Nada que ver, Griselda Gambaro

0
0

Nada que ver, de Griselda Gambaro, parodia la novela Frankenstein y el deseo de crear un hombre perfecto, pero todo ambientado en la Argentina de los años 70, década de violencia política y terror de Estado.

La obra cuenta la historia de un triángulo amoroso entre tres guerrilleros: Tony, Brigita María y Manolo. Tony es una criatura recreada con pedazos de otros cuerpos. Manolo es su creador y amo. Ambos viven en un espacio reducido, entre cautivos y escondidos. La aparición de Brigita María le aporta al encierro de Tony nuevas experiencias y emociones. Ella es el único puente hacia el exterior y significa el descubrimiento del amor para él. En este sentido, la obra también trata la relación entre la ciencia y el amor a través de dos proyectos científicos que se enfrentan. Paralelamente, surge otro tema: el recuerdo y su contrapartida el olvido.

Con una propuesta escénica austera, los sonidos y el juego de luces que van de la oscuridad a la penumbra transmiten al espectador la atmósfera de encierro que tanto perturba a los personajes. Las actuaciones son muy buenas, y Luis Porzio se destaca dando vida al monstruo que se va humanizando a medida que transcurre la obra.

Ficha artístico-técnica

Autor: Griselda Gambaro; Actúan: Nina Lizarraga, Matías Bertiche, Luis Porzio; Dirección: Nicholas Dieter; Asistente de dirección: Guadalupe Iturbide; Tania Marioni

Escenografía y vestuario: Brunela Succi; Técnico de sonido: Diego Franco; Fotografía: Gaia Castillo; Aghata Brandao; Florencia Sarmiento; Operador de luces: Juan Manuel Gonzalez

Duración de la obra: 65 minutos; todos los viernes a las 23

Tadrón Teatro. Niceto Vega 4802 (esquina Armenia), Palermo, CABA; Valor de la entrada: 120/90 (estudiantes y jubilados)