2 films de Marco Bellochio en #BAFICI2016

0
0

La primera y la última (por ahora)
Allá por mitad de la década del 60 Marco Bellocchio concibió una de las grandes opera prima de la historia del cine: I pugni in tasca/El puño en los bolsillos y su feroz disección de una familia aristocrática en decadencia en donde la locura y el malestar del clan quedaba resuelto cuando uno de los hijos (Lou Castel) decidía la aniquilación de cada uno de los miembros. Cincuenta años después, el cine de Bellocchio permanece vigente, a razón de un film por año, componiendo una obra que llega a los 30 títulos entre ficciones, documentales, películas para televisión y colaboraciones en emprendimientos colectivos.

La locura y la enajenación mental rondan buena parte de su filmografía (Salto al vacío; Los ojos, la boca) así como su postura anticlerical sobre el mundo y su sutil opinión sobre el poder hegemónico institucional.

En efecto, el cine de Bellocchio se parece a otros de sus colegas de los años sesenta (Pasolini, Bertolucci, los hermanos Taviani) en cuanto a su visión atroz de la sociedad italiana que vivió de las dádivas del Plan Marshall. Sin embargo, su discurso siempre fue transversal, ni directo ni alegórico, ni tampoco aplicando las directivas procedentes del PCI italiano. Bellocchio, en cambio, fue zigzagueante en sus proclamas, siempre indirectas, bien lejos de los subrayados.

I pugni en tasca, en ese sentido, ausculta a una sociedad en descomposición, con un hijo convertido en ángel exterminador del clan, se trate de su madre ciega, su atractiva hermana, sus otros parientes cercanos. Dos años después, Pasolini haría Teorema, un gran y hermético film, opuesto y complementario a la película del gran Marco.

En una carrera oscilante y con punto bajos y altos, muy poco conocida (lamentablemente) en Argentina, surgen otros títulos recordables: El diablo en el cuerpo y su mixtura entre film político reconvertido en porno-trostskismo (recordada escena de la protagonista haciendo una fellatio); Buenos días, noche y su referencia al secuestro y asesinato de Aldo Moro por parte de las Brigadas Rojas y La hora de religión y su otro ajuste de cuentas con el Vaticano y su poder económico.

Pero el film clave y el que hizo resucitar al director en el mundo de los festivales será Vincere, particular mirada sobre la llegada a la victoria popular de Benito Mussolini fusionada a una historia privada de un gran amor del Duce (Ida Dalser), que terminó internada en un manicomio.

A los 77 años, Bellocchio concibió su última locura, Sangue del mio sangue, un film libre y sin prejuicios con una trama dividida en dos partes que conforman dos películas en una. La primera, se sitúa en un convento en los tiempos de la Inquisición con un personaje que intenta desentrañar si una de las monjas provocó la muerte de su hermano. La puesta en escena claustrofóbica resulta invadida por la desmesura de los gestos y las acciones de los personajes conformando, desde la óptica del cineasta, una nueva opinión sobre el poder y los excesos de la religión llevados al terreno de la demencia. La otra, se ubica en un caserón (el convento de la primera historia) habitado por un octogenario Conde (el vampírico Roberto Heritzka, Aldo Moro en Buenos días, noche), que deberá resistir la posibilidad de que un millonario compre su morada. En una extraordinaria escena, registrada con luz expresionista, los viejos vampiros se reúnen y muestran su preocupación por la probable mudanza del Conde. Ocurre que Sangue del mio sangue es una película de fantasmas y recuerdos del pasado que tratan de recobrar vida, tal vez, mirando hacia atrás para comprender de la mejor manera las inestabilidades del presente.

En ese punto se ubica hoy Marco Bellocchio y su cine: vital, innovador, a puro riesgo, tenebroso y con alta dosis de romanticismo. Terminal romanticismo.

La primera y la última de Marco se exhiben en el Bafici. Pero a no preocuparse: ya está lista Fai bei sogni, su reciente opus a estrenarse en los próximos meses.

Por suerte.

 

Funciones: 

SANGUE DEL MIO SANGUE
Martes 19 – 19:30 h Espacio INCAA cine Gaumont
Jueves 21 – 22:40 h Village Recoleta Sala: 1 Entradas agotadas
Viernes 22 – 12:45 h Village Recoleta Sala: 1 Entradas agotadas

I PUGNI IN TASCA 
Jueves 21 – 20:15 h Village Recoleta Sala: 1
Viernes 22 – 15:30 h Village Recoleta Sala: 1