué se propusieron en sus orígenes y cómo fueron cambiando esa impronta del comienzo?

Desde el comienzo decidimos trabajar solo con material original creado de manera colectiva. Esta impronta se ha profundizado con el pasar de los años y, a pesar de contar con colaboradores, las composiciones, la dramaturgia y la dirección siguen siendo el resultado del trabajo grupal de Las Ramponi. Nos gusta esta manera de trabajar, la de tener un grupo creativo que se sostenga en el tiempo, que vaya evolucionando, fluctuando, cambiando y generando una poética propia.

¿Cuánto hay de cierto en lo que la obra presenta de los festivales folclóricos?

La obra juega con varios elementos que uno puede encontrar en festivales folclóricos de pequeños pueblos, peñas, fiestas barriales o comunas, etc. Estos elementos van desde rifas, sorteo de premios, ronda de chistes, entrega de comidas y bebidas y, sobre todo, la interacción con el público, que en esta obra no es la de una convencional, sino que tratamos de construir con ellos una relación de cercanía y complicidad, como si ellos hubiesen asistido a esta fiesta en la cual son agasajados. Para nosotras cada función es un festejo.

¿Cuáles son las constantes que vinieron reiterándose en todos sus espectáculos?

Todos nuestros espectáculos se focalizan en hacer interactuar el teatro con la música, y a su vez, estos dos lenguajes los atravesamos con recursos humorísticos. Hay algo que se reitera también en el foco que ponemos en la construcción de los personajes. Son personajes sensibles, honestos, que de una forma u otra hacen ver sus miserias y sus aciertos. Creemos que, sobre todo, tratamos de generar materiales en los cuales se disfrute del evento, de la experiencia de asistir a compartir con otros un suceso teatral. Nosotras actuamos, el público asiste, y entre todos jugamos a estar en otro mundo.

¿Cómo es el trabajo de creación de sus obras?

El trabajo es colectivo. Se puede decir que tenemos una etapa de creación, en la cual proponemos tópicos, improvisamos, nos grabamos y registramos los ensayos, para luego pasar a una etapa de recopilación y selección de todo lo investigado. Después empezamos a componer un recorrido, a ponerlo en el espacio, definirlo, para generar así el material concreto. Es el día de hoy que, con una obra en cartel, seguimos juntándonos, repensando, variando, agregando y sacando, mejorando y probando cosas para nuestro espectáculo, que esta vez es Myrian Cardozo y Las Golondrinas del Monte. Creemos que eso le da vida y espontaneidad al material. Cada función es única e irrepetible.

Funciones: sábados a las 23.30; Teatro: El Camarín de las Musas; Dirección: Mario Bravo 960