Experimenter – la obediencia indebida

0
0

No aceptamos someternos a una autoridad simplemente por ser un fenómeno cultural o histórico transitorio, sino porque fluye de las necesidades lógicas de la organización social. Si queremos tener una vida social en cualquier forma organizada, es decir, si queremos tener una sociedad, debe haber miembros de la sociedad responsables de los imperativos de organización.” Stanley Milgram, 1974

Presentada en el Festival de Cine de Sundance el 25 de enero de 2015 y promocionada ya bajo Magnolia Pictures en el último Festival de Nueva York, esta película dirigida por Michael Almereyda, de gran experiencia en la pantalla chica pero con poco recorrido en el cine (Recuerdo Hamlet del año 2000 con Ethan Hawke)  trata sobre los experimentos que realizara a principios de la década del 60’ el famoso psicólogo social Stanley Milgram.

No se trata de una Biopic porque la vida del científico está mencionada de soslayo, su centro son los experimentos que Milgram desarrollara en cientos de personas que manifestaron la preocupante realidad de observar como  gente normal, sin ninguna patología específica, podía torturar a otro por un ciego respeto a la autoridad.

Eran tiempos de postguerra y de comprensión, seis millones de judíos habían sido masacrados sistemáticamente y todavía la civilización no podía salir del shock que producía esa fábrica de muerte y atrocidades  en que se había constituido el nazismo. Pensadores como Theodore Adorno o escritores como Primo Levi denunciaban la decadencia de un modelo racional que no solo no pudo anticipar lo sucedido sino que además era cómplice en su misma génesis instrumental del genocidio.

eichmann450

Eran tiempos en las que la periodista y filosofa Hannah Arendt acuñaba el concepto la banalidad del mal al observar los argumentos que el criminal nazi  Adolf Eichmann, atrapado en la argentina y luego juzgado en Israel,  quién decía “su culpa provenía de la obediencia, y la obediencia es una virtud harto alabada” cuando justificaba su participación en el genocidio contra el pueblo judío.

Almereyda le dio a la historia un enfoque didáctico, ameno, quitándole solemnidad sin restarle importancia y eso hace de Experimenter un film interesante y polémico. Al ser un film explicativo de las ideas Milgram,  Peter Sarsgaard, en su papel del científico, habla directamente a las cámaras detallando minuciosamente en qué consistían y para qué se hacían los experimentos. En ese contexto todos los actores son figuras en función del mensaje general, Winnona Ryder (físicamente cada vez más parecida a Katherine Hepburn) como la esposa de Milram  o el fugaz paso de John Leguizamo son solo piezas en un mosaico llamado Experimenter.

milgram 2

Milgram (de familia judía) quiso entender cómo miles de alemanes y de otros europeos habían obedecido a los nazis y habían participado en los crímenes de la guerra. El mal ya no vestía el ropaje del demonio sino con uniforme de burócrata y como una epidemia podía atravesar los cinco continentes.

En el juicio que el estado argentino en democracia realizó a las juntas militares causantes de 30.000 desparecidos en la Argentina también encontramos esa tensión ética y legal entre la responsabilidad personal y la obediencia a la autoridad, en este caso militar,  cuando estos encomendaban hechos aberrantes a sus subalternos.

La ley de Obediencia Debida dictada en Argentina el 4 de junio de 1987 durante el gobierno de Raúl Alfonsín estableció una presunción  de que los delitos cometidos por los miembros de las Fuerzas Armadas cuyo grado estuviera por debajo de coronel durante el Terrorismo de Estado y la dictadura militar no eran punibles, por haber actuado en virtud de la denominada “obediencia debida” propia de la lógica castrense.

milgram 1

Quizás hoy presenciamos un cambio en el concepto de autoridad, ya no hay órdenes para cumplir sino pensamiento y acciones para adoptar. Los medios masivos están lenta y tristemente tomando la posta, no ya para encomendar muertes como antaño  pero si para intentar que las poblaciones acepten sus puntos de vista y defiendan los intereses de las grandes corporaciones.

El film de Almereyda, en ese contexto adquiere una actualidad preocupante en un mundo donde los medios masivos hegemónicos juegan a “guionar” la vida de millones de personas en el mundo para la defensa de sus intereses bajo la idea de “informar”. Es tarea del momento impulsar desde todos los ámbitos posibles un mayor espíritu crítico y autónomo de nuestras sociedades para consolidar una verdadera democracia evitando toda manipulación.

ley de medios