¿Adiós a la primavera cultural?

0
123

En medio de los nombres que van apareciendo para ocupar los espacios de poder relacionados con la cultura en Argentina, hoy surgió el de Pablo Avelluto, editor, periodista, coordinador del Sistema de Medios Públicos del GCBA.  Parlamentario electo del Mercosur, y uno de los fundadores del Grupo Manifiesto, grupo de intelectuales del que quizas escuchemos hablar mucho de aqué en mas. Avelluto sería el nuevo Ministro de Cultura, ocupando el puesto de Teresa Parodi. Un hombre que con los pilares del discurso de Macri: el “fin de la grieta”, el “cambio” en la interpretación de los debates, y la reconciliación de las fracciones implementaría un Estado Cultural que no dejaría afuera los valores de pensamiento contrario.

En el blog del Grupo Manifiesto, Avelluto escribe: “La visión de la cultura para Macri y sus equipos es amplia, diversa y alejada de cualquier sectarismo. En estos años hubo quienes llegaron a pensar que los únicos escritores, artistas y músicos que valía la pena promover desde el Estado eran aquellos que tenían posiciones ideológicas afines a las propias. La cultura que viene es la de la diversidad. Sus temas y sus debates se corresponden con los del presente, no con los de la generación que quedó atravesada por las tragedias de los años 70.”

“Termina un tiempo de homogeneidad discursiva. La diversidad es más estimulante. Se abre una oportunidad para pensar de maneras innovadoras e irreverentes que pueden dialogar entre sí. La buena noticia es que la batalla cultural ha terminado. Ha sido un combate de suma cero. Lo que viene es un tiempo de nuevas miradas. La cultura incluye ahora las otras versiones, los otros puntos de vista, las otras ideas y los otros significados.Un movimiento cultural hacia la integración de lo diverso (…)

Uno de los caballitos de la primavera cultural de los últimos dos años fue sin duda el Centro Cultural Kirchner, que en su corta vida no tuvo ni planeaba tener director. Según el diario Clarin de hoy “se barajan tres nombres para la nave insignia de la cultura K: los músicos Adrián Iaies y Gustavo Mozzi y la actual Directora de Festivales de la Ciudad, Viviana Cantoni, que es la mujer de Alejandro Gómez, designado por María Eugenia Vidal para encabezar Cultura en la provincia de Buenos Aires.

Sin embargo, esta “batalla cultural” (así se llama el articulo) parece comprender solamente un aspecto de la cultura: el de la conflictividad política. No se habla de la cultura en término de producción material. Es decir: no sabemos qué va a hacer el nuevo gobierno con el cine, por ejemplo, uno de los grandes logros del kirchnerismo, como se va va a presidir el INCAA, el Festival de Mar del Plata, o si van a poder seguir existiendo los casi 200 Festivales Nacionales. Tampoco se sabe nada acerca de las políticas con la Biblioteca Nacional, otro de los organismo mejor gestionados, los concursos, las becas, los subsidios, el MICA, los Congresos, Encuentros Nacionales, las Casas Nacionales del Bicentenario, la Música o el Teatro.

Imaginamos una restricción de la cultura como bien de acceso libre y gratuito, una importante reducción de la inversión en el área, y una apertura a la cultura internacionalista y mediática, pero no hay precisión de números, gestiones o alcances.

Mientras tanto, a dos días de la votación máxima en Argentina, podemos empezar a pensar que a lo que hemos asistido en los últimos dos años, desde la asunción de Parodi al Ministerio y el flujo de presupuesto para Cultura, a una verdadera primavera cultural.

La pregunta es: ¿mantendrán estos sectores una actitud pasiva de mera reflexión? o tomarán más bien una actitud de actuar sobre la defensa de los derechos que fueron adquiriendo y haciendo fuerte el campo de las artes y la cultura de la Argentina.