Isaac Asimov, pura ciencia ficción

0
32

Isaac Asimov (1920-1992) fue un escritor norteamericano de ciencia ficción. Publicó más de quinientos títulos y fue un gran divulgador de la ciencia. Sus obras han gozado de gran popularidad por el equilibro que consigue entre el estilo, la imaginación literaria y el mundo tecnológico y científico.

En 1939 empezó a publicar cuentos de ciencia ficción en las revistas especializadas, imponiéndose en pocos años como el principal representante de la rama “tecnológica” de este género, en la que la visión del mundo futuro y de nuevas formas de organización social se basa siempre en premisas de carácter científico (aunque más o menos futuristas) y los avances tecnológicos correspondientes.

En sus relatos de robots, recogidos en Yo, Robot (1950) y El segundo libro de robots (1964), Asimov fijó las tres leyes de la robótica, que ponen al robot al servicio total del hombre y, aunque algunas veces parecen violarlas, se acaba descubriendo que esto sucede por un interés superior de la Humanidad. Pero mientras los robots evolucionan hacia un modelo androide de inteligencia y lucidez moral superiores a las de los hombres, estos, movidos por sus impulsos egoístas, incuban una profunda hostilidad hacia ellos.

Entre 1942 y 1949, Asimov publica en Astounding Science Fiction los relatos que después constituirán su Trilogía de las Fundaciones, compuesta por Fundación (1951), Fundación e Imperio (1952) y La segunda Fundación (1953). Este desigual pero poderoso corpus de historias se centra en la decadencia de un enorme imperio galáctico de origen terrestre y sobre el intento del psicólogo Hari Seldon para limitar a solo mil años el período de barbarie que ya ha comenzado, objetivo que se propone gracias a las dos fundaciones de científicos y psicólogos que él ha creado para este fin y a la “psicohistoria”, nueva ciencia para predecir los comportamientos futuros de las masas.

Entre sus novelas de los años cincuenta, se destacan Abismos de acero (1953) y El sol desnudo (1957), en donde Asimov asocia con éxito la ciencia ficción con la investigación policíaca, creando el personaje del detective Elijah Baley, auxiliado en su trabajo por un robot.

En 1955 escribe El fin de la eternidad que trata sobre una sociedad capaz de viajar a través del tiempo, considerada una de las más importantes de Asimov, y un clásico del género.

En 1983 publicó una continuación de la Trilogía, Los límites de la Fundación, novela bastante prolija, llena de intrigas por el poder e interrogantes que resolver.

Veinte cuentos de Isaac Asimov

http://lecturasindispensables.blogspot.com.ar/2013/09/cuentos-isaac-asimov.html