Niceto y Uriarte con una instalación de Julia Pazos

0
45

La plaza ubicada en Niceto Vega entre Uriarte y Godoy Cruz, de la ciudad de Buenos Aires, presenta una particular intervención. En el año del centenario del genocidio del estado turco sobre este pueblo, la artista Julia Pazos Matiosian desarrolla una serie de murales a partir de fotos propias y ajenas, relacionadas con el registro familiar de esa comunidad, de la que la artista forma parte por vía materna.

IMG_0788

Los murales están en cinco espacios de 200 x 200 cm y 380 x 380 cm, ubicados en los laterales de la plaza y en el fondo de la misma.
IMG_0768

Sobre sus fotos, Pazos imprimió sus propias huellas digitales realizadas en stencil, transcribiendo la frase: ”No perdamos nada del pasado, sólo con el pasado se forma el porvenir” en castellano y armenio, intercalando fotos.

IMG_0764

Es interesante esta relación autobiográfica de la artista, porque el gesto privado, mínimo y familiar se convierte en arte público, en un espacio que de por sí también es familiar como es una plaza, transformando un lugar barrial de esparcimiento comunitario en un pequeño espacio de reflexión, de lo micro a lo macro histórico, de lo cotidiano a los hechos fácticos más terribles del siglo XX. En este sentido, siempre interpela una práctica artística como esta, en un momento donde los movimientos migrantes nos son tan sensibles, donde pareciera que sigue siendo tema nuestro volver una y otra vez sobre nuestra memoria.

Julia también pintó la flor No me olvides, la que fuera utilizada como símbolo de la conmemoración del genocidio armenio a nivel internacional.

 

IMG_0770

Dice la propia artista. “Mi madre es hija de armenios arribados a la Argentina huyendo de las matanzas llevadas a cabo por los turcos en tierra armenia. La vida de todos los armenios y su descendencia está atravesada por el genocidio. Parto de la idea que todos llevamos en nosotros las huellas de aquellos con los que de una u otra manera interactuamos, a su vez ineludiblemente, nuestras huellas – en el más amplio sentido del término – quedan plasmadas en todo lo que nos rodea. Así nosotros quedamos en los otros y llevamos el rastro de los demás. Nadie puede sustraerse a este hecho, somos lo que a simple vista se ve, imagen del transfondo de lo que dejaron todos aquellos que conocimos, el trauma de nuestra herencia. Transformamos, superamos, modificamos, negamos, tramamos o no esas huellas.”

Plaza Armenia se encuentra al 5200 de la Niceto Vega, entre Godoy Cruz y Uriarte, en el barrio de Palermo, CABA.