Martín Solá: un argentino en Chechenia

0
45

Segunda película de su trilogía de países en situación de resistencia, La familia chechena que va a poder verse en dos funciones en el DocBuenosAires es un hallazgo por su tema y por su tratamiento. Charlamos con Martin Solá, su director.

Alejandra Portela:  Tengo entendido que “La familia Chechena” forma parte de una trilogía. No es común trabajar en el cine argentino con este formato y mucho menos con temas tan alejados de nuestras realidades como la situación de pueblos en estado de ocupación. Contame sobre esto.

Martín Solá: Si, la película es parte de una trilogía que se llamará “¿Quién habla de victorias?. El resistir lo es todo”. La titulamos de esta manera porque nos sorprendió cuando filmamos en Palestina y ahora en Chechenia que los protagonista dicen “no” y resisten sabiendo el carácter precario de cualquier victoria. Como se sabe actualmente Israel y Rusia están aniquilando a ambos pueblos. La próxima película será filmada en Tíbet, ocupada por China. Es decir que el hilo conductor, de unión, está dado en que son tres lugares unidos por un drama similar: no ser reconocidos como país.

AP: Esta íntegramente filmada en Grosny?, ¿Cómo fue el proceso de producción y como fueron los días en este pais.?

MS: No, lo único que filmamos en Grozny, capital de Chechenia, es el travelling final, el resto está filmado en Kourtchaloy, es el pueblo donde vive el protagonista del film, Abubakar.

En el proceso de producción nos centranos en encontrar un buen contacto local, alguien de la zona, esto es clave, sin Bulat la película hubiera sido imposible por el idioma y porque nos hubieran aniquilado a los pocos días de pisar suelo checheno.

La vida en Chechenia fue relativamente tranquila si tenemos  en cuenta que es bastante violento. Estábamos casi todo el tiempo con Abubakar (el protagonista) en su casa y de ahí salíamos a diferentes lugar con él. Tuvimos algunos problemas con lo militares chechenos, igualmente esa es una historia muy larga de contar. Lo más difícil fue que nuestra idea era quedarnos dos meses, y al mes nos dijo Bulat (nuestro contacto local) que teníamos que irnos, es decir nos invitaron amablemente a que nos retiremos, no hicimos muchas preguntas, si lo chechenos te lo dicen amablemente, ándate, porque después puede ser peor.

AP: ¿Cuál es la relación entre la guerra y el baile para el pueblo checheno y cómo sentís que tu película lo refleja?

MS: La relación que nosotros encontramos es que el baile les sirve como una especie de exorcismo, de resistencia ante todo lo que han vivido, cuando uno los ve bailar es como si se liberaran, como si estaría intentando sacarse algo de encima del cuerpo y por supuesto que para ellos tiene la base en la religión, son sufís musulmanes que es la corriente mística del Islam. Ahora para nosotros, como personas que no somos chechenos, ni practicamos las Zikrs también tenía el valor estético, plástico y cinematográfico.

AP: Desde “Caja cerrada” que me vengo sorprendiendo con tu tratamiento de la imagen que me parece que acá se marca más todavía: cómo es trabajar sobre el detalle a nivel de composición de imagen y nunca perder la idea de la totalidad.?

MS: La parte formal siempre es muy importante, no por ir a Palestina o Chechenia, hay que hacer un panfleto político o una película de trinchera. Esto muchas veces se nos crítica, igualmente creemos que es importante seguir desarrollándolo y mejorándolo. Explicarte cómo no perdemos la idea de la totalidad quizás es un poco complejo, sí creo que ayuda el factor de que nosotros, quienes hacemos las películas, nos conocemos mucho, cada uno sabe lo que tiene que hacer y en situación extrema ni siquiera tenemos que hablarnos, cada uno sabe cuál es su función. Luego con relación a la imagen me parece que luego de Caja cerrada en donde la fotografía y la cámara la realicé yo, comencé a trabajar con Gustavo Schiaffino, él entendió rápidamente mi idea sobre la parte visual y su aporte enriqueció y sofisticó las películas.

AP: Al baile checheno se lo conoce como el baile hipnótico. ¿cómo es vivir, filmar esta experiencia desde dentro? Hay tres Zikr, cada uno de una familia, verdad?.

MS: Las dos primeras Zikr son de la misma familia y la tercera de una familia diferente.  Filmarlas es muy potente, sobre todo cuando llegan al clímax, a mí personalmente me conmovió ver a gente que cree, es decir cuando la mujer canta al final de una de las Zikr esa mujer expresa el sentimiento profundo de su fe. Si me preguntás qué es la fe, no lo sé, ahora me gusta esa frase en una de las epístolas de Pablo de Tarso donde dice: “La fe es la sustancia de las cosas que se esperan”, no sé si será verdad, ahora a mí esa mujer me recordó esta reflexión.

AP: ¿Cuál es la función de los separadores en negro? Tienen alguna relación con ese último plano secuencia de la ciudad de noche.. por qué filmar de noche? Como siempre impecable el trabajo de Loli Moriconi.

MS: La verdad que los separadores en negro están ahí porque lo pedía la película, para que el espectador respire entre escena y escena, nosotros no intentamos agregarle una lectura metafórica, igualmente cada uno es libre de leerlos como quieran, hasta de decir que no les gustan. La ciudad está filmada de noche y  con lluvia la cual hace que las luces se reflejen sobre el piso, para volver al plano más plástico, esto me lo propuso  Gustavo, el D.F, y la verdad que fue correcto.

Luego trabajar con Loli fue un placer, ella es muy buena montajista, yo le pedí que me ayudará con las Zikrs y para ser honesto le tiré unos muertos que no sabía cómo montarlos y le dije hace que respiren y bueno el resultado queda claro en la película. Además con Loli somos del mismo pueblo santafesino, Casilda, la conozco desde hace bastante tiempo. Esto hace el trabajo más fácil.

AP: ¿Qué lugar te parece que ocupás dentro del documental argentino actual?

MS: No lo sé, sospecho que un lugar bastante marginal, lo cual es lógico porque mis películas no tienen más valor que el hecho de estar construidas por un grupo de amigos desde un lugar muy artesanal. Además no contamos con ninguna escuela, fondo internacional o productor que nos promocione.

 

AP: La tercera película ¿ya está en proceso?

MS: Sí, está en plena pre-producción, con los contactos locales bastante avanzados en el territorio, algo clave, luego con los problemas típicos de cualquier película. Igualmente prefiero no hablar mucho por cábala.

AP: ¿Cuál es el recorrido del documental de aquí en mas?

MS: Bueno la película comenzó en Visions du réel (Suiza) y ganó el premio mayor en su sección, eso fue una gran alegría por la calidad del festival y porque para mí siempre es un placer estar en el festival ya que lo dirige actualmente Luciano Barisone, alguien que siempre apoyó las película y está predispuesto en ayudarme siempre que necesito una mano. Ahora estará en festivales de Italia, Alemania, Rusia, Irán, España y otros lugares, luego queremos estrenarla comercialmente en Argentina.