Descansa: teatro para el debate

0
0

Para Pilar Ruiz, la autora y directora de Descansa, “una obra tiene tres grandes objetivos: entretener, conmover y hacer reflexionar al espectador”. En este caso, un tema tan difícil como el del aborto es visto desde diferentes ángulos, pero con la mirada principal puesta en la mujer que tiene derecho a elegir qué hacer con su cuerpo y con su vida.

Lucrecia (Romina Oslé) está encerrada en el baño a punto de tomar la última dosis de un medicamento abortivo, pero no está sola. Su madre (Susy Figueroa), que está afuera y no imagina lo que está a punto de hacer su hija, no cesa de hablarle. Hay una tercera voz que es la de la conciencia de Lucrecia (Verónica Cognioul Hanicq) que representa la moral y los preceptos sociales acerca de lo femenino y la maternidad. Todo esto está resuelto muy bien en la puesta: la voz de la conciencia está personificada a través de una mujer rodeada de objetos de bebé que no solo machaca con su voz y su discurso, sino también con un sonido repetitivo que metaforiza la persistencia de los pensamientos recurrentes.

La escena presenta, entonces, varios planos también señalados por la iluminación: por delante madre e hija, y por detrás, la conciencia, la que trabaja siempre en las sombras y que a veces resulta torturante.

Entre las ilusiones de la madre y las presiones de su conciencia, Lucrecia tiene que elegir si continuar con la idea del aborto y seguir sus propios deseos, o actuar de acuerdo con lo que se espera de ella: no eligió la maternidad y no siente que ser madre sea un imperativo por cumplir solo por ser mujer.

Las actuaciones de las tres actrices son excelentes: Romina Oslé expresa su dolor y su angustia de manera contenida, pero traduciendo toda la desesperación de un momento tan duro en su vida; Susy Figueroa encuentra el registro justo y compone la típica madre que quiere manejar a su hija, pero que, sin embargo, puede entender que tiene enfrente a alguien con derecho a pensar distinto; Verónica Cognioul Hanicq utiliza diferentes tonos de voz, grita, es persuasiva, insiste, en una notable composición de la conciencia.

Evidentemente, un tema para el debate el de Descansa, y con esa premisa tenemos que verlo, aunque la obra no solo vale por la discusión que puede generar, sino también por ser un muy buen producto desde lo teatral.

Ficha artístico-técnica

Actúan: Romina Oslé, Susy Figueroa y Verónica Cognioul Hanicq; Diseño sonoro: Pedro Donnerstag; Escenografía y Vestuario: Eliana Itovich; Diseño de luces: Lucia Feijoó; Diseño gráfico: Juan Pablo Rodríguez; Prensa: Simkin & Franco; Producción: LugarOtro; Producción ejecutiva: Pilar Ruiz; Asistencia de dirección: Florencia Peralta; Dramaturgia y Dirección: Pilar Ruiz

Funciones: domingos a las 20.30; La Pausa Teatral: Corrientes 4521; Entrada: $120 –descuento estudiantes y jubilados-; Contacto: hola@lapausateatral.com.ar; Fb: www.facebook.com/descansadepilarruiz; Reservas: Alternativa Teatral