#Oscar2016 Brooklyn

0
0

Eilis Lacey (Saoirse Ronan) es una joven irlandesa, bella e ingenua que vive con su madre y su hermana en Dublín , atento a que no siente que su futuro esté en su pueblo decide  emigrar a Norteamérica. Estamos en la década del 50 y los irlandeses siempre tuvieron un puente hacia Estados Unidos con la ayuda de la Iglesia Católico como agente facilitador.

Al principio sufre el destierro que se ve morigerado porque su estadía se realiza en una casa de inmigrantes que la cuidan y la aconsejan, consigue un trabajo en una mega tienda y en una salida conoce a Tony (Emory Cohen) un plomero de origen italiano y cuando surgen los sentimientos se permite  proyectar una vida nueva en el nuevo mundo hasta que una desgracia la obliga a volver a su tierra natal donde conoce a Jim (Domhnall Gleeson de Ex Machina) por lo que deberá elegir entre dos hombres, dos lugares, dos vidas.

Broo3

Difícil encontrar en  la pantalla grande un film que pueda retratar la ingenuidad y el candor de la juventud como en Brooklyn ese es su fuerte y también su debilidad ya que se vuelve monocorde y sin nervio como si la elección de tono le haya hecho extirpar todo el sistema nervioso al drama sentimental que narra.

Más cercana al previsible registro del drama televisivo Brooklyn no agrega nada nuevo al género. Sus virtudes están puestas en la fotografía del eximio canadiense Yves Bélanger (responsable de Dallas Bullery Club, Wild y la magistral película de Xavier Dolan Laurence Anyways ) que si bien peca de cierta obviedad recurre a potentes blancos para retratar las caras de las (puras) chicas irlandesas, amarillos papales en los vestidos de Ellis  y pasteles tibios para mostrar la vivacidad de una juventud ideal.

El elenco de es de primer nivel con una amplia preeminencia de mujeres con una Saoirse Ronan ocupando con su expresiva cara todos los primeros planos bien acompañada por los galanes de una y otra orilla y con dos leyendas como Julie Walters y Jim Broadbent en papeles secundarios.

Broo1

El guión es previsible y anodino con un abrupto cambio en la historia que la transforma en una tosca adaptación de la novela del irlandés Colm Tóibín hecho por un reconocido profesional como Nick Hornby, escritor y libretista británico, suyo son los guiones (la mayoría basados en libros propios) de la excelente Alta fidelidad (High Fidelity 2000) dirigida por el talentoso Stephen Frears, Un niño grande (About a Boy 2002) de Chris and Paul Weitz, Amor en juego (Fever Pitch 2005) de  los  excéntricos hermanos  Farrelly y Una educación (An Education 2009) de Lone Scherfig.

El irlandés John Crowley es un director teatral que ha dirigido films en forma esporádica y algún capítulo de la serie True detective que en Brooklyn muestra capacidad para dirigir actores pero no puede hacer brillar una historia  que carece de aristas dramáticas que entusiasmen, cuestión que no parece importarle a los miembros de la academia que ha nominado al film en las categorías de mejor guión adaptado, mejor director y mejor actriz.