Cinco claves para disfrutar la muestra Orozco, Rivera y Siqueiros en el MNBA

0
0

A 10 días de inaugurada la gran muestra de obras de los principales nombres del muralismo mexicanos en el Museo Nacional de Bellas Artes, en Buenos Aires, ya se puede decir que es todo un éxito. Mucho público disfruta diariamente de esta exposición que tiene a nuestro entender cinco grandes fortalezas.

Uno: “La conexión sur” que anuncia el título se efectiviza realmente en la relación que la muestra propone con los artistas argentinos de los años 60 y las influencias e impactos de los muralistas en esta zona del mundo. Las inclusión de obras de Antonio Berni, Carlos Alonso, Lino Enea Spilimbergo, Juan Carlos Romero, Diana Dowek, Juan Carlos Distéfano, Demetrio Urruchúa y Juan Carlos Castagnino ponen en valor esa relación y permite ver obras que en algunos casos se ven por primera vez en el MNBA. El relato por el que se ingresa a la muestra actualiza la vigencia de Siqueiros, Orozco y Rivera en la modernidad de los artistas argentinos quienes rapidamente reaccionan frente al encarcelamiento de Siqueiros y el homenaje realizado en Buenos Aires  por el “Movimiento argentino por la libertad de David Alfaro Siqueiros”.

Dos: Remarcar los elementos de la exposición que quedó pendiente de aquella muestra frustrada en el Museo de Bellas Artes de Santiago Chile en medio del golpe militar de Pinochet. Y la curiosidad de estar disfrutando de una muestra que había sido íntegramente armada para ser inaugurada en el  y frustrada por el estallido del golpe de Pinochet en Chile dos días antes. Cartas, certificados, documentos, notas periodísticas avalan

Tres. La posibilidad insoslayable de reflexionar sobre este momento tan particular dentro del panorama actual de nuestra región: la tensión entre lo local y lo global en tanto el arte latinoamericano pasa por un momento particular cuando se está repensando sus lineas historiográficas.

Cuatro. El interés de ver pintura de caballete, de pequeño y mediano formato cuando se trata de los artistas muralistas.

Cinco. La relevancia que cobra tener en Buenos Aires parte de la colección de un Museo tan prestigioso como el Carrillo Gil formado fundamentalmente por obras de Orozco Siqueiros y Rivera.