Arribeños

0
0

Llegados mayormente a principios de la década de 1980 con familia y capital suficiente para comenzar actividades comerciales, la de los taiwaneses no es una migración pobre. Su instalación en el barrio de Belgrano fue conformando con el tiempo uno de los lugares atractivos de la ciudad de Buenos Aires: el Barrio Chino definido por las calles Arribeños, Mendoza, Juramento y Montañeses. Ese es el espacio que describe este documental.

La decisión estética de Marcos Rodriguez para su segundo film que se estrenó el jueves, es bien concluyente: una primera sucesión de planos fijos y generales son acompañados por voces en over y viceversa: las voces se sostienen sobre el plano general, mayormente fijo. Y aunque la voz no tiene una función descriptiva con respecto a la imagen, se puede suponer que los espacios significativos levemente diferentes que ambas producen refieren a la multidimensional de una comunidad, a su riqueza cultural, a su diversidad. Es que este documental trata sobre los taiwaneses del Barrio Chino de Buenos Aires.

Asi, al plano de una galería comercial le corresponderá un relato sobre una clase de Lengua, al frente de un local de comidas, los nombres argentinos traducciones arbitrarias de los nombres chinos “demasiado difíciles de recordar”, un largo plano de la via del tren es narrado a partir de una voz que cuenta la vida en un pueblo en Taiwan y cómo se anunció a la familia el viaje a ese lejano lugar que es Argentina.

La yuxtaposición de ese recurso termina siendo algo monótono, propone también cierta curiosidad sobre qué caras, qué rostros corresponden a qué voces. Completar lo incompleto para terminar validando en fin ese argumento de la diversidad.

Hacia los 30 minutos un travelling desde el tren, rompe la monotonía, y una voz narra un texto poético que reemplaza a la voz anectdotica. “Belgrano ocupa el lugar de la patria”. Ese momento se completará hacia el final de la película.

El documental gana en los momentos de observación: el ritual religioso en la calle o el rezo en el templo, pierde cuando repite sin rumbo, o cuando descompensa su ritmo con algunos momentos extremadamente largos.

Se exhiben todos los viernes de febrero en Malba Cine a las 20hs junto con el ciclo de Cine de Taiwan.
Funciones en BAMA todos los días a las 19.40hs