Joan Fontaine, de aquí a la eternidad

0
89

A los tres años, le hicieron un test  para calcular su coeficiente intelectual y el resultado final fue de los mas altos (160).  En su adolescencia tomò clases de ballet, teatro y arte oriental en Tokio.

Sabìa pilotear aviones, ganó una carrera de globos en Rotterdam, era una experta amazona, pescadora, golfista, jardinera, tejedora de crochet,  pintora, chef Cordon Bleu y decoradora de interiores  matriculada.

Tambièn era actriz, nominada tres veces al Oscar y ganando uno (la única actriz que ganó en esa categoría  en una película dirigida por Alfred Hitchcock ) ; trabajò con los mejores directores y tuvo como galanes a los mejores en las décadas de los 40 y 50, desde Cary  Grant y Charles Boyer hasta Joseph Cotten; dueña del  carisma  y personalidad de las autènticas estrellas, tanto en cine como en teatro, dio interpretaciones memorables. Dueña de una belleza etérea e inquietante a la vez,  que sabìa utilizar para interpretar ya fuera una frágil heroína  o una fría envenenadora ; aunque , según ella “ perdí muchos papeles por no ser suficientemente hermosa ” ( me reservo la opinión). Tambièn una hermana muy famosa y competitiva, con la que no se hablaron durante mas de veinte años: Olivia de Havilland.  Todo eso entre otras cosas , era Joan de Beauvoir de Havilland, conocida por el mundo como JOAN FONTAINE.

“ Me casé primero, gané el Oscar primero, y si me muero primero, a Olivia le va a dar un ataque porque también le gané!!”

Joan naciò en Tokio el 22 de octubre de 1917, poco mas de un año después de su hermana Olivia ; hija de padres británicos, Walter y Lilian. Por parte de su padre, que enseñaba en la Universidad Imperial de Tokio, estaban emparentados con la nobleza inglesa, y un primo, Sir Geoffrey, fundò una famosa compañía aérea.

La salud de ambas niñas era muy frágil, sobre todo la de Joan. Mèdicos  especialistas sugirieron un clima màs seco para que mejoraran la salud, por lo que en principio se mudaron a San Francisco, y luego a Saratoga, con ideas de mudarse mas adelante a Italia. Pero las constantes infidelidades de Walter hicieron que de común acuerdo decidieran divorciarse. Walter volvió a Tokio a continuar trabajando, y Lilian llevò a sus hijas a vivir a California. Al contrario de lo esperado, el clima del lugar en lugar de mejorar la salud de las niñas en principio la empeoró. Olivia sin embargo, salió adelante, no así Joan, que por su constante estado delicado no podía realizar demasiada actividad, de ahí su naturaleza proclive a la lectura y al arte.  Una pariente comentaba que a la pequeña le gustaba ir a leer a un cementerio cercano a su casa, y que su aspecto era tan lamentable que parecía  “parte del paisaje”

Al poco tiempo de formalizar su divorcio, Lilian se casò con George M. Fontaine, gerente de una gran tienda, en 1925. Tambièn decidió que una o ambas de sus hijas debía tener el talento suficiente para alcanzar éxito en la carrera teatral que ella había abandonado para casarse la primera vez, por lo que desde pequeñas, y a medida que Joan finalmente  mejoraba, las hermanas  tomaban clases de elocución y dicción  dictadas por su madre, que también les hacìa recitar Shakespeare (“dabamos asco” recordaba Joan). Ademas, recibieron una buena educación acadèmica;  a los dieciséis años, y ante la negativa de su padrastro de dejarla formar parte en el grupo de teatro de su escuela, Olivia se fue a vivir a casa de una amiga; para no ser menos, Joan hizo lo mismo. Mientras tanto, desde Japòn, Walter se comprometió a financiar la carrera que Olivia eligiera, e invitò a Joan, a pasar un tiempo en Tokio junto a èl y su nueva esposa (quien había sido ama de llaves de la familia). Aparte de recuperarse totalmente y convertirse en una belleza, Joan se encargò de recuperar tiempo perdido, tomando cursos de arte oriental, ballet y teatro.  A comienzos de 1934 regresò a California, y empezó a buscar trabajo como actriz consiguiendo trabajo primero en teatro y luego en cine, una única escena en una película de Joan Crawford,  NO MORE LADIES, adoptando como nombre profesional de Joan Burfield. Su escena fue dirigida por George Cukor, que por unos días reemplazò al director original, y que unos años màs tarde la volverìa a convocar para una de las mejores películas de 1939. Por casi dos años su carrera artística estuvo inactiva, mientras que la de su hermana Olivia ascendía como un cometa.  Ademàs de cambiar su apellido profesional por el de Fontaine, “por acuerdo familiar” se decidió que no usarìa su parentesco con Olivia ni el apelllido familiar para avanzar en su carrera, ni buscar trabajo en Warner Bros, “el estudio de mi hermana”.

