He visto a Dios

0
21

Los sábados en La Ranchería se puede ver He visto a Dios, una adaptación del sainete trágico de Francisco Defilippis Novoa, realizada por Roberto Ibañez quien, además, interpreta al protagonista, el joyero Carmelo Salandra.

Carmelo ?avaro, usurero, impiadoso y despreciativo con el prójimo? no tiene escrúpulos cuando se trata de ganar dinero. Luego de enterarse de que su hijo Chicho ?jugador, pendenciero, siempre rodeado de malas compañías? es asesinado, el joyero siente que ese mundo que edificó se le viene abajo. Es entonces cuando los otros empiezan a adquirir nuevos significados en su vida: un vendedor de Biblias lo acerca a Dios y, paralelamente, el vínculo con la futura madre de su hijo y con su empleado Victorio le permitirá encontrar un nuevo camino.

El sainete criollo –derivado del español? se caracterizó por reflejar las costumbres de la vida en los conventillos, agregando a los elementos humorísticos un conflicto sentimental y una nota trágica. En He visto a Dios, lo trágico se transforma en un mensaje de hondo contenido humano: Carmelo se convierte, en él nace un hombre nuevo que se encuentra a sí mismo a través de la entrega a los demás y de la renuncia a los bienes materiales. Esta conversión del personaje, además, resulta creíble porque parte de un extremo dolor: el asesinato de su hijo, un momento de quiebre que le permite entender lo que realmente vale la pena en la vida.

La puesta en escena se centra en la joyería, pero se abre a otros espacios: la calle y el resto del conventillo. Los personajes recorren estos espacios que se transforman en un microcosmos que refleja el macrocosmos: el conventillo es la vida misma en la que se ponen en juego mezquindades, egoísmos, traiciones y engaños, pero también es el lugar en el que es posible generar vínculos más sanos y “curarse”.

En cuanto a las actuaciones, Roberto Ibáñez, Gustavo Brenta, Fausto Bengoechea, Santiago García Ibáñez, Daniel Di Cocco, Beto Orchoski, Sergio Veloso y Silvana Coppini se destacan cada uno en su papel. Algunos son estereotipos, pero la mayoría crecen en escena, tienen un aprendizaje y, en cierta manera, se redimen. Hay que destacar el excelente equilibrio que logran Roberto Ibañez y Gustavo Brenta entre lo cómico y lo trágico, sin que la balanza termine inclinándose por ninguno de los dos polos. En ellos, el sainete adquiere su máxima expresión, no solo por ese cocoliche que tan bien refleja Defilippis Novoa, sino por el trabajo corporal de los dos actores: son absolutamente expresivos sus rostros y las posturas que asumen en escena.

Excelente versión de He visto a Dios, un clásico que no pierde vigencia, que se actualiza en cada función y que nos permite volver a las raíces del teatro argentino.

Ficha artístico técnica

Personajes: Carmelo: Roberto Ibáñez / Victorio: Gustavo Brenta /El Charlatán: Fausto Bengoechea / Chicho: Santiago García Ibáñez /El vendedor de biblias: Daniel Di Cocco / Gaetano: Beto Orchoski /Zapiolita: Sergio Veloso /Nuncia: Silvana Coppini
Escenografía: Víctor De Pilla
Asistencia realización de escenografía: Matías Ledesma
Vestuario: Alicia Gumá
Asistencia confección de vestuario: Carolina Arce
Diseño de luces: Natalia Bianchi y Gabriel Cosoy
Fotografía: Gabriel Reig
Realización videos: Pedro Flores Maldonado
Prensa: Simkin & Franco
Asistencia de dirección: Susana Arata
Dirección general: Gabriel Cosoy

Funciones: sábados a las 21
Teatro: La Ranchería
Dirección: México 1152
Entradas: $ 120, desc a jubilados y estudiantes
(Se pueden adquirir en el teatro o bien por Alternativa Teatral)

Informes: 4382-5862 / por mail larancheria.teatro@gmail.com
www.teatrolarancheria.com.ar
Duración de la obra: 1 hora 20 min

Trailer:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=E9WkacnEFUI[/youtube]

No hay comentarios