El viaje de Discepolito, Víctor Dupont y Cristian Bus

0
0

El viaje de Discepolito (mezcla rara de tango y olvido) de Víctor Dupont y Cristian Bus es una obra que cuenta la historia de un joven poeta que inicia un viaje mítico por una esquina de Buenos Aires para averiguar el misterio de tango. Después del estreno del 11 de febrero, charlamos con Víctor, director teatral, actor, escritor y cantante.

En esta obra es evidente la influencia de Dante y la Divina Comedia, ¿es algo que te propusiste desde el comienzo o algo que fue surgiendo a medida que la escribías?

Cuando, junto con Cristian Bus, empezamos a imaginarnos esta obra, inmediatamente apareció la idea de un viaje, un viaje por el universo tanguero con sus referentes y sus escenarios más característicos. Entonces se me ocurrió pensar en los grandes viajes de la literatura, desde el arquetípico viaje de Ulises pasando por Verne, incluso la idea de viaje turístico, viaje existencial, etc. Y apareció Dante y su periplo por el Infierno, el Purgatorio y el Cielo. Un juego de nombres me dio la clave: Virgilio, quien acompaña en parte importante a Dante, tiene un nombre tanguero (por Expósito). Me puse a jugar con la dramaturgia y llevé un poco más lejos el asunto, al punto de ponerle también Beatriz a la heroína de la obra, como la mujer guía que Dante ama en su viaje. También probé citar directamente del italiano versos en momentos de misterio. Al final, convencido de la idea, copié casi la misma estructura de la parte del “Infierno” de La divina comedia y propuse al personaje principal internarse un mundo fantasmal y confuso –y con cierto simbolismo–, siempre cuidando de que no perdiera un aire tanguero el asunto.

Más allá de las semejanzas mencionadas, Víctor también nos cuenta que en términos biográficos concretos no tomó nada del Virgilio o del Discépolo históricos. Sí tomó sus nombres como símbolos y el hecho de que el protagonista sea poeta como Enrique Santos Discépolo. Esta libertad con que aborda los personajes permite la utilización del humor y la búsqueda de la complicidad con el espectador. Hay, incluso, comentarios de los personajes sobre la propia obra o sobre lo que están viviendo en escena en una búsqueda por quitarle dramatismo y solemnidad a ciertos temas que transita El viaje de Discepolito: la muerte, el olvido, el amor, la búsqueda de la identidad. En este sentido, le preguntamos a Víctor acerca de una posible definición de su teatro.

Intento lograr en mi teatro un diálogo con distintas disciplinas: la música, la expresión corporal, la danza, el cine. Pero todo tiene un centro inconmovible, y es el cuerpo del actor y la teatralidad misma. Considero que las diversas disciplinas que nombré deben estar en función de ello, por eso intento un diálogo y no una fusión. Y si tuviera que plantear una temática, te diría que lo más observo desplegar en mis obras es la urgente y enigmática cuestión del fantasma. ¿Qué es un fantasma? La sombra. La locura. Lo onírico. ¿Qué tiene para decirnos un fantasma? ¿Cómo operan los fantasmas de la mente? ¿Somos fantasmas? Y quizá la pregunta que se deriva de esta temática: ¿Cómo vivir a pesar de ello? ¿Cómo dialogar con el fantasma, y escapar de su herencia y de sus mandatos incomprensibles?

El cruce de disciplinas nos ofrece músicos en vivo, una coreografía que se fusiona perfectamente con la parte dialogada y la voz de Vicky Buchino, clara, inconfundible. Su sola presencia llena el escenario e impone un ritmo especial cada vez que aparece.

Venís de una tradición familiar de artistas –Víctor es hijo de Vicky Buchino y del actor Ricardo Dupont–, ¿eso facilitó la elección de tu vocación o te dificultó la búsqueda de un camino propio?

Lo único que uno puede elegir con su vocación es aceptarla o rechazarla. En mi caso, mi familia siempre apoyó mis inclinaciones y las facilitaron. Por otra parte, confieso que aún sigo buscando ese camino propio. Las vocaciones tienen a veces un eco tan amplio que se nos escapa si nos cerramos demasiado por una ruta.

¿Cómo se nota tu formación tan completa –el teatro, la música, la filosofía, el cine y la literatura– a la hora de escribir o de hacer una puesta?

No sé. Todo es parte de una búsqueda. No sé cómo lo notarán los demás; para mí resulta urgente indagar, bucear en donde pueda, preguntarme muchas cosas. Ojalá que se vea eso, que esas disciplinas sirven para explorar mejor el misterio de las cosas.

Discepolito

Ficha técnica

El viaje de Discepolín, deVíctor Dupont y Cristian Bus
Actores: Juan Manuel Suárez, Pablo Palacios, Luján Bournot, Vicente Ramírez, Raúl Delfín Villareal
Participación especial de Vicky Buchino, como “La Dueña”
Estatua viviente: Lautaro Martínez Pastrana
Danza: Karina Zorzoli, Santiago Asencio, Julieta Boland, Tony Vlaši?
Músicos: Mauricio Mendoza, Marcos Duff, Luis Raponi y Leandro Lotti.
Vestuario: Stella Maris Müller
Dirección y diseño de Maquillaje: Fiorella Rossi
Asistente de maquillaje: Sofía Madruga
Diseño de vestuario de Vicky Buchino: Fiorella Rossi
Realización de vestuario de Vicky Buchino: Carolina Galaz Cerda
Peinados: Lucía Mullins
Diseño de iluminación: Martín Gaitán
Asistencia de dirección: Sebastián Armella, Nicolás Minichiello
Música original y dirección musical: Cristian Bus
Dramaturgia y dirección general: Víctor Dupont

Funciones de febrero: jueves 21 h
Desde marzo: viernes 21 h
Teatro El Cubo: Zelaya 3053 – CABA
Localidades desde $ 200 – Informes: 4-963-2568
Facebook: El viaje de Discepolito