Joan consiguió un contrato de dos años con RKO, debutando en QUALITY  STREET, con Katharine Hepburn. Aunque solo tenìa dos escenas y unas pocas líneas de diálogo, el director George Stevens le dedicò un excelente primer plano, y la misma Hepburn hablò con el encargado de producir las películas de clase B en el estudio para que “le diera una oportunidad y aprendiera el  oficio “.  El estudio,  tenìa mucha fe en ella aun cuando las películas que le asignaban no le daban  mucha oportunidad , finalmente decidieron darle el espaldarazo final, que se les volvió en contra, y según Joan, “ paralizò mi carrera durante tres años por lo menos”.  Fred Astaire había decidido que para su película A DAMSEL IN DISTRESS tuviera una partenaire que NO fuera Ginger Rogers. Como la protagonista es una joven de la nobleza británica, pensaron primero en la gran y talentosa estrella del musical británico, Jessie Matthews; lamentablemente no se llegó a ningún acuerdo, luego pensaron en Ruby Keeler, pero Astaire vetò la idea ( GRACIAS FRED)  . El estudio entonces razonò que teniendo en su staff a una joven actriz bella, con muy buen porte, encima de orìgen britànico y como “Miss Fontaine habìa tomado clases de ballet”, era la mejor opciòn. Para mayor seguridad en lo referente a la taquilla , junto a ellos actuaron el gran dùo còmico de George Burns y Gracie Allen, que realizaron la mayorìa de los numeros de baile junto a Astaire; Joan apenas dio unos giros y algun que otro pasito de la mano de Astaire, y no està mal (tampoco se le exige demasiado), pero la cuestiòn es que Astaire, su coreògrafo y el estudio se encargaron tanto de “cuidar” a Miss Fontaine para que no se notara que no era una bailarina profesional, que todo lo coreogràfico que ella hacìa parecìa forzado. Aunque la pelìcula es de las mejores de Astaire, fue un fracaso financiero: lo màs còmodo fue echarle la culpa a Fontaine (y de ahí en mas no ocuparse mas de ella ni tratar de hacer avanzar su carrera ); la realidad era otra: el pùblico querìa ver a Astaire CON GINGER!!!

RKO se desentendió de ella a tal punto que cuando George Stevens, la sugirió para el único papel femenino de importancia (aunque muy periférico) en GUNGA DIN , uno de los ejecutivos se opuso, dado que no le encontraba talento o belleza alguna para que estuviera en una película de semejante categoría.

El contrato con RKO terminó en 1938, y fue George Cukor quien vino a su rescate. En principio la citó para probarla como una posible Melanie en LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, pero Joan , como casi todas las actrices de Hollywood ( con excepción de su hermana y de Loretta Young) quería ser Scarlett, por lo tanto ni siquiera hizo la prueba. Si bien desde el principio tanto Cukor como Selznick querían a Olivia para el papel, durante toda su vida Joan contó que fue ella quien sugirió a Cukor que a su hermana probablemente le interesara ese rol  El rodaje comenzó en 1939, como bien sabemos con Olivia como Melanie y Vivien como Scarlett; al poco tiempo, Selznick despidió a Cukor , que fue contratado por MGM , asignándosele MUJERES ( The Women ) basado en una obra de gran éxito, que iba a ser dirigida originalmente por Ernst Lubitsch, que en su lugar dirigió a Garbo en la gran comedia NINOTCHKA. En MUJERES Joan se encontró con unas cuántas posibles “ex – Scarletts”, la mas prominente Paulette Goddard, además de las dos protagonistas que en algún momento habían sido mencionadas para el papel: Norma Shearer y Joan Crawford. MUJERES es una excelente comedia que sigue entreteniendo (y mucho) aún hoy; exceptuando a Mary ( Shearer) la otra única mujer en el elenco de 135 ( no aparece ningún hombre en toda la película) con sentimientos nobles es Peggy, que Cukor asignó a Joan . Ayudada por el tratamiento “ glamoroso” de MGM, la dirección de Cukor  y lo bien escrita de una escena en particular, Joan (” a los 21 años para Hollywood ya estaba acabada”) recibió excelentes críticas  …  pero ninguna propuesta laboral por el momento.

