Nube negra

0
0

Los viernes de abril a las 23 horas se reestrena en Café Muller (Lavalleja 1116, timbre PB, C.A.B.A.), esta maravillosa obra de Florencia Gleizer, que cuenta con el impactante trabajo lumínico de los Fluxlian, un notable grupo de iluminadores que trabajan junto al músico Rodrigo Gómez en Proyecto Gómez Casa, responsable aquí también de la música de la obra. Danza e iluminación se combinan en esta creación única. Una cita imperdible e inigualable en este otoño porteño.
Conversamos con la propia Florencia Gleizer, creadora, coreógrafa y bailarina de Nube negra, en relación al proceso creativo de su obra.

¿Cómo surge Nube negra?

NUBE NEGRA surge, por un lado, por las ganas de trabajar juntos con los Fluxlian, con los que ya veníamos haciendo algunas intervenciones, cruzándonos para proyectos más cortos, compartiendo espacios de gestación como las Fiestas Sintomáticas. Y con los que queríamos abordar un trabajo de investigación y exploración más extenso, a partir de nuestra forma de trabajo de “hacer con lo que se tiene”, utilizando basura tecnológica, elementos cotidianos o de baja tecnología para generar los dispositivos lumínicos y la puesta en general.
Por otro lado, NUBE NEGRA surge de la necesidad personal de sacar ciertas cosas de mi historia reciente para afuera, de procesarlas produciendo obra. De generar un ritual que pudiera extirpar las oscuridades internas. Nube Negra derivó así en un proceso, un viaje sensorial para quien lo presencie.
Luego de unas primeras charlas con los Fluxlian, estuve un año abocada a generar la estructura del proyecto, aclarando las ideas, cruzándolas con las imágenes que tenía y con la música de Rodrigo Gomez y Proyecto Gomez Casa. Terminó de tomar forma el primer boceto de partitura y comenzamos a trabajar con los Fluxlian.

¿Cómo se genera el trabajo con los Fluxlian, a partir de la integración entre danza e iluminación?

La concepción de Nube Negra siempre fue integrada, acciones, danza, luz siempre fueron imaginados entrelazados. Lo mismo con la música. Entonces una vez estuvo clara la idea, fue probar las imágenes que queríamos conseguir, descubrir otras, descartar también.
Con los Fluxlian nos conocemos hace tiempo, lo cual permitió un diálogo fluido. La observación externa de Ruth Pezet (asistente de dirección), nos ayudó a terminar de organizar ese diálogo.
Nunca fue concebida la luz como mera “iluminación”, como algo que “hace visible” solamente, sino que es un elemento más y del mismo peso en la composición, al igual que la danza y el sonido. También tiene tiempo, ritmo, espacio, presencia propia, así como los performers que la generan.
Los objetos lumínicos se fueron construyendo en relación a las ideas de cada escena: la lucha, el ataque, el estado de alarma, la necesidad de agujerear la oscuridad, la sensación de contemplar las estrellas, la estética espacial/planetaria o la industrial para generar mundos imaginarios como locación, son ideas que aparecían en las escenas, a veces en palabras, otras en imágenes. Y en base a eso ciertos elementos fueron decantando en objetos lumínicos, otros en lenguaje de movimiento, otros en sonido.

Como la obra va desarrollando pocas funciones en distintos espacios, ¿introducen cambios en su estructura o hay un núcleo narrativo/espacial/sensorial que se mantiene idéntico?

Ocurren las dos cosas: hay un núcleo narrativo que se mantiene; las escenas, las ideas y imágenes que se trabajaron permanecen, pero es algo vivo, que sufre sus modificaciones, como todos los que hacemos NUBE NEGRA. En la primera temporada éramos 3, en la segunda 4, en esta tercera nuevamente 3; hemos estado en salas convencionales y en espacios nada convencionales con público más que casual. Y siempre ocurrió con la misma intensidad. El que sea muy flexible a distintos espacios y contextos nos ha mostrado que hay algo interno, estructural y fuertemente trabajado, eso es lo que permanece. Cuanto más claras las ideas y más entretejidas en cada pequeño elemento, en ese todo que es la puesta, más presente está NUBE NEGRA y más flexible se vuelve a su vez.

NUBE NEGRA: VIERNES DE ABRIL A LAS 23 HS EN CAFÉ MULLER
Danza: Florencia Gleizer | Dispositivos y luces no convencionales: Fluxlian (Ian Greiner / Axel Rothbart / Martín Flugelman ) | Música: Rodrigo Gomez /// Proyecto Gomez Casa | Vestuario: Marcelo Ortega (UNMO) | Asistencia de Dirección y Producción: Ruth Pezet | Dirección: Florencia Gleizer | Diseño Gráfico: Gabi Stern /// Realización: Maximiliano Sans