#30MDQFEST Cemetery of Splendour

0
33

cementery1

Bajo el manto brumoso de la última película  de Apichatpong Weerasethakul , Cemetery of Splendour,  se insinúan más de un conflicto. La historia es simple una cantidad limitada de soldados del ejercito “Tai” son hospitalizados por que padecen  de un mal o enfermedad que los  mantiene dormidos por lapsos prolongados, con algún parecido al “Awakenings” de Penny Marsahll,  pero acá no se limita a la  razón medica la explicación del fenómeno.

Una psíquica y una voluntaria atienden  a los soldados y comparten momentos con ellos cuando despiertan, una interpretación mística sugiere que el hospital y la escuela contigua están sobre un viejo cementerio de reyes cuyos espectros belicosos  convocan a los espíritus de soldados vivos para seguir peleando sus eternas guerras,  otros suponen que se debe a una particular energía  que debe ser conducida en forma espiritual , otros apelan a tubos fluorescentes (usados por el ejército de los EEUU) en  fin,  muchos caminos que corren en paralelo como parte del relato.

Película para ver con los ojos cerrados y poder sentir esa energía que emana de la pantalla, cinta hipnótica, morosa, lenta que nos transporta a un mundo donde el pasado y el presente conviven en conflicto, donde la tecnología (maquinas excavadoras que enmarcan sonoramente el lugar) amenaza ese mundo antiguo y místico.

Apichatpong Weerasethakul propone una paradoja, expone un problema, no para resolverlo sino para experimentarlo, un mundo donde lo racional es una parte menor, como una punta del iceberg, donde solo el mundo femenino puede habitarlo y los hombres solo parecen  maquinas de guerra y olvido.

El tailandés nunca coagula un sentido, nunca ofrece un relato terminado, si bien tiene momentos dramáticos, cómicos, místicos, fantásticos nunca se ancla en ninguna vereda, un film que parece una bengala lanzada hacia el espacio, pero sin SOS, es para mostrar al cielo todos los colores humanos posibles,  como si emularan esos tubos luminosos instalados al costado de cada cama de cada soldado/paciente.

Cementery es una poética, es una forma de contar historias, palimpsesto donde se  ofrecen  distintas perspectivas a modos de capas, distintas historias que conviven, como si cortaran de frente un árbol milenario  y pudiéramos ver la historia de la historia manifestándose en forma sincrónica.

Pero también Cementery es una metáfora sobre como mostrar la realidad ocultándola, enterrándola  para eludir la censura de una dictadura que por períodos se instala en la vida de Tailandia ¿cómo indicar que el mundo ancestral y el actual son solidarios en la producción de muerte y pobreza en su país? ¿Cómo indicar que esos soldado se someten a una elección política al elegir el sueño por sobre la vigilia militar ?.

Quizás las camas de Apichatpong sean su construcción de esperanza, ¿no dormirías un tiempo si al despertar supieras que tus sentidos tienen hambre de todo lo que te y olvidarse al fin de las ganas de matar y morir por lo que sea?

cementery3