Los Enanos

0
0

Seis leñadores comparten una cabaña en el medio del bosque. Tienen un estilo de vida regido por la inercia, por la monotonía. Se relacionan entre sí con las asperezas que proponen la convivencia y los afectos que se regalan a su manera. Viven en una especie de alienación sin que nada modifique la rutina que llevan. Hasta que, de repente, se encuentran con una mujer que resignificará sus vidas, y ella también encontrará el cobijo que parece no tener en el lugar del que ha escapado.

Con actuaciones muy medidas, muy al tono, muy de equipo –aquí hay que destacar la intervención de Deus y Dinardo–, y más allá de que tres o cuatro de los personajes pudieran destacar por el papel que representan, Los Enanos se erige como una obra necesaria y cálida. “Me gusta cuando el teatro te hace pensar en la vida y que lo haga desde un mundo fantasioso y lúdico como puede ser la casa de los enanos”, expresa Deus sobre esta comedia tan cercana, que replantea posibilidades de cambio para quien se anime a la transformación.

El autor apuesta, con un guion medido y una dirección precisa, una nueva mirada del cuento de los hermanos Grimm. Tiene su trayectoria marcada por el compromiso social –estudió cine durante dos años en San Antonio de los Baños, Cuba– y sus proyectos han logrado exhibirse en festivales de la talla de Sapporo, Biarritz, Los Ángeles Latino Film Festival, Clemont Ferrand, Mar del Plata, entre otros. Esta es su ópera prima como dramaturgo y director teatral. Sin embargo, sus luces ya se habían signado con el atrapante corto Amor crudo (coridigido con Juan Chappa). Más allá de sus realizaciones en distintas publicidades y videos musicales (filmó “Arruinarse” de Tan Biónica y “Que hable de vos” de Bersuit Vergarabat), Deus debuta con esta peculiar historia de siete personajes que se comunican a través de la incomunicaciónn, que se contactan sin contactarse.

Los Enanos se va construyendo con mucho cuidado. La incomodidad es un desafío para vencer, es la que vivencian los personajes ante la llegada de Estefie (a quien los convivientes llaman Blanca) y la que se va descomprimiendo en el receptor. El grado de alienación de estos seis hombres se abre paso a una realidad tan tangible que por instantes resulta abrumadora. La tensión desborda la escena, penetra, y la historia tan clásica, tan popular, tan infantilmente cercana, dispara tantas respuestas, tantos caminos a encarar, que se evaporan cuando un sonido de celular –tan metido en Blanca/Estefie, como seguro en cada celuadicto espectador al finalizar la puesta–, la despierta otra vez al mundo abrumador del que parecía querer escapar.

“Yo prefiero hablar de cosas imposibles porque de lo posible se sabe demasiado”, define Deus, citando a Silvio Rodríguez, una frase que elegiría como epitafio. En Los Enanos lo imposible comienza a hacer ruidos.

Ficha técnica

Los Enanos de Martín Deus
Con Guido Gastaldi, Felipe Villanueva, Bruno Giganti, Matías Dinardo, Julián Infantino, Javier De Pietro y Eliana Murgia
Escenografía e iluminación: Pablo Calmet
Asistente de dirección: Victorio Pololla
Codirección: Matías Dinardo y Martín Deus

Segunda temporada en El Método Kairós Teatro
Sábados de marzo a las 21 h, El Salvador 4530, Palermo.