Remember, de Atom Egoyan

0
23

Un aciano llamado Zev Guttman (no hay adjetivo para esta genial interpretación de Christopher Plummer) se despierta en un cuarto que parece ser una casa, Ruth, Ruth, grita y cuando sale nos damos cuenta que está en un hospital o en un geriátrico algo top, la enfermera es clara, “Zev su esposa ha muerto hace dos semanas”,  allí están las claves de la película ya que no solo indicará que el protagonista padece síntomas avanzados de demencia senil sino lo engañoso de tomar lo que parece como real.

Zev dice ser judío y haber pasado los peores días de su vida en los campos de concentración donde perdió a toda su familia en Auschwitz situación que comparte con Max (correcto y entrañable Martin Landau) su compañero  judío en ese hogar/hospital para ancianos que elabora un plan de venganza  y le propone a Zev, como último acto de vida,  buscar y matar al responsable de ese genocidio,  el nazi Rudy Kurlander (por cuya identidad pasan varios notables  entre ellos Bruno Ganz y Jurgüen Prochnow).

Así veremos a Zev (lobo en alemán) en una especie de Raod Movie yendo a buscar al mencionado Rudy por distintas ciudades de EEUU y Canadá con una carta de Max que lo salvará en cada despertar de la desorientación en la que vive y con una pistola Glock en su Neceser para matar al anciano nazi.

Film que nos recuerda a Memento de Christopher Nolan  también es una historia de aquellos que por alguna accidente no pueden recordar,  thriller enérgico sobre la venganza y la manipulación que dirige en gran forma el prestigioso Atom Egoyan, con una pieza que por ambición,  tono y elenco no sería una clásica película de festival pero que público y crítica agradece.

Su guión (del televisivo Benjamín August) es un sistema de relojería donde todo irá acomodándose como los recuerdos en la cabeza de Zev, dosificando la dialéctica entre lo que se dice y lo que se oculta, entre la memoria y el olvido. Sorprende  Atom Egoyan con una narración tan lineal pero a la vez muy profesional que atrapa al espectador mediante un suspenso riguroso.

Remember se olvida de las premisas de lo grandes estudios donde ya no hay historias para esta generación de notables actores octogenarios que como Christopher Plummer, Landau, Ganz y muchos otraos más, todavía viven y actúan de una manera sublime.

Remember  es una celebración a un tipo de cine Noir socialmente crítico y formalmente brillante  como aquellas películas de Howard Hawks, Otto Preminger, Fritz Lang y también deudor de las perfectas estructuras narrativas de suspenso del maestro  Alfred Hitchcock.

Como todo cine Noir una angustia la produce, si en aquellos de la década del 50 estaba la posguerra y una sociedad que empezaba a volverse paranoica  por el inicio de la guerra fría en esta se concentra en algunas  preguntas ¿Qué pasará cuando el último de los sobrevivientes muera? ¿Quién contará sus historias? ¿Cómo seguiremos luchando por justicia aún cuando víctimas y victimarios ya no vivan? ¿Estamos viviendo una nueva versión de aquellas políticas genocidas?

Preguntas necesarias para conciencias urgentes aquí y en todo el mundo.