?#?30MDQFEST?: Eva no duerme

0
20

En el Festival de Cine Internacional de Mar del Plata, Eva no duerme es uno de esos films cuya estrategia narrativa pone el acento en una ambivalencia, las que nos ofrecen las imágenes de archivo a modo de documental. Y aquellas que forman parte de un clima fantasmagórico muy barroco a modo de un thriller político, que deviene en una considerable pesadilla.

Sabemos que el destino del cadáver de Evita fue un capítulo siniestro de la historia argentina, que fue además de una itinerancia escalofriante. Y ese cuerpo, sagrado para multitudes, ejerció una fascinación tanto vivo como muerto. Es fáctico, que si ese cuerpo no perteneciese a un personaje histórico, sino a uno de ficción, claramente no sería lo mismo, porque de un modo u otro todos llevamos algo de Evita dentro de nosotros mismos. Tanto sea para amarla, como para odiarla.

El film comienza después de la muerte de Evita, y esta armado en torno a tres historias: el embalsamador, el transportador y el verdugo. El primero interpretado por Imanol Arias, quien va corrigiendo cada gesto de la muerta para construir algo que interpreta como perfecto, hablándole a una galería de fotos, como si la muerta lo estuviese escuchando. Con la segunda historia, que transcurre dentro de un camión, vemos la obediencia irracional de un militar y de un soldado raso, que puede ser leída como una metáfora de la dictadura, y el episodio final donde se registra en secuestro de Aramburu, por parte de la guerrilla, a la vez que se le quiere dar al cadáver sepultura cristiana. Para cerrar con largos monólogos de Eduardo Massera, un protagonista del terror del 76, testimonio de la deshumanización. Con un Gael García Bernal -que compone!, abriendo y cerrando el film.

Pablo Agüero, en este su cuarto trabajo, nos ofrece lectura de exprofeso ambigua de uno de los mitos más profundos de la Argentina, por esto pasa de la fascinación a la critica hacia ese cuerpo embalsamado, que durante 25 años tuvo más poder político, que cualquier persona viva. Un film para seguir reflexionando y conmoviéndonos… para pensar en aquellas cosas que fueron llevadas a cabo no como ideas sino como técnicas, y que nos dejaron esto que somos.