“El arte: una maraña de sueños y quimeras”, entrevista a Alfredo Pittis

0
56

Alfredo Pittis es artista plástico, escritor y cantante. El miércoles 2 de diciembre a las 21, presentará De viento y solitarios, un espectáculo que conjuga la música de diferentes géneros, la pintura y los textos.

Antes del encuentro en Clásica y Moderna, Alfredo nos adelanta algo de su presentación que realizará junto con Miguel Pereiro en piano y arreglos.

En tu espectáculo hay música de diferentes estilos, pintura, textos, ¿cuál es el denominador común?

En mi espectáculo De viento y solitarios existen varios géneros musicales como el tango, la tonada, las canciones, la zamba, todos bajo un estilo que es mi propia manera de ser nexo entre la obra y la gente. En el espectáculo también se conjugan como elementos esenciales los textos (en mayoría de mi autoría) y la pintura como hilo conceptual del show.

Vos sos artista plástico, escritor y cantante, ¿cómo fuiste conjugando estas vocaciones?

Mi primer amor fue el dibujo y la pintura, es decir las artes plásticas, quizá mi manera de expresarme en aquel momento en el que la timidez apresaba un poco mi infancia y adolescencia. Tuve grandes influencias de mis padres ya que ellos me incentivaron con los aplausos amorosos de dos padres a un hijo. Profundicé algunos conocimientos en Bellas Artes. Así, la pintura, la escritura y la poética fueron elementos importantes de comunicación en mi vida, ya sea para canalizar emociones, pensamientos o también para mostrar mi persona esencialmente romántica desde todo el sentido de esa palabra. La música vino después, participando de algunos grupos, coros y luego como solista. Creo que todas las ramas artísticas están conectadas, algo así como una maraña entramada y maliciosa de sueños y quimeras.

¿Cómo surge tu pasión por el tango?

Dentro del repertorio que venía experimentando a lo largo de los primeros años con la música (folclore, trova, etc.), fui incluyendo uno o dos tangos, influenciado en ese momento con Eladia Blázquez, Rubén Juárez, Goyeneche… De a poco se fue totalizando prácticamente el repertorio con tangos y valses. El tango poco a poco se adueñó de mí. Amo profundamente este género pero sin autollamarme “tanguero”. No son tanguero, soy transmisor. Vivo el tango como parte de una idiosincrasia argentina que llevo en el bolsillo, pero viviendo con la cabeza, los ojos y los oídos abiertos a otras corrientes. El mundo y el arte son tan vastos que iría contra mi naturaleza posarme únicamente en un solo género.

¿Y cómo nace el trabajo con Miguel?

El trabajo con Miguel Pereiro nace primeramente desde una amistad y admiración mutua. Con Miguel ?gran personaje?, hemos sido cómplices en varios escenarios y, en lo particular, es con unos de los mejores músicos con quien he trabajado. Con él compartimos varios conceptos musicales, probablemente el camino al que queremos llegar. Miguel se suma en esta propuesta en Clásica y Moderna con mucha alegría y convicción.

Contanos un poco del Alfredo escritor.

Soy gran admirador de Tejada Gómez, Expósito, Manzi, Castilla, Cortázar, etc…. El Freddy (así me llaman desde chico) tiene desde adolescente una forma más de expresarse, y es con la palabra escrita. Participé de un taller literario en la ciudad de Cosquín (viví muchos años de mi vida en las sierras de Córdoba) que dirigía el maestro Serafín Ricci, amigo y gran maestro. Él me enseñó a volar con los versos y los cócteles de palabras, que entre adjetivos y sustantivos muchas veces se volvían un desparpajo divertido. Con el tiempo me estoy volviendo bastante silencioso.

Más allá del disfrute de un buen espectáculo, ¿tenés algún objetivo en particular cuando elegís y luego presentás un repertorio?

Mi objetivo es cautivar y conmover al público, expresándome con honestidad a la hora de ser nexo entre la obra y la gente. Mi objetivo es llegar a ser el coprotagonista de la obra, es decir desnudarme.

Trailer: