THE REVOLUTION WON’T BE TELEVISED en #BAFICI2016

0
0

La revolución no será televisada, película dirigida por Rama Thiaw (Nouakchott, Mauritania, 1978), narra los convulsionados días de la vida política de Senegal y Burkina Faso, en 2011 y años posteriores, a partir de las dictaduras democráticas de presidentes de reelección indefinida, como es el caso de Abdoulaye Wade, apoyados por los ex-estados coloniales (Francia, Inglaterra, Portugal, Bélgica, y la Comunidad Europea).

El título alude inmediatamente al documental filmado sobre la vida política en torno a Hugo Chávez, el ex presidente de Venezuela, que a su vez abreva de una canción de los años 70 de Gil Scott-Heron, músico afroamericano, antecedente del hip hop con fuerte predominancia de la palabra.

En el caso de esta película que proyecta el BAFICI, ambos datos no son menores, porque los protagonistas son dos jóvenes raperos, Thiat y Kilifeu militantes del movimiento Y´en marre (que traducen como YA BASTA / ESTAMOS HARTOS), que recuperan las luchas anticolonialistas de líderes regionales como Thomas Sankara y Patrice Lumumba, y que con sus letras llaman a la gente a despertar y participar electoralmente para desterrar los gobiernos coloniales encubiertos.

El documental sigue la vida de resistencia física pero también cultural, y transcurre prácticamente en las calles o en espacios colectivos, presentando un mundo absolutamente vivo y en disputa, de gente indignada, desencantada pero activa, que expresa y sostiene ideas poniendo el cuerpo, y nos permite reflexionar sobre las jóvenes democracias africanas, las políticas destructivas europeas y la acción de las modernas administraciones coloniales en un paisaje ciudadano que todavía está a medio camino entre la ruralidad y lo urbano.

Frente a las escenas de calle, lo que registran los medios: una entrevista al trasnochado e impopular presidente Wade quien desde una lujosa sala de gobierno le explica a la prensa francesa la necesidad de su reelección como garantía de gobernabilidad.

Muy buenos inserts en fondo negro con testimonios totalmente cargados de historia y política y un ritmo demoledor hacen de esta historia triste, como todas las historias de la globalización esclavizante, un canto a la cultura callejera y a la música como campos de batalla de sueños y deseos, temática que pareciera tan propia del cine y de los nuevos documentales. Una pequeña perla para asomarse a un mundo que duele, y que está en movimiento por las migraciones felices y lamentablemente infelices que conocemos a diario.

La revolución no será televisada alude a la misma matriz de dictadura mediática qe pone y saca gobiernos y sistemas en todo el mundo. Lo que suceda, sin dudas, será a partir de la acción de la gente, y sin dudas no sale en la televisión ni en los diarios, que ya son una parte estructural del poder hegemónico global.

 

Domingo 17 – 14:30 hs Village Recoleta Sala 3
Miércoles 20 – 15:10 hs Artemultiplex Belgrano Sala 3