¿Tanto esfuerzo para esto? cine polaco en @pantallapinamar

0
0

Se presenta una película totalmente atípica de este Festival de Pinamar, en el marco de las exhibiciones dedicadas al cine polaco,  ¿Tanto esfuerzo para esto? (Miedzy nami donrze jest), dirigida por Grzegorz Jarzyna, de 2014.

Se trata de una pieza extraña, de esas que suelen verse en festivales como el BAFICI, densa a nivel estético,  de factura experimental y con una gran carga de referencias que se nos escapan, alusivas  al mundo cotidiano de Polonia y a su crisis de identidad y certezas, desde la Segunda Guerra Mundial hasta hoy.

Pieza conceptual, es sobre todo, teatrocine, de un realizador que es conocido en su país como director de teatro. Allì, justamente suele utilizar el lenguaje cinematográfico en sus puestas. Aquí va por el camino inverso: trasponer lo teatral al cine, con una obra que no es nada convencional. Girando sobre lo que se dice, con un eje en la palabra, es un cine de enunciados, pero también sobre las condiciones de poder decir. Desde una negatividad que sostiene la clave digna del teatro del absurdo, todo es lo que no es y pasa lo que no pasa.

Con una puesta en abismo, teatro dentro del teatro y cine dentro del cine, se problematizan las relaciones entre ambas artes, el tema de la traducción, las fronteras. Además, el concepto se entreteje de ideología, sociología y filosofía, apostando a un lector activo que construya tiempos y espacios a partir de su dibujo visual, se extrañe de esas superposiciones escénicas y se sienta, como cuarta pared, incluido y extrañado a la vez.

Lo que se dice pareciera reflexionar sobre qué es ser polaco, qué es ser europeo, lo nacional, lo global, cómo se conforma la tensión entre existencia, identidad, territorios y lo que modelizan las subjetividades, a partir de las prácticas cotidianas, especialmente vinculadas al consumo y a la cultura mediática. Este cruce entre géneros y competencias, habla de situaciones expandidas que, felizmente, siempre se contradicen.

En fin, estoy convencida de que para esto, entre otras muchas cosas, sirven los festivales, semanas, encuentros, de cines europeos. Para ver, oir, comprender, sentir, culturas e historias que parecen lejanas y distintas, pero que, sin embargo, tenemos tanto en común.