Steve Jobs

0
60

Más que una biografía, una original aproximación a un personaje controvertido.

Walter Isaacson es un escritor especializado en biografías de personajes famosos. Además de su excelente “Einstein”, ha escrito más recientemente una muy exhaustiva sobre Steve Jobs, fallecido en 2011. Por su conocimiento, es una suerte que haya sido coguionista de Aaron Sorkin (“Red social”) en la nueva película de Danny Boyle, su undécimo luego de realizaciones tan célebres como “Trainspotting”, “Exterminio” y “Slumdog Millionaire”.

“Steve Jobs” es interpretado por el actor alemán Michael Fassbender (“12 Años de esclavitud”, “Macbeth”) y seguramente se hará acreedor a una nominación al Oscar, luego de haber recibido recientemente una a los Globos de Oro.

El film de Boyle no es en verdad un relato bibliográfico cronológico, ya que se limita a presentarlo en tres momentos importantes, coincidente con eventos de presentación de nuevos productos, de la vida del famoso fundador y luego CEO de Apple

El primero de los momentos transcurre en enero de 1984 y en la película es precedido, a modo de prólogo, por un antiguo video en blanco y negro donde se lo ve al escritor y científico Arthur C. Clarke (autor de libros como “El fin de la infancia”, “2001, Odisea del espacio” y sus secuelas) anticipando premonitoriamente hacia 1960 que algún día cada ser humano dispondrá de una computadora (consola, afirma) en su casa.

En 1984 se lo ve a Jobs resistirse a reconocer a su presunta hija Lisa, entonces de cuatro años, manteniendo una tensa relación con su ex pareja Chrisann (Katherine Waterston). Fue además el año del lanzamiento de la Macintosh, lo que se muestra en imágenes, cuando aún John Sculley (Jeff Daniels, en buena interpretación) era el CEO de Apple. Ese año la relación con Steve Wozniak (Seth Rogen) se complicó al no reconocerle Jobs ningún mérito a la Apple II, pese a que fue el producto que mantuvo a flote a Apple. En algunos flashbacks se los ve a Woz (como él lo llamaba) y a él juntos en el modesto garaje donde nació todo.

Más interesante resulta la segunda época del film (1988) cuando Sculley ya había lo había despedido y él creó una nueva empresa y computadora (NEXT), que fue un completo fracaso. Lisa ya tiene ocho años y habrá un momento muy conmovedor cuando ella se apriete al padre y le pida que la deje vivir con él, lo que no logrará. Hay también una posible “justificación” del comportamiento como mi padre ausente, relacionado con su propia traumática experiencia al ser abandonado de pequeño por sus propios progenitores.

La tercera y última parte transcurre hacia fines del siglo pasado, cuando ya Lisa es una adulta y en algún momento lo acusa de ser un cobarde.

Hay al menos otros dos personajes gravitantes en la historia y presumiblemente en la vida real de creador de la Mac. Uno es su permanente jefa de marketing Joanna Hoffman, otra estupenda y casi segura candidata al Oscar (ya lo es a los Globos de Oro) para Kate Winslet, quien en algún momento le hará una importante (aunque previsible) revelación.

El otro es el técnico Andy Hertzfeld (Michael Stuhlbarg), que al igual que Wozniak e incluso el propio Sculley debieron sufrir reiteradamente el maltrato del controvertido personaje que el film dibuja. Lo rodean, como afirma en algún momento en tono de humo el propio Jobs, demasiados “Andy”s en su vida.

Film desparejo, que empieza con cierta morosidad y luego levanta vuelo merced a buenas interpretaciones, seguramente varias nominadas al Oscar (película, director, guión, actor principal, actriz de reparto