Entrevista a Ana Alvarez y a Matías Bertilotti a propósito de Entre ellas y el tiempo

0
70

 

Entrevista a Ana Alvarez y a Matías Bertilotti a propósito de Entre ellas y el tiempo

BMM: ¿A que época se remonta tu relación con María?

Matías Bertilotti: Conocí a María en febrero del 2002. Yo empezaba a dar clases en un Centro de Atención y Desarrollo que funciona aún hoy en la Villa La Cava. Me afectó mucho la situación de desamparo que había hacia la niñez en esa época y comencé a buscar algún espacio en donde poder llevar adelante mi aporte a una sociedad más igualitaria, mas inclusiva. María era muy chiquita 6 o siete años.

BMM: ¿Trabajaste anteriormente con barrios marginales?

MB: Jamás usé la palabra “marginal”. Me parece que son barrios vulnerables, y no es poco empezar a pensarlos así. Vulnerables porque no conocen sus derechos y así no pueden utilizarlos, y si, ser utilizados. Había trabajado poco en un proyecto con chicos de la calle. Pero no tenía la estructura suficiente como para poder integrar nuevos agentes. Los 90 y la crisis del 2001 desarmaron mucho las instituciones y era muy complicado encontrar una organización social apta para trabajar.

BMM: Es común en voz generar este tipo de relaciones afectivas con tus alumnos?

MB: La educación se produce por y a partir de vínculos humanos. Cualquiera sea la naturaleza del aprendizaje. Si, soy de comprometerme afectivamente con mis alumnos, sino no puedo trabajar.

BMM: ¿Desde cuándo registraste las condiciones de María para bailar?

MB: Desde que puse música y la vi sonreír. Le gustaba todo lo que tuviera que ver con lo estético. Bailar, pintar, cantar…Eso para un docente es un gran placer.

BMM: ¿Por qué tenías ese material de archivo?… es común en vos realizar estos registros?

MB: Hay muchas imágenes de archivo que son mías, de clases u otras actividades. Pero muchas otras del centro en el que trabajé. Se hacían videos institucionales y pude disponer de ellos sin problema. También la mamá de María me pasó todo su archivo fotográfico.

BMM:  ¿Cuando pensaste en realizar esta obra? Siempre estuvo presente la idea de trabajar con Matías?

Ana Alvarez: Cuando María cumplió doce años, vi que se acercaba el momento en que ella ya no podría acudir a mis clases, ni al centro. Se empezó a deprimir un poco y cada vez la veía menos. Entonces le propuse hacer una pequeña performance, que mas tarde se convirtió en la obra cuyo proceso registra el documental. A Matías lo conocí cuando estaba empezando a escribir el guión de la película. Lo estaba haciendo de pura emprendedora porque hasta entonces había tenido poco contacto con el lenguaje audiovisual. Pero algunas personas me dieron mucho aliento y empecé. Matías me aporto muchas herramientas y meses más tarde, esperábamos nuestra primera hija. Esta es una película llena de encuentros.

BMM: ¿Creés que la maternidad es un hecho a partir del cual las mujeres crecemos en todos los sentidos?

AA: No. Definitivamente en relación a la maternidad no puedo establecer ninguna premisa que se aplique a “todas las mujeres”. Sí puedo decir que a nivel personal me produjo un gran impacto, me sorprendió gratamente.

BMM: ¿Qué pensaste a la hora de convocar a Silvina Grinberg y porque?

AA: El aporte de Silvina fue extraordinario. Ella es una gran montajista. Yo conocía todas sus obras y de hecho había trabajado en una de ellas. Se mostró muy sensible frente a la propuesta. María y yo veníamos en un largo vínculo y necesitábamos una tercera mirada que descomprimiera nuestras emociones.

BMM: ¿Qué es para la voz la danza en general y en lo particular?

AA: En lo particular es lo que emerge de la experiencia de percepción del cuerpo. Una marea de estímulos que son escuchados y uno navega entre ellos. En lo general no podría arriesgar, porque seguro me equivoco.

BMM: ¿En qué espectador pensaron a la hora de hacer este documental, y cual es su expectativa al respecto?

AA: No sé si pensamos en algún espectador en particular. Por estos días me quedo fuera de la sala y veo las caras de las personas que salen de ver la película. Son de lo más diversas. Todos se emocionan y me agradecen con mucha sinceridad. Se sacan fotos con María. Eso supera cualquier expectativa.