#Oscar2016 Spotlight – Historia de una investigación

0
0

“Cuando se enciende una cámara, se apaga el autoritarismo.” Luis Clur (periodista fundador de Telam)

Spotlight es la dramatización de la investigación que un grupo de periodistas del Boston Globe (Boston – EEUU) realizaron sobre el fenomenal encubrimiento de los numerosos de casos de curas abusadores, la investigación no solo implicaba  a la arquidiócesis de Boston sino también a los más altos niveles del establishment jurídico y político del lugar, y según piensa el film, fue el comienzo de una ola de revelaciones similares en todo el mundo.

Tom McCarthy es un actor, director y guionista con basta experiencias en capítulos para series policiales de calidad reconocida como Law and Orders y The Wire que en el año 2003 hizo su debut como director de cine con la película “The Station Agent” protagonizada por Peter Dinklage, Patricia Clarkson, Bobby Cannavale, Michelle Williams y Raven Goodwin, con la que ganó numerosos premios cinematográficos, su segunda película fue “The Visitor” (2007)  estrenada en 2007 en el Festival Internacional de Cine de Toronto y con la que ganó el Independent Spirit Award al mejor director.

Spotlight  es una propuesta que apunta a una prolija exposición sobre la investigación de los hechos a un ritmo intenso que nunca decae a través de  un elenco coral de gran carrera y peso (Michael Keaton, Mark Ruffalo, Rachel McAdams, Stanley Tucci y Liev Schreiber)  pero limitados a una directiva que elige lo profesional, lo austero  por sobre la acción y el suspenso asumiéndose más cercano al registro documental que al de la ficción.

spot2

Sidney Pollack y Sidnei Lumet han sabido dramatizar la degradación ética de los principales actores de las fuerzas públicas y políticas en las décadas del 70’ y 80’ en los Estados Unidos el primero con obras como Los tres días del Cóndor y  The Firm, el segundo con obras maestras como Network y Sérpico . En esa huella se inscriben películas como El año más violento de J.C. Chandor (2014) que no se basaba en ningún hecho real (indicativo que sirve para solidificar un pacto de verosimilitud con el espectador) pero si tomaba como referencia el año 1981 el más alto registro criminal y corrupción en Nueva York de todos los tiempos.

Spotlight decide no seguir esa escuela ni ese enfoque  y tampoco centrarse en una víctima en particular (como si lo hizo Philomena de Stephen Frears con una fenomenal Judi Dench) decisión estética respetable pero que no logra emocionar y tampoco lograr la empatía necesaria para un tema de esa envergadura.

spot

Se destacan Liev  Schreiber como Martin Baron (saliendo de sus tradicionales papeles planos) que con pocas palabras compone al cerebral editor que guía a sus empleados controlando a los más excitados e impulsando a los más temerosos y Mark Ruffalo como Michael Rezendes, compulsivo y contenido como su yin yan actoral que parece no tener otro lugar en el mundo que la sala de redacción,  único al que se les escapa una cuota de rabia al ver a víctimas de los abusos.

El cine mainstream norteamericano siempre ha sabido construir héroes de todo tipo, los periodistas son parte de esa legión a las cuales se les rinde culto ocasionalmente hoy más como nostalgia que con algún valor de presente ya que el periodismo se ha modificado dramáticamente desde la concentración de los medios masivos y desde la aparición y expansión de la red digital con alcance planetario. Esto no quiere decir que hoy los periodistas no arriesguen su vida por mostrar los que el poder de turno oculta sino que hoy el periodismo “asalariado” y los medios a los que pertenecen participan de ese mundo de la empresa multimedia donde la libertad de prensa está subordinada fuertemente por las necesidades de la “Empresa”. Hoy, más que nunca, son los medios concentrados los que construyen eso que llamamos  “realidad” y por lo tanto  la “verdad” es un producto a traficar en las cabezas de los espectadores ingenuos.

El film habla de un periodismo que ya no existe y que  fue relegando paulatinamente su función moral  y específica,  ya que al mercantilizarse se transformó en lo que es en la actualidad: un factor de presión al servicio de los intereses de las empresas periodísticas y también de otros intereses comerciales y políticos.

Si podemos realizar un paralelismo en nuestros pagos,  por esos años,  más precisamente el 23 de octubre de 2002, el programa del canal 13  “Telenoche Investiga” revelaba  en un informe titulado “Con los chicos, no” las denuncias contra el sacerdote Julio César Grassi por abuso sexual a jóvenes internados en la Fundación Felices los Niños. Telenoche investiga con su prestigioso editor Luis Clur. El sacerdote interpuso varios recursos para evitar ir a la cárcel, hasta que en septiembre de 2014 la Suprema Corte bonaerense ratificó el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Morón, por lo que Grassi purga condena en el penal de Campana.

Telenoche Investiga además del caso Grassi abordó con la dirección de Luis Clur y la coordinación de Mirian Lewin casos como los aviones de la muerte, el enriquecimiento ilícito de Maria Julia Alsogaray,  el incendio intencional de Fabricaciones Militares en Rio Cuarto,  la venta ilegal de armas a Croacia, etc.

Con solo observar en que  se transformó “Telenoche (no)Investiga” hoy, podremos constatar los cambios profundos en la profesión rentada del periodismo.

Pero consideramos que ha surgido por fuera de  los medios tradicionales otro periodismo como indica Marcelo R. Pereyra en el Blog contracultural: “El periodismo alternativo, comunitario, puesto al servicio del cambio social, preocupado por la construcción de nuevas agendas, que son las de los sectores materialmente más perjudicados, y las de los colectivos sociales desmigajados de la realidad creada por el Nuevo Orden neoliberal  (ambientalistas, derechos humanos, jóvenes, mujeres, pueblos originarios, inmigrantes). Colectivos que reclaman a un tiempo por una mejor calidad de vida en general, y por sus reivindicaciones propias. Y como están  subrrepresentados en los medios comerciales, el periodismo alternativo y comunitario les ha otorgado visibilidad. Este otro periodismo le ha sustraído al periodismo comercial su calidad de informador exclusivo y le ha dado voz a los que no la tienen. Y cotidianamente se esfuerza por alterar los sentidos naturalizados en procura de crear conciencia crítica”

Para conocer la historia real de la investigación ir a http://ccnmtl.columbia.edu/projects/caseconsortium/casestudies/115/casestudy/www/layout/case_id_115_id_816.html

spot poster