#BAFICI2016 El nome de los árboles

0
1

Con Equi y n’otru tiempo del Bafici del año pasado el documentalista asturiano Ramón Lluis Bande presentaba un particular testimonio sobre las persecuciones del ejercito del dictador Franco a los republicanos rebeldes de la zona de Asturias que no se rindieron y se refugiaron en los montes.

Eran tomas que buscaban el lugar donde cayeron más que el testimonio de los que sobrevivieron (que lamentablemente eran pocos) una evocación frente a la naturaleza que sin tumbas ni placas  también hablaba del olvido,  como decía el director el film era más un “monumento” que un “documento”.

El nome de los árboles es la historia de cómo se construyo la primera, ahora sí munido de un arsenal de entrevistas (algo exagerado en su duración) que más que un making of es la cara de la misma moneda, como el lado B de un único Film.

Con un pequeño equipo de rodaje recorre Asturias buscando las locaciones donde se desarrollaron las principales redadas producidas por infiltrados o “chivatos”  que indicaron los escondites de los “fugados” héroes sin triunfo de una revolución que se perdió.

EL_NOME_DE_LOS_ARBOLES_2-626739_655x

La Guerrilla Republicana (1937-1952) en Asturias fue dura de vencer y generó en una sociedad impasible una admiración silenciosa y latente como se puede ver en las actitudes de los entrevistados. La historia, tarde o temprano, retoma su curso.

El nome de los árboles es también una celebración de la memoria oral de los pueblos donde se esconden héroes y villanos, mentiras y verdades que en algún momento se manifiestan como un presente político. Sin dramatismo y sin reticencias esos ancianos recuerdan el pasado y hacen su cuota de justicia recordando las infames redadas.

Sin embargo  El nome de los árboles tienen presente la cultura asturiana, desde su lenguaje, sus modismo, sus formas de relacionarse y ese humor que se desprende de la espontaneidad de los entrevistados.

Bitácora de trabajo, historia de una investigación coral, un muro de imágenes y voces que frente a la naturaleza silenciosa del primero se opone el testimonio hablado del segundo.

Sin el rigor de Equi y n’otru tiempo pero con más empatía que aquella, El nome de los árboles es también la continua búsqueda del director y su equipo para encontrar una forma popular y efectiva  de cómo contar y contarnos  aquel pasado ominoso.

Todos sabemos las idas y vueltas en España del debate sobre las consecuencias de la dictadura de Franco en la sociedad hispana cuyo debate se encuentra obturado porque todavía está presente en el poder un núcleo duro de aquella falange hoy reconvertida en prósperos comerciantes y que al dejarse  un limbo mantiene la herida abierta en la conciencia social e histórica del pueblo español que reclama por verdad y justicia.

BANDE

Como diría el propio Blande en una entrevista hecha por Manu Yañez el resultado del film es un coro de voces que cantan a un exterminio planificado que, a día de hoy, todavía es negado políticamente.

El nome de los árboles es un film necesario en un país donde todavía 150.000 personas enterradas en los montes esperan recobrar su identidad y su dignidad.

España es el segundo  país después de Camboya con más fosas comunes sin abrir.

MA 19, 15.45, V. Caballito 8; MI 20, 15.40, V. Caballito 8