Puesta en claro de Griselda Gambaro, entrevista a Augusto Britez

0
0

Puesta en claro, escrita por Griselda Gambaro, cuenta la historia de una mujer ciega que contrae matrimonio con el doctor que la trata y que debe integrarse a su familia, una especie de jauría en la que todos intentan sobrevivir. Con la dirección de Augusto Britez, la obra se presenta todos los sábados en el teatro Brilla Cordelia. Augusto nos cuenta algo más después del estreno.

¿Por qué elegiste esta obra de Gambaro en particular?

Porque los grandes autores como Griselda Gambaro permiten al espectador completar en su imaginación lo que el director y todo el equipo le propone desde el espacio escénico; porque la forma y el contenido de la obra son un desafío para mi psiquis y para mi físico. Mi responsabilidad como actor y director de la obra consiste en traducir en imágenes claras tanta desmesura literaria.

¿Cuáles son los temas de Puesta en claro que pueden movilizar más al espectador?

La soberbia hueca, despojada de toda consideración por nuestro semejante, y el resentimiento, una de las más crueles enfermedades de nuestra raza. La obra lo muestra, tiene una triste e inusitada vigencia. Gambaro da una clase magistral del uso del teatro como herramienta para repensarnos a nosotros mismos en medio de la incomunicación y el aislamiento.

¿Qué tuviste en cuenta a la hora de pensar la puesta?

El título de la obra me llevó de la mano, “poner en claro” su complejidad como partiendo del clásico: “Había una vez…”, sin pretensiones pseudoestéticas, desnudando el escenario en lugar de sobrecargarlo y dejando en él lo esencial: los actores.

¿Cómo trabajás en los ensayos? Por ejemplo, ¿sos de propiciar la improvisación?, ¿pedís opinión a los actores?

Creo cada vez con más firmeza que un buen equipo se forma con buenas individualidades; cada una de ellas debe tener la inteligencia para ejercer su oficio. En el teatro, no hay jerarquías, hay oficios distintos: directores, actores, etc… A menudo, la improvisación y la opinión de los actores hacen que los proyectos interesantes se transformen en meros lances frustrados.

¿Considerás que un buen director es ante todo un buen actor?

Creo firmemente que sí, que en teatro debe ser así. No se puede pedir a un actor que siga una ruta sin haberla transitado antes uno mismo. No creo en directores de Conservatorio, me enferman. No voy a dar nombres de estupendos actores que también son notables directores para no herir susceptibilidades.

¿Qué devoluciones recibiste de la primera función?

Las devoluciones son para mí gratificantes y estimulantes, ya sean de aceptación o de rechazo. El teatro también es una cuestión de gustos; para el gusto de algunos mi propuesta es muy fuerte y para otros, me quedo corto. Varios me dijeron: “Yo conocí o yo conozco una familia como esa”. No debo dar detalles de las devoluciones porque son algo íntimo entre el espectador y yo; podría tergiversar las opiniones y sería injusto de mi parte. Eso sí, gracias por la tuya, querido Jorge Schwanek.

Augusto Britez retratoPUESTA EN CLARO, SÁBADOS 21 H
Teatro BRILLA CORDELIA
Perón 1926
Reservas: 3972-7626
Entradas $120.-