Ruta. Ir y venir, Natalia Miranda

0
0

“Cuando el amor se produce, siempre es del orden del milagro”, nos dice Jacques Alain Miller, y esto es absolutamente cierto. Javier y Romina se conocen en un viaje y por una serie de causalidades se enamoran: él, ya desde que ve un mechón de pelo que le cae a ella sobre el rostro mientras duerme en el auto. Ahora, ¿cómo sostener ese encantamiento inicial?, ¿es suficiente ese deslumbramiento para que el amor perdure en el tiempo?

En su Ruta. Ir y venir –inspirada en Fragmentos de un discurso amoroso de Roland Barthes–, Natalia Miranda narra el comienzo del amor entre los protagonistas a través de una puesta en la que los personajes dialogan uno con el otro, pero también consigo mismos. Juntos realizan dos viajes: aquel en el que comienza la relación y otro en el que la pareja ya sufre los primeros síntomas de la convivencia. En el primero, los pensamientos de Javier se ven y se oyen a través de su conciencia también en escena. En el otro viaje, es la conciencia de Romina la que se manifiesta. Este procedimiento hace que el espectador tenga las dos miradas: la masculina y la femenina.

Los miedos, las dudas, la imposibilidad de conocernos del todo con el otro son algunos de los temas que la obra va explorando en un registro intimista, mesurado pero con muchos pasajes de humor a partir de la contraposición entre lo que los personajes hacen y lo que realmente piensan.

La escenografía, que no solo recrea el viaje, sino que tiñe la escena de una atmósfera onírica casi irreal, acompaña perfectamente el desarrollo de la historia y permite el recorrido de los personajes por el espacio escénico: Javier, Romina y la personificación de sus dos conciencias. También hay que destacar la música que, solo con pocos acordes, colabora en la creación del clima.

Muy buenas las actuaciones de Adrián Murga, Soledad Piacenza, Leonardo Edul y Natalia Miranda. Es destacable la correspondencia entre lo que se dice y la expresión de sus rostros, los gestos y las posturas que asumen.

Una obra para seguir pensando el amor: sin duda, uno de los temas más recurrentes dentro la literatura.

Ficha artístico técnica

Texto: Natalia Miranda

Actores: Adrián Murga, Soledad Piacenza, Leonardo Edul y Natalia Miranda

Escenografía y Vestuario: Pía Drugueri

Iluminación: Adrian Grimozzi

Asistencia de iluminación: Candelaria Sesin

Música original: Leonardo Edul

Diseño de sombras: Flor Sartelli y Natalia Miranda

Movimiento: Laura Vago

Realizador técnico: Eduardo Miranda

Fotografía y gráfica: Lucía Miranda

Asistencia general: Laura Vago y Flor Sartelli

Prensa: Simkin & Franco

Producción general: Compañía Biombo de Ciruelos

Dirección general y Puesta en escena: Leonardo Edul y Natalia Miranda

Funciones: viernes 21 h

Teatro del Pueblo

Dirección: Av. Roque Sáenz Peña 943

Reservas: alternativateatral.com

Entrada general: $180

Descuentos Estudiantes y Jubilados

Duración: 70 minutos.

biombodeciruelos.blogspot.com / biombodeciruelos@gmail.com

www.facebook.com/RutaIr-y-venir