65 años del estreno de Sunset Boulevard

0
23

Hace 65 años se estrenaba en New York, SUNSET BOULEVARD (EL OCASO DE UNA VIDA). La película causó polémica, para convertirse rápidamente en un clásico, uno de los puntos más altos no sólo en la carrera de su director, el gran Billy Wilder, sino en la historia del cine.

El film, que aùn sigue fascinando y sorprendiendo cada vez que se lo VUELVE a ver, tuvo sin embargo, una génesis bastante complicada.

En 1947, la dupla Charles Brackett y Billy Wilder, habían completado el libreto y la filmación de LA MUNDANA (A Foreign Affair) cuyo tema era la vida en el Berlìn de posguerra, y de los soldados estacionados allí (a los que Wilder no dejaba bien parados). Las Fuerzas Armadas se quejaron a Paramount, que a su vez, temiendo represalias, no le diò a la película toda la publicidad ni el crédito que merecía.

El estudio sugirió al prestigioso dúo que para la siguiente película eligieran un tema que no causara controversias; teniendo en cuenta que lo que ellos tenían decidido filmar era SUNSET BOULEVARD, cuyo tema era de por sì un desafío al propio Hollywood y su sistema de estudios, y entre otras incluìa la relación sexual entre una mujer mayor y un joven al que además mantiene, la sugerencia no podía venir en peor momento. Por lo tanto, le dijeron al estudio que el título de su próxima colaboración se llamarìa A CAN OF BEANS (Una lata de arvejas) y se abocaron a lo que en realidad tenìan en mente.

El personaje protagónico, una gran estrella retirada y recluìda en su propio mundo de fantasìa, ya estaba concebido mucho tiempo antes de que el argumento estuviera listo o que comenzara a filmarse; los autores iban tanteando distintas posibilidades. Originalmente, Norma Desmond iba a ser una estrella retirada del burlesque, y con esta premisa desarrollaron el primer acto de los tres del libreto, que presenta a los protagonistas y termina cuando sin darse cuenta el joven escritor Joe Gillis va cayendo en la trampa tendida por Norma. Para Wilder, la opción obvia era Mae West, sin embargo èsta, que ya pasaba los 50 cuando fue consultada, no entendía que ELLA tuviera que pagar o mantener a cualquier hombre para tener sexo , seguía considerándose tan joven y deseable como una chica de veinte, por lo que quedó descartada.

Una vez definido que Norma sería una gran estrella retirada, pero del cine mudo, fueron a visitar a Mary Pickford “la novia de Amèrica”, LA gran estrella de ese período, retirada desde 1934. Para su sorpresa, Mary quedó encantada con lo que le contaron, pero querìa que se diera màs importancia todavía a su rol, por lo que también la descartaron (ésta es la versión de Brackett; en la de Wilder, Mary estaba demasiado ebria para entender de que le estaban hablando).

Finalmente, ya habiendo comenzado a trabajar en serio en el guiòn, la propuesta fue para Gloria Swanson, que la aceptò sin dudar. Gloria, efectivamente, había sido una de las grandes, GRANDES estrellas del cine mudo, pero a diferencia de su personaje, tenìa una hermosa voz y había pasado con éxito del cine mudo al sonoro; sin embargo, una seguidilla de malas decisiones y malos guiones la habían hecho perder prestigio y sobre todo poder en la taquilla. Tambièn a diferencia de Norma Desmond, Gloria, una mujer de gran inteligencia, carisma e ingenio, al ver cerrada una puerta, había ido abriendo otras; debutò y trabajò en teatro, en radio y tenìa su propio show de entrevistas en TV cuando èsta recién empezaba. Tambièn su propia línea de ropa , y durante un tiempo, a principios de la Segunda Guerra, se había dedicado a ayudar a científicos, en su mayoría judíos, a escapar de las garras de los nazis; una vez en EEUU, los contrataba y los dejaba trabajar, teniendo un porcentaje de los derechos de lo que aquellos inventaran, que Swanson patentaba inmediatamente; o sea, una mujer que no sòlo había trabajado toda su vida, sino que estaba muy lejos de ser una reclusa, y que nunca había dejado de estar a la vista del público. Al ser convocada, la Paramount le comunicò que debería hacer un test para ver como fotografiaba en ese momento; esto fue demasiado para el ego de Gloria, que estuvo a punto de renunciar, pero convencida por su amigo George Cukor que el rol era demasiado bueno, además del prestigio de trabajar con Wilder, Swanson accedió y salió mas que airosa.