Mientras tanto, Selznick, una vez terminado en julio el rodaje de LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, pasó a su próximo proyecto, basado también en un best seller, en este caso de la autora inglesa Daphne du Maurier : REBECCA. Como director, asignó al recién contratado Alfred Hitchcock, y como protagonista masculino, a Laurence Olivier, además de notables actores para los roles secundarios, entre los que se destaca la gran Judith Anderson como la siniestra ama de llaves. Al igual que en su proyecto anterior Selznick se encontraba sin decidir quien  era la mejor opción para encarnar a la protagonista. En principio pensó en Nova Pilbeam, que había sido dirigida por Hitchcock en dos de sus mejores pelíc ulas, pero al director le pareció mejor que se eligiera una actriz norteamericana;  Laurence Olivier quería que su entonces amante Vivien Leigh fuera la elegida aunque todos menos ella y Olivier se daban cuenta que aún  siendo una gran actriz era totalmente inadecuada para ese rol. Se hicieron tests de Margaret Sullavan, Loretta Young, una muy joven Anne Baxter, y de Joan .

Mientras tanto, Joan , que en esa época se sentía atraída por los hombres mayores, y había mantenido tiempo antes un romance con el actor Conrad Nagel, preparaba su boda con el actor británico Brian Aherne.  Dadas sus experiencias amorosas anteriores con, entre otras, Marlene Dietrich,  una de las razones que mas estimulaba a Aherne a  casarse con Joan era el hecho de que , en el momento en que comenzó su relación, Joan, recién despedida de la RKO, prácticamente había dado su carrera como terminada. Sin embargo, la noche antes de la boda la llamó y le dijo que se había arrepentido y que lo mejor sería que no se casaran. La siempre pragmática Joan le dijo “las invitaciones ya están enviadas, la ropa y el catering pagados. Si querés podés divorciarte de mi dentro de seis meses pero mas vale que estés mañana en la  iglesia a la hora estipulada”. Aher ne así lo hizo; el matrimonio duró seis años, al principio muy  tranquilo dado que Joan se ocupaba sólo de ser una buena ama de casa. Pero en plena luna de miel recibió un llamado de su agente  para avisarle que tenía el protagónico de REBECCA.  Según la versión de Aherne, Joan cortó la luna de miel inmediatamente y la pareja volvió a Hollywood. Según Joan, tuvo que ser convencida por su agente pues   “Había hecho varios tests. SIETE. Es como que te hagan el mismo regalo siete veces; cuando abrís el paquete la última vez, ya no te interesa más”. Sea cual sea la verdad, Joan se incorporó al plantel de REBECCA, que le tenía tanta o más hostilidad que los personajes de la  novela. En esa época era todavía muy insegura y sensible a las reacciones de los otros: la famosa Gladys Cooper se refería a ella como  “esa aprendiz de actriz”, Judith Anderson mantenía su reserva (“se mantenía en personaje dentro y fuera del set”). En cuanto a Olivier, que hasta bien avanzada la filmación quería que Vivien  obtuviera el rol no se molestaba en ocultarle su desprecio, lo cual, para variar, fue aprovechado por Hitch. “ Te das cuenta que Olivier no te quiere,verdad? Bueno, en realidad TODO EL ELENCO Y LOS TECNICOS TE ODIAN”…. eso hizo que Joan estuviera en estado de pánico constante, que muchas de sus escenas tuvieran que filmarse innumerables veces  y que el mismo Selznick, aunque no pudiera  editar la película , sí agregara alguna que otra escena y cortara algún que otro plano para beneficiar   a Fontaine……  y Hitch se salió con la suya .. Joan aparece tan asustada y vulnerable como la heroína de la novela. Cuando REBECCA se estrenó,  fue uno de los mayores éxitos del año, y su protagonista, nominada al Oscar, aunque no lo ganó.

