Etiopía, de Mariana Mazover

0
23

“La palabra /que vuelve del horror ¿Lo nombra/en el infierno de su inocencia?” J.G

“Qué cosa hermosa poder llenar en aire con nuestros gritos” dice Brumaria de la mano de Beckett y, antes y después, la espera se llena de palabras, de restos de lenguaje heredado, oído al pasar como quien no quiere la cosa y quiere, ecos de recuerdos, de voces queridas que precipitan el a dónde se fueron y ahoga el cuándo volverán. Todas las preguntas del mundo y ninguna respuesta. Así se debe sentir la desolación.

El título remite a un malentendido, a la inocencia extrema pero también a la belleza poética que sitúa la utopía en un lugar todavía habitable (“La utopía es un país que el ser humano visita todas las noches” supo decir Juan Gelman), tan habitable como el futuro que espera en algún horizonte de posibilidad.

Etiopia, la nueva obra de Mariana Mazover, elige otro lugar (una habitación de niña) para hablar, desde otra perspectiva, de los años 70, de la militancia, de la dictadura, de los desaparecidos, de la complicidad civil. Ese espacio acotado (el universo de la infancia) le permite desplegar un entramado discursivo, propio de la época, a partir de ruinas del lenguaje que conforman el habla de Brumaria y Germinal, dos muñecas que aprendieron los dichos de su dueña (que a su vez son los de sus padres) y que sueñan con desesperación su regreso. En este contexto, cada palabra resuena en toda su magnitud, potencia su fervor, su convicción y también sus contradicciones. Las palabras, lo sabemos, nunca son inocentes. Es notable como en esa intimidad puede desplegarse de forma casi imperceptible (porque reímos, porque caemos en el juego) toda la tormenta, todo el horror de nuestra historia.

Todo lo humano cabe en el lenguaje. Y ellas son muñecas. Sí. Pero también son actrices (Carolina Settón y Gabriela Julis) y trabajan en un registro altamente complicado que oscila entre la cosa y el ser. Brumaria y Germinal combaten al borde de lo humano: Sus movimientos mecánicos, sus frases repetidas se debaten con sus preguntas, su alegría por las palabras nuevas y su renovada esperanza. Todo lo humano cabe también en una actriz, en dos actrices.

Me acordé de Cortázar y de aquellas palabras que le regaló a Interrupciones 1 de Juan Gelman (¡otra vez!): “Aquí se ha hecho palabra la realidad más concreta de estos últimos años argentinos, y sin embargo esa realidad escapará a quienes apliquen a la lectura los códigos de la escritura política o los de la usual poesía combatiente, e incluso a quienes aceptan masivamente los criterios de la escritura corriente. Sólo leyendo abierto, dejando que el sentido entre por otras puertas que las de la armazón sintáctica o las manoseadas imágenes, metáforas o figuras más o menos arduas pero ya asimiladas a la tradición poética, sólo así se accederá a la realidad del poema, que es exacta y literalmente la realidad del horror, la muerte y también la esperanza en la Argentina de nuestros días. A todos nos sucederá lo mismo, la sorpresa ante las continuas transgresiones que se suceden a lo largo del camino, pero sólo quienes la asuman y de alguna manera las continúen merecerán un libro que quisiera contenerlos, contenernos a todos.”  Y no porque sepa que en el acopio para la escritura de la obra Mazover haya recurrido a lecturas del Gelman, walsh, Urondo, Arístides Vargas y tantos otros, sino porque reconozco en la puesta una búsqueda personalísima que rehúye de los lugares comunes, a las estéticas esperables y de las salidas fáciles y porque entiendo que para entrar en esta pequeña gran historia hay que tener la mente despierta y el corazón abierto. Sólo así será habitable también ese domingo cualquiera en el que se acerquen a La Carpintería. Sólo así podrán ustedes decir también, como ella (como Mariana): Gracias por el futuro.

 

 

Ficha técnica

Dramaturgia y dirección: Mariana Mazover
Actúan: Gabriela Julis y Carolina Setton
Diseño y de Vestuario: Pía Drugueri
Diseño de escenografía e iluminación: Félix Padrón
Diseño de Maquillaje: Ana Pepe
Fotografía: Gustavo Pascaner
Voz en Off: Laura Lértora y Hernán Lewkowicz
Asistencia de dirección y producción: Carolina Mazzaferro

Prensa: Malena Schnitzer, Carolina Castro

Funciones: Domingos 17.45hs en La Carpinteria, Jean Jaurez 858, CABA.

No hay comentarios