De voluntad-es locales y punto

0
13

Salgo de casa tan así, tan café con leche diría Julio, con las ganas anguladas del primer-o el último- cigarrillo de la tarde, y con quince minutos que me llevan una hora de ventaja. Tarde en fin, eternamente tarde para una Capital que no espera. Cinco cuadras a la derecha, Estación de Chilavert, cinco a la izquierda, Estación José León Suárez. Y que va, a Suárez nomás, que con ese olorcito a torta frita, a churro relleno, por lo menos despabilo.

Ah, pero querido yo ese tren no te lo corro, o me esperas o me subo al próximo; lo reto a duelo del lejano, no sé si oeste. Ridículo pero qué querés si las palabras me caminan más rápido que las botas sin lustrar.  Jefe, disculpe, ¿a qué hora sale? ¿De trabajar, linda? No hombre, el tren.  Ah ya no salimos flaca, cortamos servicio a las 20.00. Joya, nunca taxi, ni tren, ni subte ni… Y a este café con leche se le acaba la espuma.

Viernes tarde-noche, camino el barrio con una libertad inesperada… No pasa nada, acá nunca pasa nada, me pienso. Van sus cuadras ya, y analizando aristas posibles el bondi parece un escape prometedor al letargo provinciano. Unas cuadras más a la parada. ¿Y quién sacó el living a la vereda? Veo luz, no entro, no hace falta, la gente está en la calle. Una galería en Villa Ballester…imposible, una quimera más; pero no.

Matías Piñero 2

Punto Galería, en un acto de épica homérica abrió sus puertas en un extremo olvidado para las artes visuales. Donde Ripamonte y Carnacini no le sobreviven a la humedad, Punto,  fundada y dirigida por la artista Mara Varena, se propone como  un espacio-hábitat mutable y vibrátil, que viene a suplir medio siglo vacío en el acontecer artístico local. Así, con un dejo de ironía revulsiva, los site-specific, performance y happenings, los irreverentes de siempre, desconciertan a los vecinos que nunca.  Y como perra Laika que sateliza en un cosmos sin cosmología, explora por vez primera la acogida suburbana, discreta, simpática, abriendo el juego al acaecer de nuevas experiencias y nuevos vínculos afectivos.

Matías Piñero 1

Voluntad, site-specific de acción del artista Matías Piñero, inaugurado el pasado viernes 21 de agosto, resulta entonces el bosquejo perfecto de este espacio relieve, emergente y emergido, ya que, como explica la curadora Camila Stehling, “Matías Piñero dirige al espectador hacia los límites de la gravedad mediante el movimiento circular y la elevación, una acción que sucede gracias a la Voluntad.[…] se hace presente [en la obra] un estado de fortaleza comunitaria, una acción suspendida en un tiempo efímero y contemporáneo.”

Matías Piñero 4

En la obra de Piñero, lo cotidiano transmuta desde la urgencia intempestiva a nuevos territorios de sentido, materiales, naturales; metonímicos todos. Un círculo, candelabro formado de mesas de madera, macizo e hierático, súbitamente se eleva gracias al actuar de los espectadores que izan la estructura que ahora nos corona, nos amenaza.

A los ojos, se desdibujan las leyes físicas, la expectativa de lo posible en una iniciativa de azarosa  convicción (la acción, la galería). Y qué lindo que esta deriva nos encuentre en el conurbano, con las reglas cambiadas, con la escala perdida, proponiéndonos salir del eje cartesiano que nos regula en los Centros y buscar así nuevas gravitaciones.

Voluntad. Matías Piñero
Agosto-Septiembre, 2015.
Galería Punto
Pacífico Rodríguez 5131, Villa Ballester (1653). https://www.facebook.com/Puntogaleriataller

Las fotografías de la nota, son de José Díaz.

No hay comentarios