#Bafici2016: entrevista a María Victoria Menis

0
0

 

María Victoria Menis es claramente una profesional destacada en el ámbito de la cinematografía argentina. Y posiblemente ha intentado, ex profeso, escapar a todos los rótulos. No obstante, creo que su cine es netamente un cine independiente, no hecho para un grupo de colegas o críticos. Es cine.

Este trabajo suyo tiene un plus, que es su gran implicancia emocional dentro del contexto de lo privado, al margen de incursionar en el documental.  Porque ocurre, que su padre, quien ocupa un lugar de relevancia dentro del film fallece antes de su estreno. Por lo que el significado se intensifica aún más haciendo que Mi histeria en el cine devenga en un expresivo homenaje, a quien logró sin lugar a dudas transmitirle está pasión inagotable, que es la misma que logra transmitir al espectador.

BMM: -¿En que momento y porque surge tu deseo de realizar este film, que en nada se parece a tu filmografía?

MVM-Un tiempo después de estrenar mi última película de ficción, “María y el Araña” me sentía frustrada. Quedé muy conforme con la peli y la crítica la trató muy bien, pero acá en la Argentina, su distribución y exhibición fue complicada, muy floja. Por lo que estuvo poco tiempo en cartelera. Después salió a pasear por los Festivales y la acompañé. Pero me quedó un sabor amargo. La sensación que trabajamos tres años, a veces, más, para hacer una película desde el guión hasta el estreno y la película está menos tiempo en cartel que la revista Gente en los consultorios! Obvio que siempre hay cuatro películas argentinas que cuentan con el apoyo de los canales de TV, estrenan con otro marketing y llenan, pero las películas medianas estamos en dificultades. Hay muchas razones. El momento que pasa el cine mundialmente, por el plan de fomento, por las plataformas internet, por las bajadas truchas, etc etc. Es un instante de transición en la historia. Pero nos tocó justo a nosotros. Se va a solucionar con el tiempo. Estoy segura. Pero mientras tanto a mí me vino un ataque de histeria depresoide   y me pregunté: ¿Vale la pena seque siga con el cine o tiro el tallón y la toallita? Y un día charlando con mi hija Cecilia salió la idea de contar mi situación como un documental. Pero no como un dramón. Con mucho humor. Y brotó también la emoción.

BMM: Casi siempre existe en tus trabajos la presencia de una mujer, que puede leerse como una especie de heroína. En este caso lo sos vos como directora . ¿Podrías hacer una reflexión sobre esto?

MVM-Me gusta contar sobre las mujeres. Ojo!! También sobre los hombres! “Arregui la Noticia del día” el protagonista , Pinti, que es un divino, era un gris empleado de la justicia y en El Cielito, un chico de 20 años que decide hacerse cargo de un bebé. Pero siento que la mujer ha   estado relegado durante tantos años y ahora si bien su situación ha mejorado en algunos países, el tema de violencia de género y su poco reconocimiento sobre cómo lo tratan las autoridades acá y otros lugares me indigna. Igual no me interesa para nada hacer películas onda “bajada de línea”. Pasaron por mis películas los temas de una mujer golpeada, del abuso a una chica, de la invisibilidad de la mujer en los años treinta, en el campo. Pero siempre con una historia que interese, y las temáticas como parte de esa historia. Filmo tratando que sea el espectador quien descifre el film con sus múltiples lecturas. Inclusive mis finales a veces son abiertos. Me gusta escuchar las diferentes interpretaciones que tiene el público sobre una película mía. Me abren puntas que a mí ni se me habían ocurrido

BMM: Perteneciendo a una familia históricamente atravesada por pasión y profesión por el cine. ¿ como tomaron todos el hecho de participar en el documental?

MVM-Les encantó!!! Son todos medios actores, porque en películas de la familia casi todos participaron! En mi opinión estuvieron muy naturales y dijeron lo que tenían ganas de decir. Yo les tiraba algunas puntas y ellos se largaban. Filmé cincuenta horas (no de ellos todo el tiempo!! Jajja) y quedó un documental de 63 minutos. Imagináte!

BMM: Crees que esa metáfora que presupone tu Hist(e)ria- Hist(o)-ria dentro del cine puede haber actuado como una catarsis, y si fue así como fue su evolución en tu interior, es decir como persona?

MVM-Esta película fue totalmente una catarsis. Necesitaba salir de ese estado de ánimo donde me había quedado sin fuerzas. Y puedo decir que el cine curó “el mal del cine”. A media que la fui haciendo sentía que se me destapaban los pulmones, me sacaba peso, me volvía el buen humor. Cuando ya estaba terminando el montaje, mi papá se enfermó y en tres meses se fue apagando. Sin sufrir. Un día dejó de comer. Tenía 92 años y estaba fenómeno. Vos lo viste en el documental. Una pinturita.

