A magical substance flows into me, #BAFICI2016

0
0

Otra perlita que descubrimos hoy en un BAFICI, el número 18, bastante despoblado.

Se trata del rescate que realiza la artista contemporánea (porque directora de cine le queda corto) Jumana Manna, nacida en 1987 en EEUU, de origen palestino y radicada en Berlín.  Como en ediciones anteriores, me encanta ir al BAFICI a buscar este tipo de piezas audiovisuales, que plantean cruces con artistas o filósofos, o temáticas muy poco pensadas, y a las que accedo casi por intuición, y de las que nunca salgo defraudada.

Jumana es artista, decíamos, con un cv prolífico en exposiciones, desde el Museo de Bellas Artes de Oslo a la Biennale de Lyon, desde el Moving Museum de Estambul a la Bienal de Sidney, en Hong Kong y en distintas galerías y museos de EEUU.

Por eso, no nos extrañe que esta película que hoy vemos en Buenos Aires, A magical substance flows into me,  se haya estrenado en 2015 en la Chisenhale Gallery del Reino Unido, porque su curriculum es realmente muy impresionante, y es de un tipo distinto al del joven realizador de país periférico, especialmente oriental, que presenta su ópera prima, al que nos tiene acostumbrados el BAFICI.

A magical substance… toma como punto de partida los trabajos del etnomusicólogo y linguista  Robert Lachmann, quien en 1935 se radica en Jerusalem, saliendo de Berlín, para convertirse en uno de los mayores recopiladores e investigadores de las músicas árabes, judías, palestinas, marroquíes, bereberes, beduinas, mozárabes… sin dejar de sostener la multiplicidad y las filiaciones, más que las distancias o las superioridades.

En época actual, la directora recupera una grabación de Lachman y acude a sus practicantes contemporáneos, algunos sotenidos desde perfiles más religiosos, otros desde prácticas comunitarias, otros más intelectuales, otros más nómades y en situación precaria, para hacerles escuchar esos sonidos de una edad previa a la era de la violencia y la diáspora palestina, cristiana, beduina, árabe, judía (porque existen también minorías judías, como los samaritanos), provocada por la instauración violenta del Estado de Israel.

Es muy interesante el tratamiento de lo musical, con una inclusión de clips de música en vivo, con músicos y cantores espontáneos, y el registro de imágenes y testimonios sobre instrumentos originales, como una especie de vuelta a un mundo sin maldad, arcadia multicultural y nutriente, con planos donde lo íntimo se vuelve poético y la cultura logra afirmarse como el interés supremo y genuino del amor al otro.

Funciones:
Viernes 15 – 20:20 – Village Recoleta Sala: 2
Sábado 16 – 22:45 – Village Recoleta Sala: 2
Martes 19 – 13:00 – Artemultiplex Belgrano Sala: 3