Obviamente que para filmar REBECCA, Fontaine tuvo que firmar contrato por siete años, comenzando con un sueldo de u$ 1000 por semana; debido a su obsesión porque cada película superara a su producción anterior, Selznick  no podía tener a todo su staff ocupado por lo que solía hacer transacciones con otros estudios, como en el caso de la siguiente película de Fontaine: Selznick vendió a RKO un paquete que incluía a la actriz y al director,  Alfred Hitchcock. Obviamente, ambos seguían cobrando el mismo sueldo, mientras que Selznick cobraba a RKO por sus servicios cuatro veces mas. Esto fue motivo de peleas durante los siete años de contrato entre Joan y Selznick, sobre todo cuándo era obligada a estar en algún proyecto que consideraba inferior, y ni siquiera veía algún incentivo económico tales como AMANDONOS TRIUNFAREMOS (1942) con Tyrone Power, y  EL PIRATA Y LA DAMA  (1944) , una superproducción en Technicolor de la Paramount en el que la actriz le hizo la vida imposible al director, Mitchell Leisen, que a pesar de todo la vistió  y fotografió magníficamente: nunca se la vio más bella en la pantalla.

Para Hitchcock en cambio, fue una liberación dado que al no estar supervisado por Selznick podía trabajar con total libertad. En SUSPICION (L a Sospecha) se encontró con un problema mayúsculo: la imagen del coprotagonista de Joan: Cary Grant.  Basado en una novela policial con un final “bien Hitchcock” en el que el asesino luego de envenenar a su esposa  envía por correo una carta que esta le había encargado, sin saber que en ella están las pruebas del crimen. Durante mucho tiempo el director dijo que tenía planeada filmar así la película pero que estudio, dado la imagen de Grant, no lo podía hacer aparecer como  villano. Sin embargo toda la documentación existente muestra que la película fue filmada tal como la vemos, desde el principio. Años más tarde Hitchcock se “ deschavó” en un reportaje al comentar que en la película que lo hizo famoso, THE LODGER , tuvo el mismo problema con el protagonista, Ivor Novello, pues era un galán adorado por las mujeres que no lo aceptarían como un villano y menos como un asesino.

Viendo las dos películas cronológicamente, si bien en ambas Joan es la heroína en real o imaginado peligro, parece que estuviéramos viendo dos actrices diferentes. Aparentemente el triunfo de REBECCA  le dio la seguridad que necesitaba para sentir que podía dar mucho más como actriz , y eso es evidente en LA SOSPEC HA por la que ganó el Oscar en 1941 (entre sus contrincantes al premio estaba su propia hermana). Lamentablemente, esa misma seguridad hizo que tomara actitudes de diva caprichosa, en muchos casos sin necesidad. Luego de la película con Power, filmó junto a Charles Boyer y Alexis Smith LA NINFA CONSTANTE,  dirigida por Edmund Goulding. Según  ella cuenta, venía de viaje junto a su esposo vestida de overalls, sin maquillar y con trenzas. Entraron a un café a tomar algo y se encontraron  con Goulding que tenía que comenzar a rodar la película al dia siguiente y   ….no tenía protagonista: “Brian, tiene que tener cartel, fama, suficiente convocatoria, ser delgaducha y demacrada y poder representar a una adolescente. Conoces a alguien que me sirva?  ”  “ Y yo? ”  dijo Joan. “Y ud quien es ? “ preguntó el atribulado Goulding” “ Joan Fontaine! ”Goulding la miró de arriba a abajo y dijo “Maravilloso. Empezamos mañana”. Junto con el de  CARTA DE UNA ENAMORADA (1948) que la misma Fontaine produjo, dirigida por el gran Max Ophuls, el personaje de Tessa en LA NINFA CONSTANTE era su rol predilecto. Fue nominada al Oscar otra vez  pero perdió, esta vez, ante Jennifer Jones, que pronto se convertiría en la segunda Sra. Selznick. Comparando la forma de actuar de Charles Boyer con la de Cary Grant, en una entrevista la actriz señaló que ambos eran muy amables, talentosos y profesionales, pero que Grant se ocupaba más de su propia interpretación que de la pelìcula en sì, mientras que Boyer era todo lo contrario, se ocupaba mas de la interpretación de los demàs actores, antes que de la suya.

“ A comienzos de los años 40, querían que mi hermana y yo hiciéramos una película juntas: por suerte nunca se llegó a un acuerdo: el resultado hubiera sido mas explosivo que la bomba en Hiroshima”.