Ya con su protagonista elegida, Brackett y Wilder mandaron el primer acto tanto al estudio como a los censores; estos no encontraron nada de malo por lo menos en lo que les enviaron, y Paramount, nuevamente, les diò luz verde. Pero los autores se encontraron con muchas ideas pero sin una forma de plasmarlas en forma satisfactoria, una especie de “bloqueo” por lo cual contrataron a un tercer escritor, D.M. Marshman, Jr, y entre los tres fueron armando el libreto.

Para el protagónico masculino, se contratò a Montgomery Clift, pero dos semanas antes de comenzar a rodar, renunciò al papel. Wilder se lo ofreció entonces a Fred MacMurray , que se negó a interpretar a un gigoló; Marlon Brando, a quien habían visto en teatro, no tenìa para la Paramount el suficiente prestigio (en ese momento ni siquiera había debutado en cine) ; intentaron contratar a Gene Kelly, pero la MGM se negó a “prestarlo”; finalmente, encontraron al actor ideal, que la propia Paramount tenìa contratado: había tenido un gran éxito al protagonizar, siendo un desconocido 10 años antes, GOLDEN BOY ( Conflicto de dos almas) junto a Barbara Stanwyck, pero en su carrera luego no se registraron grandes progresos: William Holden.

Erich von Stroheim interpretò al misterioso Max, el mayordomo, que en realidad, no es tal, y que esconde una gran cantidad de secretos que van develàndose y sorprendièndonos a medida que el film va llegando a su fin; según Nancy Olson, que interpretaba a Betty Schaeffer, la ingenua de la pelìcula, el gran director estaba fascinado con Wilder, y estaba todo el tiempo en el set , aùn cuando no tenìa que filmar “ Se sentaba en su silla y de a poquito iba acercàndola màs y màs a la càmara para ver mejor como se iba filmando y a Wilder en acciòn”.

Aùn cuando Wilder y Brackett no siempre se caracterizaban por comenzar a filmar, como por ejemplo hacìa Hitchcock, con un libreto completo y definitivo, en este caso estaban por demàs desorganizados. Sòlo el primer tercio del mismo estaba completo y se filmò como estaba escrito, el resto lo iban escribiendo y reescribiendo sobre la marcha. Para gente muy profesional como Swanson, entre otros, esto era terrible “estudiaba escenas en casa y al dia siguiente cuando llegaba al set me daban otras totalmente distintas”. Sin embargo, esto redundò en beneficio del resultado final dado que Gloria, quien, aun sin ser como Norma “sabìa a quien estaba interpretando”, era una fuente de información y de ideas para Wilder y Brackett; si bien para Wilder la pelìcula es “puro humor negro” “gracioso pero triste” la actuación de Gloria es a la vez exagerada y sutil: Norma Desmond se ha convertido en una caricatura, su vida, sus gestos, lo que dice, son una pelìcula muda … pero hay momentos en los que los hechos la “sacan” de personaje y vemos a un ser asustado y sufriente, y esa ambivalencia, esa humanizaciòn del personaje, que no estaba en los diàlogos originales, se debiò sin duda a sugerencias de Swanson . La escena en la que vuelve al l estudio creyendo equivocadamente que la han llamado para volver a filmar, y va a visitar al director que la descubriò, nada menos que Cecil B. DeMille (que en la vida real llevò al estrellato a la propia Swanson) que se interpreta a èl mismo (recibiò 10.000 dòlares por sus escenas y un Cadillac de regalo de parte de Wilder),fue idea de Gloria. En esa escena, Norma, al principio muy lejana, totalmente diva, no puede disimular la emociòn que le causa que varios de los actores y los tècnicos la reconozcan, y cuando DeMille , que no se atreve a confesarle que nadie la habìa convocado le dice que hace falta mucho dinero para realizar la pelìcula que ella desea rodar, Norma, entre làgrimas, le dice “ No me importa el dinero, lo que quiero es volver al estudio, volver a trabajar..” e inmediatamente se pone en personaje y le recuerda “ trabajo de 10 de la mañana en adelante, y nunca màs de las cuatro de la tarde”. Ese momento de vulnerabilidad no estaba escrito originalmente, fue Gloria quien lo ideò. La actriz tambièn demostrò ser màs pràctica que muchos en varias situaciones: cuando se le planteò que iban a tener que maquillarla porque aparentaba menos edad de la que tenìa (50 contra los 31 de Holden), ella replicò “una mujer de mi edad que se cuida, siempre parecerà mas joven. ¿Por què no me dejan como estoy y maquillan a Holden para que parezca màs joven?”. Por lo tanto, Holden quedaba maquillado como si tuviera 25, y a pesar de eso, según Nancy Olson “a Gloria la fotografiaban con luces muy fuertes, para que pareciera mayor”-

