#30MDQFEST: La luz incidente… una joyita del festival!

0
23

La luz incidente es una prueba rotunda, de que se necesita más tiempo y ganas que recursos para realizar un exquisito film de época.

Partiendo de la base del hecho de contar con excelentes actuaciones, y lo mismo cabe decir de su fotografía, su música, y su vestuario.

La idea de realizar este film surge de una fotografías que se encontraban en la casa de Rotter, más puntualmente, una de dos hombres, de las cuales no se podía hablar, ya que se sabía, que eran el testigo mudo de la prehistoria familiar asociada a un dolor compartido por todos. Por lo que no le fue fácil trabajar con esos materiales, los cuales dejaba… y retomaba luego de escribir otros guiones. Esos hechos puntuales son los que le dan origen a la ficción, aunque con anclajes muy íntimos. Dado el tiempo de su acontecer real Rotter subordino su creación alrededor de los 60. Pero claramente que esto no se redujo sólo a un tema estético, sino al modo de pensar de una familia burguesa de la Argentina de esos años, donde el hombre se erigía como el garante y proveedor. De esto se partió para la creación de sus personajes. Lo que generó, en algún sentido, el planteo de pensar si todo lo que estaba contando, que era tan importante para él, iba a ser importante al menos para los otros. Más que un detalle considerable: pensar en el espectador.

El proceso de escritura del guión -de aproximadamente 6 años- hacía foco en todo aquello que no se había mostrado, porque el tema además es la experiencia de la ausencia, y el cambio, con una Luisa memorable, interpretada por Erica Rivas, que tantos buenos momentos le viene ofreciendo al público los últimos años.

El film transcurre entre las horas en que una madre atiende y comparte con sus dos hijas mellizas, y esas horas de la siesta o del amanecer cuando los chicos duermen, lo que da lugar a la construcción de climas donde la morosidad se acentúa considerablemente. Sumado a un modo de narrar la historia a través de los marcos de las puertas y ventanas, una elección no sólo narrativa sino estética, ( trabajo de Guillermo Nieto). Ese encuadre siempre más cuadrado que rectangular produce una sensación de desasosiego importante, a la hora de dar cuenta de la situación emocional de Luisa, a quien se le acaba de morir su marido y su hermano en un mismo accidente.

Un film austero, que muestra sólo lo necesario, con una muy buena música -hecha para la película- de Marcelo Loíacono, de la cual se puede decir que permite escuchar al silencio aún cuando este sonando.

Por otra parte se podría decir por la época, y por la elección del blanco y negro, que posiblemente La luz incidente hace recordar a esas buenas películas de la Nouvelle Vague, lo que genera una sensación de placer. Pero yo prefiero decir, que esto es cine argentino del bueno, del que parece -hasta ahora- que este festival esta empeñado en mostrar.