Ocho apellidos catalanes

0
0

Segunda edición del mismo formato, tema, personajes y encuadre de una comedia que ha explotado todos los clichés en torno a las nacionalidades españolas, de una manera muy divertida, para crear un éxito rotundo. El director, Emilio Martínez Lázaro, es el mismo de Ocho Apellidos Vascos, y se sabe que la propuesta ya ha sido planteada de entrada como una producción en capítulos, que incluye una próxima película en el mismo tono, sobre los apellidos canarios.

La historia sigue girando en torno a una pareja central, él sevillano, ella vasca, que vivirán su romance a toda costa y esta vez concretarán hasta la mater/paternidad. En el medio, un novio catalán hipster, con su madre más catalana e independentista aún, una gallega reprimida, otro padre vasco y su novia españolista (pro-española), Carme, protagonizada por la muy interesante actriz Carmen Machi.

La película vuelve al lugar común una y otra vez; a momentos es de risa fácil y previsible, mucho más superficial que la primera, y plagada de chistes muy españoles, que solo se entienden como habitante de su cotidianeidad e historia, y que pueden dejar afuera a otros espectadores. Funciona, a juzgar por las risas de la sala, pero no deja de ser un producto de corte televiso (de hecho la saga es producida por Telecinco).

La fórmula actoral Clara Lago y Dani Rovira sigue siendo efectiva y comercialmente correcta en sus actuaciones. Y como ya dijimos en el caso de Ocho apellidos vascos, sostiene el mismo nivel de exageración y burla, alimentando a momentos lo peor del imaginario de los estereotipos más trillados (y simplistas, y políticamente nefastos), acerca del ser español, los esencialismos y la cuestión de las nacionalidades, en pos de lograr masividad.

Trailer de la película: