Semana de Cannes: La loi du Marché

0
47

El desempleo y sus implicancias morales  es el tema central de un film inteligente y sensible, donde una familia con un hijo discapacitado lucha por sobrevivir en un mundo donde la desocupación y la deshumanización se han convertido en moneda corriente. Y a esto no escapa la Francia que todos suponemos aferrada al principio de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Porque ninguna de estas palabras significan mucho en este mundo vertiginoso y vacío de valores.

Vincent Lindon (único actor profesional del elenco) interpreta al protagonista principal el cual luego de presentar currículums, y hacer entrevistas consigue un puesto de guardia de seguridad en un supermercado. Este empleo lo enfrenta a tener que denunciar a no sólo a los clientes que roban, sino a sus propios compañeros de trabajo.

El film juega con la imagen de una familia armónica y feliz, enfrentada a la tensión que se produce entre la necesidad de trabajar y el riesgo de traicionarse a sí mismo. Es decir a su ética y a su concepción de lo que considera debe hacer  frente a los hechos y cual de las dos acciones puede elegir. Ya que no es posible cumplir una de ellas sin violentar a la otra. Porque los dilemas éticos nos hacen reflexionar frente a una sociedad que se ve afectada por los conflictos  de una sociedad.

Un film sensible, agudo, sin pretensiones, que nos recuerda a Recursos humanos o Al empleo del tiempo, en esa línea donde se ponen al descubierto los valores humanos. Uno de los seguramente premiables de la Competencia Internacional.

Se va a poder ver en la Semana del Festival de Cannes en Buenos Aires