Franz y Albert, Mario Diament

0
0

Albert Einstein y Franz Kafka se encuentran en el balcón de la casa de Berta Fanta, un espacio de reunión para los intelectuales de Praga. Desde lugares muy diferentes, los dos entablan un diálogo que aborda temas como la angustia existencial, el amor, la felicidad, la vocación, el antisemitismo y la situación política de Europa.

En abril de 1911, Albert Einstein llegó a Praga para hacerse cargo de la cátedra de Física teórica en la Universidad alemana. Tenía 32 años y ya había publicado su Teoría de la relatividad. Franz Kafka tenía 28 años, era abogado y trabajaba en el Instituto del Seguro para Accidentes Laborales del Reino de Bohemia. ¿De que podrían haber hablado en ese encuentro casual que los puso cara a cara?

Mario Diament realiza una impresionante reconstrucción histórica que, además, hace guiños constantes al espectador ofreciéndole anécdotas, datos, frases que uno inmediatamente asocia con lo que sabe de estos dos genios. Kafka acaba de tener un sueño pertubador en el que se convertía en insecto –lo que se transformaría después en La metamorfosis– y menciona a su amigo Max Brod, quien sabemos que será el encargado de dar a conocer su obra luego de la muerte del escritor. Einstein explica de manera didáctica su Teoría de la relatividad y muestra su preocupación por una posible guerra que traerá consecuencias devastadoras. Todo esto nos permite descubrir a dos hombres que parecen totalmente opuestos: Kafka está desesperanzado, vive preso de sus obsesiones y de una realidad que lo oprime –la relación con su padre, su trabajo rutinario, sus dificultades para relacionarse con las mujeres–; Einstein tiene el optimismo que da la ciencia, cree en las posibilidades que ofrece el universo todo, pero también siente cómo su vida matrimonial se va derrumbando. De este encuentro, los dos aprenderán algo y ninguno de los dos volverá a ser el mismo.

La puesta de Daniel Marcove se vale de unos pocos objetos, todos funcionales: una mesa, dos sillas, un mazo de cartas, una bandeja con copas, en un balcón cuyas puertas conectan con el interior en el cual transcurre la tertulia. La música de fondo opera a modo de transición entre las escenas, y los personajes van recorriendo el escenario acentuando visualmente el contrapunto entre ambos.

Excelentes las actuaciones de Miguel Sorrentino y Julián Marcove que componen un Kafka y un Einstein que uno imagina que no podrían ser de otra manera. Es notable, la caracterización física y el trabajo corporal que se nota en la interpretación de ambos.

Franz y Albert es una obra de esas que perduran en la memoria y de las que uno sigue hablando mucho después de haber salido del teatro.

Ficha Artístico Técnica

Miguel Sorrentino es Franz Kafka
Julián Marcove es Albert Einstein

Diseño de escenografía e iluminación: Tito Egurza
Realización de escenografía: María José Crivella
Diseño de vestuario: Daniela Taiana
Realización de vestuario: Matices
Música original: Sergio Vainikoff
Fotografía: Gianni Mestichelli
Diseño de gráfica: Aires Media
Prensa: Simkin & Franco
Asesoramiento científico: Juan Pablo Paz
Asesoramiento en magia: Pablo Kusnetzoff
Producción ejecutiva: Florencia Carreras
Asistente de dirección: Iardena Stilman
Producción general: Stella Pergolesi & Orit Koif
Dirección y Puesta en escena: Daniel Marcove

Funciones: sábados a las 22.30 y domingos a las 20.30
El Tinglado Teatro: Mario Bravo 948 (entre Av. Córdoba y Tucumán)
Informes: 4863-1188
Entradas: $ 200
Más info:
contacto@teatroeltinglado.com.ar
www.teatroeltinglado.com.ar