#BAFICI2016 BONE TOMAHAWK

0
0

Una frontera que muerde

Bone Tomahawk poster

Desde que a Sergio Leone le interesara renovar al western con seres lejanos a los heroicos y desinteresados de Hollywood, el género no ofreció más cambios hasta la versión crepuscular del género de la fabulosa Los Imperdonables de Clean Eastwood de 1992.

Podría contarse a Rapido y Furiosa de Sam Raimi (1995) como un tibio acercamiento del comic al  western y de aquella combinación con los tópicos de la ciencia ficción como fue Cowboys & Aliens  de Jon Favreau  de 2011 o las de Tommy Lee Jones que se componían de aquellas omisiones (de género y raza)  que el género tradicionalmente ocultaba pero no será hasta los 8 más odiados de Quentin Tarantino que el género se vincularára de forma sutil con el Horror.

Bone Tomahawk

En ese contexto se puede entender este Bone Tomahawk del debutante S. Craig Zahler  que también es guionista y músico de la banda heavy metal Realmbuilder, un film que acecha al western desde el más crudo gore con algunas influencias visuales como Cementerio de Animales de Marie Lambert (sino observen cuanto le debe el cementerio indio de esta a la película a la basada en la novela de Stephen King).

Un elenco notable componen esta historia sobre unos excéntricos  indios caníbales que por venganza llegan a un pueblo no tan cercano y raptan a la médica del lugar (L. Simmons ) promoviendo que el sheriff  y su acompañante (lo mejor del film estas interpretaciones de Kurt  Russell y Robert  Jenkins)  junto al esposo inválido de la médica (el inexpresivo Patrick Wilson) y un mata indios muy fino e histérico (recreado por el ex Lost Mattew Fox que debería ser candidato al Razzie Award por esta floja interpretación) salen a buscar a los rehenes antes que se conviertan en almuerzo de los rudos y pálidos aborígenes.

Párrafo aparte para la brillante composición de Robert Jenkins de un acompañante del Sheriff con incontinencia verbal que es realmente el punto digresivo del film con sus aportes en los momentos más tensos del film (la conveniencia de leer libros en la bañera, la honestidad de los circos de pulgas o la metodología médica necesaria para la amputación de piernas) que recuerda los parlamentos  de Tarantino en los personajes de Perros de la calle pero en Bone Tomahawk nadie quiere hablar mucho  como si reflejaran la resistencia del género a estas influencias.

El sheriff interpretado por Kurt Russell parece continuar en el tono con las (des)venturas de su sheriff en los Ocho más odiados tal vez sea casualidad pero son tan parecidos….

El debutante S. Craig Zahler compone un digno producto a veces predecible, a veces alargando en demasía las situaciones y transformado en poco creíbles la más tensas situaciones pero ¡Cuantos hubieran querido iniciarse en la dirección con tan interesante presupuesto, elenco e historia!

Bone Tomahawk puede ser (si no está ya agotadas las entradas) un buen final del espectador de este #Bafici2016 que se va terminado con sus luces y sombras pero que sin duda nos ha hecho vivir en la desmesura de la cinefilia.

Bone Tomahawk2

Hoy 19hs VR 9