Quise que viera el corte de montaje que tenía. La había subtitulado en español para que mi vieja, que no oye bien, la viera también. Quería que estuvieran juntos al verla. No pudo ser. Mi viejo ya no pudo. Fue un momento fuerte con la peli. Tardé en retomar. Pero sentí que a mi viejo lo tenía adentro y me daba fuerzas. Como siempre me las dio. Por supuesto no cambié absolutamente nada del montaje. La película es lo que tenía que ser. Con su humor permanente y sus momentos afectivos. Fijáte que la peli me ayudó a ir elaborando el duelo de mi papá. Y pensar que yo estaba enojada con el cine!! Qué confusión…Yo estaba enojada con el mercado del cine.

BMM:  Y por otra parte, ¿cual fue su correlato, es decir sus consecuencias en el contexto de la cinematografía Argentina e internacional?

MVM-La envié a varios Work in Progress de Festivales (Mar del Plata, La Orquídea Ecuador, Doc Buenos Aires Ventana Sur) y tuve la suerte que entró en algunos y ganó diferentes servicios de post producción.

La mandamos al Bafici y la seleccionaron. Fue una gran alegría. Ahora estamos haciéndose llegar a selección de otros Festivales. En cuanto a la distribución cerré con Obra Cine. Ellos distribuyen pocas películas pero le dan mucho apoyo a cada una. Y se esfuerzan en que lleguen lo más posible al interior. Siempre lo supe, es un hecho que los documentales tienen un circuito comercial muy pequeño. Mi asociación de directores P.C.I. presentó junto con todas las demás asociaciones del medios propuestas de mejoramiento al plan de fomento. El actual director del INCAA Alejandro Cacetta, nos convocó.  Algunos de los puntos principales son la distribución y exhibición. Hay mucho para trabajar en estas áreas.

BMM: ¿De qué índole han sido los apoyos con que has contado? , además de los familiares, que son muchos, y muy profesionales.

MVM-Trabajó conmigo en la dirección de fotografía y cámara Franca Gonzalez , una excelente documentalista, muy amiga. Ella me ayudó muchísimo con esta novedad que es para mí el documental. Florencia Efron y Luciana Sterenberg en el montaje le dieron el ritmo justo que estaba buscando.  Trabajé el sonido con Sebastián Gonzalez del Cono del Silencio y tuve la suerte de ganar en Ecuador premios para hacer la mezcla de sonido   en un excelente estudio con Esteban Bauer y el color con Cristobal Infante. Y estuvo siempre a mi lado mi hija Cecilia que colaboró en el guion, en la producción y encima actuó.

BMM: Pensás que los inconvenientes con que cuentan las mujeres a la hora de hacer un film independiente, ¿son diferentes dentro y fuera de la Argentina?

MVM-Acá tenemos una muy buena ley de cine. Allí donde hay apoyo del estado, el cine independiente florece con más facilidad. No sucede lo mismo en países como Estados Unidos que la ayuda es cero. Allí los independientes hacen un esfuerzo muy grande. Nosotros también contamos con buenas universidades, públicas y privadas y las mujeres se lanzan a estudiar cine en sus diferentes áreas.

BMM:- ¿Existió un guión previo, y cuanto tiempo duró su escritura?

MVM-Sí, escribimos un guión con Cecilia. Tanto ella como yo estamos acostumbradas a la ficción donde el guión es fundamental. Así que delineamos un guión bastante preciso. Estuvimos un mes, diariamente. Después, con el tiempo nos dimos cuenta que el guión tenía que ser una importante columna vertebral en rodaje, pero había que dejar que la realidad, los actores, las situaciones, las locaciones, se sumen, aporten. Era la única manera de conseguir frescura.

BMM ¿Cómo fue su rodaje y en cuanto tiempo lo realizaste?

MVM-El rodaje fue muy relajado. Éramos un equipo técnico reducido de 5 personas. Para mí, acostumbrada a mover mucho más gente, era un placer. Duró un mes. Porque no filmábamos 10 horas por día. Tratábamos de que tanto la familia como la otra gente que aparece, no se cansara. Siempre estuviera dispuesta. Así que eran jornadas más cortas.

BMM- ¿Cuál es tu expectativa con Mi Hist(e)ria dentro del cine? Pensaste en un espectador determinado?

MVM-En general no filmo buscando “el espectador”. Avanzo con historias que me atraigan. En Mi Hist(e)ria pensaba más que nunca en primera persona: las pelis de mi vida, las situaciones que me causan gracia, las que me emocionan. Siempre pienso mucho desde los personajes, pero esta vez yo también soy personaje!!!!