La película fue un desafío también para Edith Head la famosa diseñadora de la Paramount: estaba de acuerdo con Swanson en que, màs allà de estar recluìda Norma se mantenía actualizada en lo referente a la moda por lo tanto lo que Head ideò fue diseñar modelos de la moda de ese momento, y ponerle a cada uno un toque que remitiera a una época pasada( por ejemplo, el sombrero que usa Norma cuando va a visitar a DeMille tiene una pluma de pavo real, algo muy común en la década del 20, pero no en los años 50 ).

Erich von Stroheim también aportò ideas, una de ellas, muy bienvenida e incorporada al libreto, era que su personaje, Max fuera quien escribiera las cartas que Norma pensaba eran de sus fans; otra, directamente descartada, fue que se mostrara a Max lavando la ropa interior de Norma (como se ve, von Stroheim perdía el pelo… pero no el morbo).

La inolvidable escena final tardò dos días en filmarse … Gloria decidió bajar la enorme escalera del set descalza, no con tacos altos, dado que no querìa salirse de personaje si miraba hacia abajo para no caerse… al terminar, y ser aprobada por el director, todos los presentes, actores, técnicos y visitas, ovacionaron a la actriz, que se echó a llorar. Y Wilder, aùn cuando la escena no fue la última en filmarse, le ofreció una fiesta a Swanson en ese momento.

Una vez terminada y armada la película se ofreció una función privada a la que se invitó a la elite de Hollywood. “Al terminar la película” contaba Swanson años màs tarde, “se hizo un silencio tan profundo que pensé que nos iban a tirar con las sillas … seguido de un aplauso ensordecedor e interminable… “. Barbara Stanwyck se acercò y le besò el ruedo del vestido, Mary Pickford, amiga de Swanson, estaba tan conmovida que se había escondido pues tenìa la cara hinchada de tanto llorar. Todo el mundo estuvo de acuerdo en que la dupla Brackett-Wilder había vuelto a triunfar… la única voz discordante fue la de Louis B. Mayer, que increpò duramente y con innecesaria maldad a Wilder “ Està criticando a la industria que lo hizo famoso, tendrían que haberlo mandado hace rato de vuelta a su país “ Dado que Wilder era judío( Mayer también) , ese comentario y desearle la muerte era lo mismo; es màs, Wilder todavía no lograba reponerse de la muerte de su madre: habiendo perdido contacto con su familia pero sabiendo que estaban en algún campo de concentración, Wilder se enterò de buena fuente mientras filmaba PACTO DE SANGRE en 1944 que su madre había sido ejecutada en Auschwitz. Pero ni esto logró que Mayer obtuviera la reacción que esperaba: Billy se limitò a decirle: “ Yo soy solo el director. Vàyase a c….r “.

En los Oscar de 1950, SUNSET BLVD fue nominada a 11 estatuillas (fue una de las pocas películas en ser nominada en las cuatro categorías principales: Película, Director, Actriz y Actor Protagónicos) pero sòlo se llevò tres : Mejor Argumento original y libreto , mejor Mùsica (Franz Waxman) y Mejor Direcciòn Artìstica (Hans Dreier). Lamentablemente, ese mismo año compitió LA MALVADA (All About Eve) otra excelente película que opacò en ese momento a la película de Wilder y se llevò unos cuantos Oscar màs.

“Nos llamaba la atención que mi abuela apareciera en forma irregular a visitar el set” contaba Gloria Somborn, hija de Swanson,” hasta que nos dimos cuenta que no iba a visitar a Mamà, sino que estaba embelezada con Bill Holden y aparecía en el estudios los días que filmaba èl”.
“En los 90 se me acerca una vieja y me pregunta “¿Cual es el verdadero final? ¿Que pasa con Norma? ¿Se suicida? ¿Va presa?” contaba Billy Wilder “Le respondì: Està meshuge ( loca) . Ese es el final”

No hay comentarios