Festival de cortos Cuenca del Salado – Octubre 2015

0
23

En su tercera edición se desarrolló el festival de Festival de cortometrajes Cuenca del Salado entre los días 9 10 y 11 conjuntamente entre  Rauch, a través del Cine Club Gabinete  y Ayacucho por medio de la Dirección de Cultura.

Se presentaron más de 900 cortos a la preselección de los cuales quedaron en competencia , en una ardua tarea de los seleccionadores,  61 films cuya composición era muy diversa: había nacionales e internacionales, animación, ficción y documentales, amateurs y profesionales, en esa riqueza está su valor y quizás también su punto a reordenar en futuras competencias.

Es muy interesante que además de mostrar los cortometrajes del mundo y poder debatir sobre sus distintas posiciones estéticas, políticas, históricas el festival sirva para incentivar y entusiasmar a la producción local tanto en lo profesional como amateur y escolar que año a año va creciendo con las distintas ediciones  y es así como hemos visto un film experimental como “Poética de la opresión” ganadora por Rauch y otro escolar con la frescura adolescente de  “Riña de titanes” ganadora por Ayacucho.

Desde España (país europeo que más cortos presentó) proviene la ganadora del premio internacional con “Aún hay tiempo” de Albert Pinto una película sobre el amor, el arrepentimiento y las paradojas del viaje en el tiempo, un film sin fisuras que tuvo la unanimidad del jurado a la hora de la premiación.

También se premiaron Garbanzos con Azúcar de Antonio Aguilar García sobre la guerra civil española y la muy graciosa “Papa dans Maman” del francés   Fabrice Bracq.

El premio a la mejor producción argentina se lo llevó merecidamente  Cuchipanderos de Agostina Guala, un film de climas, tenso, ambiguo y sorprendente con grandes actores manejados con una maestría rara en una joven directora. Un viaje sin destino de cuatro amigos a la costa que encierra un pacto oculto que solo se develará al final.

irene blai

También la docente, investigadora y directora Irene Blei dio dos conferencias una en Rauch sobre la experiencia del taller cinematográfico para niños y adolescentes “El Mate” de la cual es una de las fundadoras y otra en Ayacucho sobre la National Film Aboard de Canadá  donde presentó exquisitos  clásicos de la animación de este prestigioso Instituto.

En síntesis el disfrute ha sido máximo no solo por el cine que se ha visto durante tres días sino por la hospitalidad y la calidez que tanto en Rauch como Ayacuho destinaron al público en general y a este cronista en particular. El alma mater de esta iniciativa es el periodista y locutor Damián Miguel, que   ha sido un digno anfitrión de estas sesiones aún cuando la intendencia de Rauch que (a diferencia de Ayacucho) desestima este fabuloso evento, hecho inusual y hasta poco político ya que incluye a su ciudad dentro del radar nacional de los festivales que el INCAA apadrina en el país.

La premiación fue en la hermosa sala restaurada Hugo del Carril de la ciudad de Ayacucho donde el mismo intendente hizo entrega de premios marcando una clara diferencia con su par rauchense. Natalia Alzueta, la directora de Cultura es junto al mencionado Miguel los pilares de este Festival que merece ser tenido en cuenta por los amantes del cine y de los bellos e históricos lugares que nos ofrecen ambas ciudades.

jurados salado

Parrafo aparte merece la dedicación desinteresada y profesional del Jurado compuesto por Wanda Lopez Trelles, Javier de Silvio, Germán Caballero Emilio Quiroga y Andrés Cuervo todos vinculados profesionalmente al quehacer cinematográfico.

El cine ha sido el arte más masivo de la historia humana, donde solo hacen falta entusiasmo y destreza para aprender a contar historias a través de una cámara que si bien en sus  inicios eran onerosas  y pesadas hoy solo basta un  dispositivo celular o una computadora para narrarlas, de allí  que la distancia entre productores y espectadores se haya diluido y los creadores ya no están destinados a surgir solo de una clase social y de una cierta Universidad dedicada al tema.

Festivales como el de Rauch y Ayacucho son la constatación de este enunciado  donde el amateur y el  profesional comparten el mismo espacio y son tratados de la misma manera, estos festivales no son solo la labor de entusiastas lugareños sino una verdadera ventana al futuro de un arte global donde solo importa la calidad y calidez de lo que se muestra sin importar tu nombre, tu  origen o tu concepción  estética.

jurados salado 2

Premiación:

Mejor corto rauchense: “Poética de la opresión”, de José Delgado.

Premio “Beatriz Gil” al corto que mejor resalta los valores humanos: “La vagabundo”, de Emmanuel Moscoso (Salta, Argentina).

Mención cortos ayacuchenses:

“Cuatro ojos” –  Escuela Primaria Nº 4 – Alumnos y Docente Silvia Liliana López – Filmación y edición Lucio Alvarez

“Ayacucho pueblo de fé y promesas. el Gauchito Gil” – Alumnos de Escuela Secundaria Básica Nº 4 – Prof. Carolina Zapata – Filmación y edición Lucio Alvarez.

Mejor corto ayacuchense: “Riña de Titanes”  – Escuela Secundaria Nº 4 –  Alumnos de 1º Año – Docente de Literatura Silvana Mattiassich y de Artística Lorena Sferra y Fernanda Gauna. Filmación y edición Lucio Alvarez.

Mejor animación: “Go to city Ele”, de Wengyu Li (China)

Mejor documental: “Garbanzos con azúcar”, de Antonio Aguilar García (España)

Mención corto internacional: “Papa dans Maman”, de Fabrice Bracq (Francia)

Mejor corto internacional: “El amor no es ciego”, de Raquel Cimas (España)

Mejor corto nacional: “Cuchipanderos”, de Agostina Guala – Corto enviado a “La Noche de los Cortometrajes” de INCAA.

Mejor corto del Festival: “Aún hay tiempo”, de Albert Pinto (España)

FICC2