La ENERC tiene “La” Biblioteca de cine

Una Babel moderna al alcance de la mano y en permanente renovación

1
47

La Biblioteca de la ENERC en la Ciudad de Buenos Aires, es todo un festival para aquella persona o institución que desee o necesite conocer algún dato sobre el cine.

En sus archivos, se pueden consultar revistas, libros y publicaciones de prácticamente todos los temas del cinematógrafo mundial. Esa acumulación de patrimonio tendría valor cero si el material fuera retaceado, ocultado, o descuidado. Nada de eso ocurre, ya que el personal de la Biblioteca, comandado entusiasta, erudito e infatigable Adrián Muoyo, tiene como uno de sus orgullos el buen trato y solución de problemas -que sabemos llegan a ser existenciales- planteados por un público consultante y variado que incluye desde estudiantes que recién están conociendo la historia del cine a expertos internacionales o investigadores de décadas acumuladas buceando archivos.

Se trata de uno de esos lugares a conservar y cuidar. A lo largo de los años, ha habido periodos de todo tipo. En este momento en particular, hay varias noticias alentadoras y positivas. Una, es la adquisición de muebles para guardar esos archivos valiosos. Construidos en la Argentina, se trata de armarios y estanterías diseñados especialmente para la función que ya están cumpliendo, combinando la preservación adecuada y protegida de factores como la luz o la humedad y la posibilidad de acceso rápido y ordenado.  Accionados con un comando manual, se deslizan sobre vías para ubicar carpetas, anuarios, afiches, que ya están siendo trasladados pacientemente, en muchos casos, liberando colecciones enteras de publicaciones que hasta hoy no podían ser consultadas por no disponer de un lugar donde estibarlas adecuadamente. Para hacerse una idea de una parte, hay más de seis mil folios en carpetas para ubicar.

Adrian Muoyo dirige la Biblioteca de la ENERC, aquí los nuevos archivos.
Adrian Muoyo dirige la Biblioteca de la ENERC, aquí los nuevos archivos.

En una época en que se liberan archivos, es una buena noticia, poder ampliar la capacidad de material a ofrecer al investigador. Parte de este criterio generoso, es otra acción que incluye a lo digital y que representa una herramienta poderosa fue la presentación de Biblioci, la plataforma que reúne y sistematiza los contenidos de las Bibliotecas iberoamericanas de cine, posibilitando la consulta rápida a los fondos de una decena de instituciones. Imaginen la facillidad que eso representa, acortando pasos en los trabajos de investigación, que como ya sabemos llegan a durar largos años.

También, durante el año que termina, se implementó el Primer Concurso Nacional y Federal de estudios sobre cine argentino Biblioteca ENERC/INCAA, alentando la producción y publicación de libros sobre el tema, y ya está en marcha la convocatoria para la segundad edición. Es gratificante comprobar, cómo en momentos en que la producción cinematográfica argentina ha crecido como actividad artística e industrial, también crecen los espacios destinados a la reflexión, la investigación, la preservación y el descubrimiento. Darse una vuelta por esta Biblioteca, forma parte del placer de comprobarlo.

 

Raúl Manrupe.

  • Adrián Muoyo

    Gracias, Raúl. Hermosa nota.