Jean-Pierre & Luc Dardenne

0
24

Su último film al igual que los cinco anteriores estuvieron en Selección Oficial del Festival de Cannes

Cuando uno piensa en la cinematografía belga lo primero que surge inevitablemente es el nombre de los hermanos Jean-Pierre & Luc Dardenne. Nacidos en 1951 y 1954 respectivamente, recién adquirieron notoriedad cuando ambos ya habían superado los cuarenta años y al igual que Nanni Moretti mucho tuvo que ver el Festival de Cannes con su exitosa carrera. En efecto, han tenido asistencia perfecta desde el cuarto hasta el noveno y hasta ahora su último largometraje.

Luego de dos primeros largometrajes intrascendentes dirigen en 1996 “La promesa”, que aún no está presente en la Selección Oficial del Festival de Cannes aunque ya participa en la “Quincena de realizadores”.  La trama, uno de los temas recurrentes de algunas  de sus películas, refiere a gente que trabaja en condiciones marginales. En este caso tiene a Igor, un joven de quince años, que trabaja con Roger, su padre, en un taller  clandestino donde se explota a trabajadores ilegales, en su mayoría africanos. Uno de éstos sufre un accidente y antes de morir obtiene la “promesa” de que se va a ocupar de su esposa y la va a proteger. Jérémie Renier (Igor) debuta en el cine con los Dardenne, pero volverá a actuar bajo su dirección en varios títulos más. Aún más frecuente será la presencia de Olivier Gourmet  (Roger) que tendrá asistencia perfecta en todos los film de Jean-Pierre & Luc y a quien se ha visto también en “Lee mis labios”, “El ejercicio del poder” y “Violette” entre otras.

Exactamente tres años más tarde se presenta en la Selección Oficial del Festival de Cannes “Rosetta”, que gana la Palma de Oro así como el premio a la mejor actriz para Emilie Duquenne, nada menos que una debutante en cine. La primera escena del film es impactante cuando vemos a la joven Rosetta despedida de su empleo en la fábrica. Su madre es alcohólica y además se prostituye para poder vivir y ambas conviven difícilmente en una casa rodante. Traba relación con Riquet, papel a cargo de Fabrizio Rongione – otro habitué de los Dardenne, un vendedor de waffles a quien ella traiciona. La imagen final con ella llorando se presta a más de una interpretación. “Rosetta” tardó en estrenarse diez años en Argentina, pero al menos permitió completar la filmografía esencial de los hermanos belgas.

Nuevamente transcurren tres años exactos hasta que en mayo de 2002 en Cannes se presente “El hijo” (“Le fils”). Ahora el Festival premiará a Olivier Gourmet como mejor actor en el rol de un jefe de carpintería en un centro de rehabilitación juvenil que recibe como aprendiz a un joven (Morgan Marinne), que cometió un grave delito en el pasado, que no conviene anticipar aunque el título del film da una pista.

Las tres películas mencionadas fueron todas estrenadas por el mismo distribuidor independiente (Zeta Films), el mismo que nos brindó títulos tan notables como “La grande belleza”, “La cinta blanca” y “El molino y la cruz”.

“El niño” (“L’enfant”) gana por segunda vez la Palma de Oro en mayo de 2005. Esta vez están todos sus actores predilectos (Gourmet, Renier; Rongione) y la historia gira alrededor de una joven pareja, que vive de robos callejeros. Un día el marido (Renier) decide por falta de dinero vender a Jimmy, su “niño” (bebé). Cuando se lo comunica a su esposa (Déborah Francois) intenta justificarse argumentando que lo hecho no es grave ya que afirma “podrán tener otro”, en un acto de inmadurez e irresponsabilidad total. “El niño” fue la única película de los Dardenne que superó (hasta ahora) los 50.000 espectadores ya que el resto habitualmente no alcanza ni la mitad de esta cifra. Además es la primera con cambio de distribuidor independiente (Distribution Company),  situación que se mantendrá hasta el presente.

Como no podía ser de otra manera “El silencio de Lorna” también tiene su première mundial en Cannes y ahora es el premio al mejor guión el que obtiene. Es sin duda la más sombría y dura de sus obras y a diferencia de las anteriores se basa en un hecho real.  Nuevamente gira alrededor de seres marginales y en este caso Lorna (la actriz kosovar Arta Dobroshi) es una chica albanesa, quien decidirá casarse con un belga drogadicto (otra vez Jérémie Renier) para no ser extraditada. Pero la historia tiene otras vuelcas de tuerca, ya que el “marido” muere de una sobredosis y ahora la joven viuda se casará con un mafioso ruso por dinero.

Ya ganada la Palma de Oro (dos veces), mejor actor, actriz y guión el siguiente galardón será el del Gran Premio del Jurado para El chico de la bicicleta(“Le gamin au vélo”), que con precisión matemática se presenta en mayo de 2011, es decir nuevamente tres años después! Los tres habituales actores masculinos vuelven a decir presente pero esta vez la actriz ya es un nombre mayor de la cinematografía francesa. Cecile de France será la peluquera  que aceptará ser la madre sustituta del pequeño “chico de la bicicleta”.

Dos días, una noche” (“Deux jours, une nuit”), la última película de los hermanos Dardenne también estuvo en el Festival de Cannes tres años después de la inmediatamente anterior y pese a ser de una gran calidad artística, con una sorprendente actuación de Marion Cotillard, fue la única que no ganó ningún premio en dicho certamen. Dos días, una noche ha merecido una nota en el sitio redactada por Luis Saz, cuya lectura se recomienda.