Otra película muy interesante que filmó en 1944 fue ALMA REBELDE, ( JANE EYRE)  basada en la novela de Charlotte Bronte.  En este caso Selznick  “vendió” a Fox un “paquete” que incluía a Fontaine, Orson Welles, el director Robert Stevenson y el libreto escrito entre otros por Aldous Huxley. Inicialmente, Welles iba a ser productor ejecutivo, lo que hizo que por muchos años, dado que la película está tan bien dirigida, se especulara que no fue Stevenson, un director británico que Selznick contrató al mismo tiempo que a Hitchcock, pero a quien mantuvo inactivo durante bastante tiempo, sino el propio Welles. Pero la información disponible, muestra que, una vez comenzada la película, se desempeñó solamente como actor , y bastante difícil : según Fontaine, Welles fue uno de los dos únicos actores con quien trabajó a los que les costaba comenzar o terminar las escenas,  el otro caso era Jennifer Jones.

Hasta la filmación de ABISMOS (Ivy, 1947) en la que una maravillosa Fontaine no tiene problema en mandar a la horca a su amante haciéndolo quedar como el envenenador de su marido, para a su vez poder casarse con un noble muy rico, siguió bajo contrato con Selznick, trabajando en el interín además de las películas que mencioné tanto en comedias como en dramas o  thrillers de diversa calidad, pero todas de clase A acompañada siempre por primeras figuras.

Pero dado a que además de su trabajo como actriz,  tenía otros intereses que enumeré al comienzo de la nota, sumado al hecho de una vez cumplidos los 35 años los productores ya comenzaban a buscar actrices mas jóvenes para sus proyectos, y el hecho de que a ella no le interesara aparecer como una chica de 30 años teniendo 40 hizo que sus apariciones en cine se espaciaran, y que apareciera más seguido en teatro y televisión. Debido a que  estaba en plena batalla legal por la custodia legal de su única hija, fruto de su matrimonio con el productor William Dozier, no pudo aceptar el rol de Karen en DE AQUÍ A LA ETERNIDAD, que tan bien hizo la segunda opción, Deborah Kerr.  En 1950 había realizado la interesante BORN TO BE BAD, dirigida por Nicholas Ray, junto a Mel Ferrer y al gran Robert Ryan. Dos años mas tarde, en EL BIGAMO, trabajó y fue dirigida por su amiga Ida Lupino. La película fue producida por el ex marido de Ida, Collier Young con quien Fontaine se casaría poco tiempo después.

En 1957 estuvo ligada a un escándalo no personal sino profesional, al protagonizar ISLAND IN THE SUN en la que el personaje de la rubia Joan mantenía un romance nada menos que con Harry Belafonte!!! La película fue producida por Fox con la idea de explotar el romance interracial, cosa inimaginable en el cine de la época, pero la sociedad estadounidense reaccionó tan violentamente, que la mayoría de las escenas de amor de la pareja  (besos incluìdos) fueron cortados. Joan incluso recibió amenazas de muerte del Ku Klux Klan.  Un año antes había trabajado en MAS ALLA DE LA DUDA dirigida por el gran Fritz Lang, con  quien no tuvo problemas, y luego de ISLAND IN THE SUN, filmó UNTIL THEY SAIL junto a Jean Simmons y Paul Newman,  dirigida por Robert Wise, a quien encontró  “difícil” dado que tenía “un modo de trabajar muy rígido, no aceptaba sugerencias ni que se cambiara una sola línea del guion”.

A partir de los años 60 sus apariciones se hicieron cada vez mas esporádicas, dedicándose más a sus hobbies  a la TV y al teatro, sus roles preferidos fueron en TE Y SIMPATIA y una producción (en Austria) de EL LEON EN INVIERNO.  El personaje de Eleonor de Aquitania, que Hepburn habìa interpretado en la pantalla,  le dio tanta satisfacción que decidió no hacer mas teatro (“ decidí dejar las tablas; sentía que no iba a encontrar algo que lo supere… fue lo mejor que hice”).

En 1979 publicó su autobiografía, NO BED OF ROSES (Ningún lecho de rosas) que no lo fue sobre todo para su hermana Olivia, dado que Joan cuenta la tormentosa relación que ambas habían negado hasta  el momento. Hasta el dia de hoy, Olivia sigue negando que la enemistad entre ambas existiera.

En 2013 a los 96 años, Joan falleció de “causas naturales “.