Ultimo día para FUGArse!!

0
14

Fuga Industrial, el Festival de Arte Multimedia transita su segunda edición, crece y se fortalece como un nuevo espacio de encuentro de las artes, más allá de la división disciplinar y de las trincheras académicas. Una nueva manera de ver videos, objetos e instalaciones, con el espectador entrando y saliendo, conversando, disfrutando a su ritmo, provocando también el espacio y estableciendo circuitos de circulación propios y distintos.

054 (1)

Cuatro salas, el patio y el subsuelo de los toneles de la ex-fábrica Bagley, donde funciona hoy la Fundación Lebensohn, presentan 21 trabajos artísticos donde predominan lenguajes visuales, junto a casi 50 acciones performáticas, musicales, teatrales, prácticas artísticas donde predomina el cruce de lenguajes y -felizmente- el poco prurito clasificatorio.

Así, nos reciben en la entrada dos producciones instalativas: Dolores May  con Lluvia Acida, y la proyección de la escalera en el piso, de Diana Lebensohn, espacio clave desde cuya altura puede verse el otro lado del edificio.

A un costado, la escalera de acceso al subsuelo de toneles, donde imperan otros olores y el ambiente jam session.

Arriba, mientras tanto, puede verse un loop de videos, del cual, sin dudas, no hay  que perderse El Amor en los Tiempos de Bagley, una fotonovela desorientada, 3 personajes, un triángulo de amor Bizarro, realizada por el trío Nazarian-Soulas-Vieyra.

1-2

Y con una obra a pared (si puede decirse así) de Paula Vieyra, sigue la cosa, con dos cabezas de vaca nos dicen SI y NO, sobre un collage de imágenes de trabajos de la propia artista.

Paula Vieyra. Ni sí ni no. El poder de decisión. Ensamblaje de madera, motor y carta pesta. 0,60 mts. x 0,35mts x 1,15 mts 2008-2015.
Paula Vieyra. Ni sí ni no. El poder de decisión. Ensamblaje de madera, motor y carta pesta. 0,60 mts. x 0,35mts x 1,15 mts
2008-2015.

En el patio la música en vivo y las imágenes a pared nuclean relatos y sociabilidades. La sala B abre el juego a una mezcla de estímulos donde surgen Políticas de Descarne, de Julia Pazos (un trabajo conceptual muy contundente, que llama la atención y destaca con peso propio como guiño a la Historia), junto con los interesantes trabajos de Nahuel Rando y Ximena Larrain, Leonardo Damonte, Verónica Longoni, Laura Focarazzo, Juan Miceli, Andrea Vázquez, el espacio Nocturama…

julia
Julia Pazos, Políticas de Descarne. Cuero de vaca, vitrinas con cuchillos de faena, reglamento de SENASA. Medidas variables.

El Festival, organizado por los incansables Luis Marte y Dolores Lagrange, con producción general de Verónica Kaplansky, sigue hoy domingo, y en la víspera de la primavera un tanto errática de nuestro Buenos Aires, se hace más que recomendable ir y recorrer, aprovechando el viento que sopla, buena señal de que algo se sacude y habla en el panorama de acciones artísticas colectivas que no dejan de cruzar fronteras y abrir el juego a otros artistas.