La mano y ocho ojos de Alejandro Bustos.

0
0

“…El presente es una sombra separando el antes del mañana. En el descansa la esperanza.”

Alejandro Bustos es artista de lo efímero. Allí, en lo pasajero encuentra y plasma la belleza en un tiempo que consigna a una experiencia visual que define como “intervención pictórica”.  Su técnica es la animación con arena, arte que explotó y se promulgó en los medios digitales no hace tanto (superando las treinta millones de visitas en el caso, por ejemplo, de la Ucraniana Ksenya Simonova). En esta convergencia de un espacio y una imagen viva, es que Bustos, como un mago, con sus manos y sin aparente esfuerzo, conjura las historias de su lenguaje visual universal.

Ser espectador de una de sus animaciones con arena y ver como la imagen cobra vida en tiempo real es mágico. La fluidez de la estética y el misticismo de la poesía de sus dibujos nos transportan a un mundo de impermanencia y transitoriedad donde las ilusiones y situaciones que recrea y materializa a partir de un puñado de arena sobre una mesa de cristal proyectados en una gran pantalla,  hacen que nuestros pensamientos y emociones,  cuan epifanía budista, nazcan, se fortalezcan, se disipen y desaparezcan en la fugacidad de un instante. Estas proyecciones son una manifestación artística, frágil y cautivante, de una tendencia dentro del “performance art”  que evolucionó a partir de los cortos de cine de artistas plásticas como Caroline Leaf (Sand o Pedro y el Lobo – 1968) y como un trozo de película, traspasan la línea del tiempo que ocupan.

Argentino,  alquimista visual y sonoro que entre risas se proclama creador “victorinox”, Bustos se formó con Hermenegildo Sabat, hizo dibujo animado en los estudios de Hanna Barbera,  es realizador escénico, diseñador e ilustrador. Autodidacta e inventor del Dibunombre (nombres que transforma en dibujos) es el precursor de la animación con arena en nuestro país, un arte que abraza con generosidad y contagiosa pasión. Versátil y multifacético,  recorre el mundo como embajador de la creatividad,  integrando las artes con un gran amor por la tarea que realiza,  cosechando elogios y reconocimiento internacional con sus originales puestas.

En 2009, deslumbró con la belleza de Bambolenat y ahora bajo su impecable dirección, nos brinda un original relato visual de las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas donde suma a una breve pero espectacular intervención como “sand artist”, otras técnicas y disciplinas (teatro de sombras, danza, acrobacia aérea, títeres, dibujo, diseños audiovisuales). En este marco, le da vida a un mundo onírico fantástico donde su equipo se manifiesta en un engranaje de sombras y luces en movimiento, perfectamente sincronizado que danza frente a los ojos admirados de grandes y chicos,  al ritmo de una banda de sonido exquisita que fue creada especialmente por Gato Urbanski, Germán Cantero y Naymí García.

Este clásico de Lewis Carroll,  hito de la literatura que según consta en una carta fechada 1866 era intraducible pero que siglo y medio después resulta ser la novela inglesa más traducida en la historia, (disponible en 174 lenguas y 7.600 ediciones), ha encontrado en el arte de Alejandro Bustos,  una nueva interpretación. Conjugando verbos, narra las aventuras de Alicia sin palabras,  “abriendo los sentidos y perforando la razón” para lograr que niños y adultos felices puedan transformar un día como cualquier otro en algo mágico y fantástico.

La  entrega amorosa del artista y su trova de Ocho Ojos nos invita al encuentro con algo inesperado, un valioso aprendizaje donde la transformación de lo analógico,  de las habilidades personales y de los nuevos enfoques del trabajo artístico nos acercan a la vanguardia y nos incitan al “des aprendizaje” de una serie de actitudes que son a veces un freno psicológico para nuestra propia creatividad y la de otros.

Alicia. Ensueño de maravillas propone el encuentro con las profundas superficies de la imaginación creadora frente a la aventura de los tiempos. Cada cuadro otro sonido, otro cuerpo. Alicia lee, baila, juega, besa, sueña, corre, vuela. De su lado la ley de gravedad, para conmover y sorprender al espectador.

Ultima función – 17 de abril en la Sala Siranush

Armenia 1353 – Cap. Fed.

FICHA TÉCNICA

Autores: Alejandro Bustos y Tristana Muraro. Dirección: Alejandro Bustos. Intérprete: Tristana Muraro. Asistencia escénica y manipulación de títeres: Alejandro Bustos, Rubén Caffieri, Natalia Carrot y Alfredo Rizo. Diseño Audiovisual: Natalia Carrot y Federico Nessi. Diseño de títeres y objetos, dibujos en vivo: Alejandro Bustos. Realización de objetos y títeres: Alejandro Leonardo Bustos y Rubén Caffieri. Música original: Gato Urbanski y Germán Cantero. Voz: Naymi García.