Vecinos por el Gran Cine Cuyo

0
19

En noviembre de 1945 abrió sus puertas el Gran Cine Cuyo, de Boedo 848, constituyéndose en el representante de los estrenos simultáneos con el centro de la ciudad. En mayo de 1992 cerró sus instalaciones definitivamente.

Boedo contó -desde la apertura de la primera sala en 1916, el Cine teatro Boedo, (Boedo 949)- con sucesivas inauguraciones de cines, el Los Andes (Boedo 777), el Alegría, luego Select Boedo, (Boedo 875), el cine Moderno, el Nilo, también en la Av. Boedo, sin contar con los ubicados a pocas cuadras de la hoy avenida Boedo, como por ejemplo el Odeón II, el Cóndor, el Del Plata, para nombrar sólo a algunos de ellos.

En 1992 cerró sus puertas, y desde entonces alberga allí a un templo evangelista.

Las instituciones y vecinos del barrio de Boedo se manifiestan y peticionan a las autoridades para que intercedan en la recuperación del Cine Cuyo, motivados en la necesidad de contar con una sala barrial, para cine, teatro, recitales y otras expresiones artísticas.

Consideran al cine nacional parte esencial del patrimonio audiovisual, que nos expresa socio-culturalmente. A partir de la década de 1920, con el auge de las ciudades y la ampliación del espacio urbano debido al crecimiento de la actividad industrial, las salas de cine se constituyeron en ámbitos de integración social.

Se están juntando firmas en el Centro Cultural La Minga (Maza 1165), Club Gon (Pavón 3916) y Pan & Arte (Boedo 980). Se puede seguir desde el grupo de  facebook https://www.facebook.com/boedoporelcinecuyo

 

 

Compartir
Artículo anteriorSe editan los relatos pulp de Ed Wood
Artículo siguienteLa flauta mágica, Wolfang Amadeus Mozart
El portal de arte, cultura y espectáculos de habla hispana. Desde la ciudad de Buenos Aires, Argentina, Leedor.com brinda noticias de cultura, una vasta oferta de contenidos de producción propia organizados en secciones temáticas y un interesante conjunto de servicios gratuitos que facilitan el acceso a la información sobre arte, cultura y espectáculos en español.

No hay comentarios