Infidelidades de pelicula

0
0

Parecería por el discurso sobre la infidelidad en el matrimonio que las relaciones de pareja tiene sus días contados si nos llevamos de los conceptos difundidos en las redes sociales y en el mundo audiovisual, en donde la estructura de esta venerable institución se deteriora a ojos vistas.

La apertura a nuevas experiencias es una constante y parecería que vamos cuesta arriba en sostener la estabilidad, ya de por si precaria, de la convivencia de hombres y mujeres del siglo 21, bajo el mismo techo y con el mismo contrato social, el cual debe ser revisado para lograr la conformidad de las partes o poner fin al mismo.

Hay que oxigenar y transparentar el matrimonio para que deje de ser campo fértil del dominio de uno de los cónyuges sobre el otro.Lejanos están los tiempos en donde el “Hasta que la muerte nos separe” era la divisa eterna e inmutable que ocultaba las insatisfacciones afectivas, que solo eran resueltas por, lamentable es decirlo, la muerte.

¿Terminará la crisis por destruir esta forma de convivir? Pues no necesariamente. Pero las premisas autoritarias bajo las que funcionaba no pueden seguir siendo la norma. O nos comunicamos y solucionamos los disensos que torpedean las relaciones hombre- mujer, o indefectiblemente, el matrimonio, es decir el suyo, pasara al registro de las batallas perdidas.

Encontrar una o varias causas definidas del naufragio de dos seres que se habían jurado amor eterno, incluso firmando un papel con original y copias múltiples que finaliza con la huida de uno o ambos hacia otros brazos,o haciendo el simulacro de seguir juntos, es un imperativo para evitar el salto al vacío que deja heridas curables a muy largo plazo.

El cine ha graficado en innumerables películas el amor, el desamor, las traiciones, la infidelidad, con registros tan variados como podemos ver en Relaciones Peligrosas (Dangerous Liaisons), Ojos Cerrados (Eyes of Wide Shut), y Amor Sin Escalas (Up in the Air), que nos muestran las distintas caras de este fenómeno.

Los turbios negocios del amor son expuestos en esta exquisita película que es Relaciones Peligrosas (Dangerous Liaisons -1988) dirigida por el británico Stephen Frears. Está basada en la novela del siglo XVIII del francés Pierre Choderlos de Laclos, una crónica de los devaneos y la falta de límites de la nobleza de la época, que a mi parecer combatía el tedio con los placeres de la carne.

Una amante abandonada, Glenn Close, metida en la piel de la Marquesa de Merteuil, es sustituida por la virginal belleza de Cécile de Volanges (Uma Thurman), en buscade venganza acude a su amigo, el libertino Vizconde de Valmont (John Malkovich) para que haciendo suya a Cécile, impida su boda, y ayudando a su vez a Valmont a conquistar a la muy casada y católica Madame de Tourvel (Michele Pfeiffer).

Estos negocios de la sensualidad denotan no solo la bancarrota moral de una clase socialya de por si decadente, pues no olvidemos que es la época anterior a la revolución francesa, y sin ánimos de compartir las ideas de los cínicos llamados conservadores, la película nos sumerge en un ambiente de “laissez faire, laissez passer”, donde todo puede pasar y nada importa.

Relaciones Peligrosas es una oda a la infidelidad sin remordimientos, al sexo sin amor y a la bancarrota del amor romántico, esa idealización de los sentimientos llevada hasta el absurdo. Frears captura la esencia de la tesis de Choderlos de Laclos de una concupiscencia carnal despojada aparentemente de prejuicios, aunque al final Valmont se deshace de la máscara y muestra que si siente.

La maestríade Kubrick se despliega en una de sus películas menos entendidas como es Ojos Bien Cerrados (Eyes Wide Shut-1999) en donde la pareja compuesta por Alice (Nicole Kidman) y Bill Harford (Tom Cruise) se colocan al límite de la infidelidad. La fuente de este film es la novela de Arthur Schnitzler, Relato Soñado, con guión del propio Kubrick y de Frederic Raphael.

Bill está en la mira del coqueteo de unas bellísimas modelos que lo tientan cual serpiente al bueno de Adán, para llevarlo a un paraíso de goces y lujurias mientras que su esposa es víctima de los intentos seductores del viejo ricachón Sandor Szavost, que le propone mantener relaciones sexuales en otro lugar.

A la noche siguiente, en una conversación muy reveladora, Alice confiesa una fantasía sexual por la que estuvo a punto de dejarlo todo, y Bill expresa sus pareceres sobre el deseo y la infidelidad femenina. Esto da pie a una discusión sobre este delicado y escabroso tema y lo que sigue después es un paseo de Bill por los mundos que bordean el deseo sexual y la muerte. Una especie de infierno de Dante que atormenta el espíritu pero que a la vez lo libera.

Ojos Bien Abiertos es un film enigmático sobre el deseo y su represión que se desenvuelve en los límites del sueño y la realidad, exigiendo ser vista más de una vez, y no solo por su complejaestructura onírica. Incluso fieles seguidores de Kubrick tuvieron sus desencuentros con ella, y algunos afirman que es de las menos logradas de su filmografía, cosa muy discutible.

Amor Sin Escalas ( Up In The Air, 2009)es un drama cómico dirigido por Jason Reitman, que sigue el periplo laboral y existencial de Ryan Bingham (George Clooney),un ejecutivo de una empresa de despidos que vive continuamente viajando y que mantiene una existencia solitaria y una muy particular filosofía de vida. El libreto es una adaptación de la novela con el mismo título escrita por Walter Kirn.

Su trabajo se complica al entrar a la empresa Natalie Keener (Anna Kendrick), una ejecutiva recién graduada con brillantes pero imprácticas ideas. Ryan tiene un plazo de dos meses para demostrar la equivocación de las tesis de Natalie, que a su vez pasa por una crisis al ser abandonada por su novio.

Ryan es un solterón sin parejas estables y nunca tiene tiempo para visitar a su familia. En una de sus travesías laborales conoce a Alex (Vera Farmiga), quien comparte su visión de la vida e inician un romance sin compromisos en donde ambos se sienten muy cómodos por la aparente falta de reglas.

La continua interacción con Alex lleva a Ryan a querer ampliar el radio de acción de la relación y en un impulso se aparece en la casa de ella para descubrir que es una mujer casada y con hijos. El choque que recibe demuestra que los sentimientos no son un juego y que ella puede ser perfectamente infiel sin sentir ningún remordimiento.

El tratamiento de la infidelidad por el cine pasa por formas tragicómicas como en Amor Sin Escalas (Up In The Air), el drama sensual y elegante de Relaciones Peligrosas (Dangerous Liaisons) o la ensoñación con tintes freudianos de Ojos Bien Abiertos (Eyes Wide Shut), sin perder de vista el tema no deja de hurgar en sus causas.

La infidelidad no se puede tratar a la ligera ni con tintes moralistas pues nada que ligue existencia y sentimientos puede darse ese lujo. Elcine lo trata, analizando con la complejidad merecida los casos de hombres y mujeres inmersos en una tormenta de sentires y pensaresen la pantalla de la vida.

 

Publicado en Vanguardia del Pueblo